La gente vuelve y Pumas gana
(Foto: Imago7)

Los Pumas de la UNAM ganaron 1-0 a los Bravos de Juarez en la fecha 13 del Apertura 2021 de la Liga MX, ya con público dentro de las gradas del Olímpico Universitario. El resultado le da un empujón para dejar los últimos lugares y otorga un poco de esperanza para, una complicada pero posible, calificación por vía del repechaje a la liguilla de la Liga MX.

Manteles largos en el sur de la ciudad por la vuelta de la gente al recinto del Pedregal. Aunque el porcentaje de público debió ser bajo por las condiciones de la pandemia, los aficionados arroparon al equipo a pesar de la situación actual: dejar el último lugar general de la tabla.

Y los dirigidos por Andrés Lillini lo entendieron desde el minuto uno. Varias llegadas, incluido un poste en un tiro de Alan Mozo y un gran autogol que fue anulado por fuera de lugar, hacían que la tribuna no desesperara. Elementos como Lira o el debutante Alek Álvarez lo hacían de buena forma.

Un ambiente con frío dio paso a la segunda mitad y a que los auriazules quisieran atacar mucho más a los hombres del 'Tuca' Ferretti, quienes tuvieron ciertas oportunidades, pero ninguna de real peligro para el arco de Talavera.

Pero lo que estaba corriendo más en el tiempo era la desesperación de los locales. Primero por la cruda realidad de los pésimos resultados, y la segunda es la falta de gol de sus delanteros. Ni Dinenno, Rogerio, Favio Álvarez (quien salió abucheado por los asistentes) o Diogo estaban siendo la solución.

Un segundo gol anulado empezó a degradar el ánimo del llamado 'respetable', pero nunca perdieron la fe. Desde la tribuna exigían, pero también animaban y hacían cánticos. Tuvo que ser a los 90+5', después de dar nueve minutos de compensación, que un gran pase filtrado de Saucedo le llegó a Washington Corozo, quien cortó por el centro y sembró a dos defensas, para poder definir a la portería de Rodríguez, quien tuvo que sustituir a Gonzalez por lesión.

Tres puntos vitales para seguir pensando en una posibilidad. No es lo correcto y se han dejado en el camino muchos más que podrían tener a los universitarios en la lucha. Pero esta vuelta al estadio de todos ha dejado claro que hay un gran empuje que cambia el juego: el corazón y el aliento de la hinchada.

VAVEL Logo