Confirmación de grandeza.
(Foto: Club America)

América seguía con los éxitos en la década de los setentas y lo confirmaba con la obtención de la Liga 1975-76.

De la mano de José Antonio Roca, América llegaba a la final ante los Leones Negros de la Universidad de Guadalajara con todo y su cuarteto de brasileños.

En el juego de ida las águilas dieron un paso muy importante para la obtención del cetro. Golearon como visitantes a los felinos con los tantos de Alcindo, Hugo Enrique Kiese y el mítico tanto de rabona de Carlos Reinoso.

El 8 de agosto de 1976 América confirmaba el título en el Estadio Azteca gracias al gran gol del paraguayo Kiese. Un tiro libre imposible para Nacho Calderón.

Aquella Liguilla también es histórica por ser la única en la historia del futbol mexicano, en la que el campeón se corona sin recibir gol en contra en la fase definitoria. Además de que, de los 6 partidos de Liguilla, se ganaron 5 y se empató uno.

Aquella gesta fue gracias a las grandes actuaciones de los guardametas Rafael Puente, Néstor Verderi y por supuesto Paco Castrellón.

La final del siglo

La única final en la historia del fútbol mexicano entra Águilas y Chivas. La revancha perfecta del América. Un año después de haber sido eliminado por el acérrimo rival en semifinales, y después de que en la final de ida el equipo rojiblanco alcanzara al azulcrema tras ir ganando 2-0.

Llegó aquel domingo 10 de junio en un Estadio Azteca pletórico. Las cosas se ponían difíciles pues Armando Manzo se iría expulsado y al filo del descanso se sancionaba pena máxima a favor del visitante. Lo siguiente sin duda es una de las imágenes más icónicas del americanismo. Héctor Miguel Zelada atajando el disparo de Eduardo Cisneros ante el júbilo del Azteca.

Lo demás está impregnado en la sangre de todo azulcrema. Con goles de Eduardo Bacas, Alfredo Tena y Javier Aguirre, América consiguió la victoria y se proclamó campeón frente a Chivas en una Final soñada por todo el americanismo.

VAVEL Logo