El auge de una bestia internacional
Foto: CA Independiente

Independiente llegó una vez más a la disputa de la Copa Interamericana de 1974 ante Municipal de Guatemala, en pleno crecimiento de manera internacional y tras lograr la Copa Libertadores de América en el año 1973, luego de derrotar en la final al Colo Colo de Chile. Nuevamente llegaba a tierras centroamericanas para disputar una competencia internacional a la cual ya estaba acostumbrado a jugar. La edición pasada tuvo la gran dicha de derrotar a Olimpia de Honduras. El conjunto de guatemalteco llegaba a dicha edición luego de coronarse en la Copa de Campeones de la Concacaf venciendo en la final a Transvaal de Surinam.

Como en la pasada edición ante Olimpia de Honduras, el Rojo volvió a recibir la propuesta de jugar ambos partidos en una misma cancha. Mayor fue el entusiasmo del público del país anfitrión, que de los simpatizantes del conjunto argentino, que el club de Avellaneda no puso palos en las ruedas y aceptó sin problemas que los partidos de ida y vuelta se jugarán en el Estadio Mateo Flores, en donde Municipal sería local.

El primer partido fue victoria del Diablo Rojo por 1 a 0 con el tanto de Ricardo Enrique Bochini a los 15 minutos de la primera mitad, sin sobrarle nada, esa noche el conjunto de Avellaneda formó con: Carlos Gay; Commiso, Sá, Miguel A. López y Ricardo Pavoni; Galván, Raimondo y Bochini; Balbuena, Bertoni y Saggiorato. Mientras que los locales formaron con: Fernández; López Oliva, C. Monterroso, Lijón y Melgar; Pérez, B. Monterroso, Benítez; Mitrovich, Cobián y Anderson. Fue victoria por la mínima esperando el partido revancha.

Solamente pasaron dos días de aquel primer encuentro en donde Independiente sacó una pequeña ventaja por 1-0 y, el partido desquite en el Mateo Flores, daba como claro favorito al conjunto argentino. De todas maneras, Municipal sacó carácter y, con una energía en su juego, muy diferente a lo que fue en el partido de ida, ganaba el encuentro también por la mínima con el tanto de José Emilio Mitrovich a los 5 minutos de la segunda mitad, el marplatense que llegó proveniente del Racing Club de Avellaneda, llevaba la definición desde los doce pasos.

Luego de que cada equipo hiciera lo suyo en cada uno de los partidos, la Copa Interamericana del 74 debía definirse por penales. Independiente, calibró mejor su puntería y así, logró alzar nuevamente el trofeo. Los que anotaron para el equipo argentino fueron: Pavoni, Chiribet, Bochini y Bertoni, mientras que por el lado de Municipal convirtieron Cobián y Mitrovich. Al desperdiciar sus oportunidades Monterroso y Anderson, no fue necesaria la ejecución del último tiro. Tras dos 1-0 para cada lado, el resultado de los penales fue 4-2 y de esa manera la coronación del Rey de Copas y, la defensa de un título, uno más, que lo llevaba a lo más alto a nivel internacional.

VAVEL Logo