Joven promesa de Alemania 2018: Julian Draxler, el futuro capitán

Con 23 años es vigente campeón del Mundo y de la Copa Confederaciones, en la que fue capitán. Simplemente el futuro alemán.

Joven promesa de Alemania 2018: Julian Draxler, el futuro capitán
Julian Draxler, la promesa de Alemania

El fútbol alemán promete un gran futuro y el encargado de llevar esa responsabilidad es Julian Draxler, que con 23 años es el vigente campeón del Mundial y de la Copa Confederaciones. Con su habilidad y esa calidad que a la corta edad que tiene lo hizo ser capitán y que lo posiciona como uno de las mayores promesas del fútbol del país.

Muy pocos jugadores con la edad de Draxler tienen tantos títulos importantes y la responsabilidad como él de ser el encargado de llevar a una nueva generación alemana a la nueva Copa del Mundo. “El entrenador ha confiado en mí siempre, incluso cuando no he estado en mi mejor momento. Así que no podía menos que estar a disposición de Alemania” declaró la promesa.

En Brasil 2014 estuvo tan solo 14 minutos en cancha (en la goleada por 7-1 al anfitrión en la semifinal) pero en la Confederaciones demostró ser el futuro estandarte por su calidad, por su dinamismo y por como se superó día a día a base de trabajo: la fórmula de su nación. En Rusia le tocará ser uno de los principales protagonistas y no quedar opacado por los jugadores de gran renombre como Thomas Müller, Mesut Özil o Marco Reus.

Joachim Löw le reservó a Draxler un rol importante para la Copa Confederaciones y el mediocampista ahora se siente en la obligación de devolverle la confianza. Aunque su principal tarea, sigue pasando por lo que pueda hacer con el balón. “Mi principal trabajo sigue estando en el campo. No es que de un día al otro me haya convertido en una persona que da una charla de 20 minutos en el vestuario”, reconoció. “Pero claramente la cinta de capitán que tuve en la Copa Confederaciones implicó un poquito más de responsabilidad y lo tengo que demostrar en este Mundial”.

Esta Alemania junta mucho futuro con pasado pero con un solo mecanismo: el trabajo. Desde la calidad de Özil hasta los goles de Müller o desde las atajadas de Manuel Neuer hasta las salvadas de Mats Hummels. Todos trabajan y sueñan con lo mismo, el bicampeonato. ¿Y dónde entra Draxler en esto? Él será el encargado de romper los esquemas con su gambeta, con su calidad y lo más importante, él será la promesa del fútbol alemán para esta y para las próximas Copas del Mundo.