Los 31 de Martino: ¿son muchos?
(Foto: @miseleccionmx)

Los 31 de Martino: ¿son muchos?

El Director Técnico de la Selección Mexicana, Gerardo 'Tata' Martino, convocó la inusual cantidad de treinta y un jugadores para los amistosos ante Estados Unidos y Argentina. La pregunta es: ¿existe lógica o no ante esta decisión?

dan-rojas
Daniel Rojas

En el marco de una serie de juegos de carácter amistoso, el hecho de hacer convocatorias con un amplio número de jugadores no reviste nada inusual por sí mismo. En el caso de Gerardo Martino, esto tiene aún menos de extraordinario, puesto que, de los jugadores convocados para los encuentros ante Estados Unidos y Argentina, solamente son cinco los que tienen menos de tres llamados con el estratega argentino.

Efectivamente, únicamente Rodolfo Cota, Héctor Herrera, Jesús Corona, Javier Hernández y Marco Fabián han sido convocados menos de tres veces, siendo la primera investidura con el ‘Tri’, en la era del ‘Tata’, para el portero del Club León y el defensa del Atlético de Madrid, mientras que los tres internacionales restantes tienen, con este, dos llamamientos cada uno.

La lógica detrás de esto es simple: para la Selección Mexicana no vienen años precisamente intensos. Más allá de la Liga de Naciones de Concacaf, en la que México comienza su participación hasta el 11 de octubre, cuando visite a la selección de Bermudas, no hay más que las Eliminatorias rumbo a Qatar 2022, que se llevarán a cabo a mediados de 2021 y en las cuáles México estará directamente en el Hexagonal Final, debido al nuevo sistema de competencia.

Dado que no habrá Copa Oro para ese mismo año, ni Copa Confederaciones, ni invitación para la Copa América de 2020, a realizarse en Argentina y Colombia de manera conjunta, el sentido común indica que, para el combinado nacional solo quedan dos opciones: enriquecer la rivalidad contra los Estados Unidos y aumentar la competitividad dentro de su propio plantel.

La historia y los números lo respaldan, el panorama se antoja poco complicado para el cuadro mexicano: en una competición (la Liga de Naciones) donde los rivales simplemente no tienen la calidad necesaria para hacer que muestre todo el potencial y contando únicamente con encuentros ante la U.S. Soccer en instancias finales, ¿qué más puede hacer Martino? Jugar contra sí mismo.

Para algunos, quizá convocar a cuatro arqueros no sea particularmente sensato, pero, ¿Tendrá Guillermo Ochoa lo suficiente para conservar la titularidad en el arco mexicano otros tres años, por ejemplo? El mismo criterio es aplicable a los referentes de la pasada Copa del Mundo, que, a grandes rasgos, también lo fueron en la de 2014. Actualmente, los cambios generacionales suceden con mayor rapidez que antes, y si el horizonte para la Selección no tiene mucha cabida para una competencia externa lo suficientemente sólida para presionar a cerrar filas, es natural pensar que, entonces, desde casa debe venir esa exigencia.

En ese sentido, es de hacer notar que las posiciones con más jugadores en la lista son las defensivas y de mediocampo. Evidentemente, esto es con miras a construir un equipo sólido desde la base, puesto que, en el caso de la delantera, los nombres serán los mismos que llegarán a Qatar, salvo una o dos excepciones, así que la intención es clara, los jugadores deben ser conscientes de que ahora la competencia será prácticamente entre ellos mismos.

Irónicamente, es una buena oportunidad para hacer regresar el sentimiento de compromiso que siempre permeó en los jugadores convocados, y que se perdió un poco cuando comenzó esa suerte de ‘migración masiva’ a Europa, abaratando hasta cierto punto la estancia en la Selección Mayor, a tal nivel de darse casos de rechazo deliberado a la misma. Ante un entorno que no ofrece mucho, hay que ponerse la camiseta con más voluntad que otras veces.

Es cierto que en México existen jugadores que no podrán dejar de ser convocados, aunque no estén en el mejor momento, el que necesariamente se necesita, pero los procesos son así, también la historia lo respalda, aunque no es posible dejar de lado que los nombres tienen su peso específico en la conformación de todo equipo, hay que decirlo.

Tenemos entonces que, ciertamente, hay lógica en la decisión de Gerardo Martino, en cuanto a incorporar nada menos que treinta y un elementos a su lista de convocados, de los cuales, poco más de la mitad juegan en la Liga MX. Salvo un par de posiciones concretas, las posibilidades para que cualquier jugador ‘de casa’ se apropie con el lugar que la costumbre había definido como fijo para cualquier ‘europeo’, son reales.

¿Se volverá a ver un once inicial solamente con jugadores locales o será la ‘Legión Extranjera’ quien se apropie de los pasajes al Mundial? Hay un campo muy amplio y tres años por delante para saberlo. Por el momento, la puerta se ha abierto.

VAVEL Logo