El último minuto tiene más de 90 segundos
América venció a Veracruz 3-0 en su primer partido en la Copa Mx Apertura 2018 (Foto: Marca)

El último minuto tiene más de 90 segundos

América ha tenido a lo largo de su historia numerosos partidos que se definen más allá del terreno de juego. Repasamos los más emblemáticos.

federico-martinez
Federico Martinez

En las últimas horas han comenzado a surgir dudas entorno a una posible alineación indebida del Veracruz en su juego de Copa MX ante América. Estos cuestionamientos responden a que los escualos no acumularon los minutos de menores de edad solicitados por la Liga MX en los partidos de dicha competición (180 minutos jugados por elementos menores de 20 años, 11 meses). Ante ello, según lo estipulado por el reglamento, el club podría llegar a incurrir en alineación indebida.

Hace 78 años América ganó un partido por alineación indebida.

A falta de pronunciamiento oficial por parte de las autoridades de la Liga MX, vale la pena recordar encuentros en que América ya se vio inmiscuido en situaciones reglamentarias ajenas a lo estrictamente sucedido en el terreno de juego.

Hay que remontarse casi 80 años para encontrar un caso similar en el que los Cremas se hayan impuesto por alineación indebida al rival. Esto ocurrió en 1940. En dicha temporada América enfrentó al Asturias, que en sus filas alineó indebidamente al jugador uruguayo Hansen. Después de la protesta de sus rivales, el cuadro asturiano cargó con la derrota en los juegos en que el charrúa se vio involucrado.

El criterio de abandono del rival también ha estado presente en partidos del América. El 29 de septiembre de 1974 el Atlético Español, tras verse disminuido por 5 expulsiones, decidió abandonar la cancha, pese a que el árbitro Abel Aguilar les notificaba que el partido podía continuar. A su vez las Águilas también abandonaron el terreno de juego un 11 de diciembre de 1938 ante Asturias, al considerar injustas las decisiones arbitrales. 

América ha ganado 8 partidos por Default en su historia.

Otro criterio por el cual América ha llegado a ganar un partido es el famoso “default”. Durante el amateurismo sucedió en al menos 4 ocasiones, ya fuera que el equipo rival anunciaba con anterioridad su no comparecencia, o bien, desistía de jugar en el último momento. También sucedió otras 4 veces en torneos de Concacaf, pues algunos rivales cancelaban su presencia en el partido días antes de su realización.

Un fenómeno peculiar es el de la suspensión de un partido porque los equipos sufren una cantidad de expulsiones que les impide seguir jugando. El 29 de abril de 1971 fue Atlante el equipo que sufrió 5 expulsiones ante América, de manera que Arturo Yamasaki decidió suspender el juego, manteniéndose el resultado de 2-0 que hasta ese momento tenían a favor los de Coapa. En otra ocasión, el 30 de noviembre de 1972, tras una monumental gresca, fueron ambos equipos (Atlético Español y América) los que se vieron disminuidos por tarjetas rojas, con lo cual se dio por terminado el encuentro, quedando 1-1.

Tal vez el partido más recordado con este criterio fue el Clásico América Vs Guadalajara de la temporada 1986-1987 que tuvo ¡más de 15 expulsados! A diferencia de los juegos antes citados, este partido continuó meses después, terminando con victoria de 1-0 para las Águilas.

También suele darse el nunca agradable fenómeno de la violencia, ya sea en el campo de juego o en las tribunas. Los árbitros suelen llamar a este criterio “falta de garantías”. América sufrió esto el 9 de diciembre de 1979 en Tampico, cuando la pasión desbordada de los aficionados provocó que el árbitro Mario Rubio suspendiera el partido poco antes del final tras una agresión a uno de sus abanderados. El resultado se mantuvo 3-1 a favor de los azulcremas.

La violencia se ha hecho presente 2 veces en Tampico.

Tan solo 10 años después, también en Tampico, el abanderado Martín Navarro sufrió el golpe de un objeto aventado desde la tribuna, obligando a suspender el encuentro que posteriormente se reanudaría en León, Guanajuato. Hechos violentos también sucedieron en el Nemesio Díez en 1964, cuando una bronca generalizada obligó a parar el encuentro entre Diablos y Águilas.

Es común que las condiciones meteorológicas afecten el transcurrir de un partido. América ha visto 3 de sus partidos suspenderse por lluvia. La primera vez ocurrió ante un diluvio en el estadio de Ciudad de los Deportes, el 20 de agosto de 1952. Al medio tiempo, el árbitro Blat Garay decidió detener el encuentro que se reanudaría la mañana siguiente. También el Clásico ante Guadalajara se ha visto afectado por esta causa, como sucedió el 12 de julio de 1969. Los azulcremas no han podido ganar nunca un juego que se haya detenido a causa de las precipitaciones pluviales.

No menos importante son aquellos juegos que llegaron a su fin tras 90 minutos pero que, tras alguna irregularidad, fueron anulados. En la década de los años veinte era común que las alegaciones de los equipos ante el Comité de la Liga procedieran, lográndose la anulación de los encuentros. América se vio inmiscuido en 3 juegos que volvieron a jugarse entre los años de 1924 y 1927.  Además de otro en el que se le otorgó la victoria a los Cremas, sin necesidad de jugarse nuevamente.

Soto del Asturias fue `expulsado´sin que el árbitro se haya percatado.

Los más viejos de la comarca recordarán el famoso episodio del jugador Soto del Asturias que durante el primer tiempo del partido disputado el 24 de diciembre de 1939 cometió una violenta falta sobre Octavio Vial, sin que el árbitro se percatara. Tras las enardecidas protestas de la tribuna y la intervención de autoridades ajenas al futbol, Soto no volvió al campo para el segundo tiempo, aún cuando no había sido expulsado. Días después la Liga decidió anular el encuentro sin que éste se volviera a jugar.

El episodio más reciente entorno al América y las curiosidades reglamentarias ocurrió el 25 de febrero de 1973 cuando los Cremas enfrentaron al Puebla. En aquella ocasión, tras un espectáculo montado por Ignacio Trelles que exasperó al árbitro Arturo Yamasaki, el juego se dio por terminado antes de llegar al minuto 90. Posteriormente, la federación determinó anular dicho encuentro y meses después comenzar otro desde el minuto 0.

En los próximos días la Liga MX deberá pronunciarse respecto a lo sucedido con los Tiburones Rojos del Veracruz. Lo cierto es que la noticia no será una novedad en Coapa, sino más bien una anécdota más en un largo historial de sucesos que nos hacen ver que, pese a lo que comúnmente se dicen en el argot futbolero, el último minuto tiene más de 90 segundos.

VAVEL Logo