Rodeado de ilusiones, el Feliciano Gambarte cumple 61 años
El último partido oficial en el Feliciano Gambarte fue en el 2004, contra Tiro Federal de Rosario. 

Algunos son más cautelosos, otros están "pasados de rosca" con la noticia y quieren que se produzca ya. Pero, todos los hinchas de Godoy Cruz tienen el mismo sueño: volver a jugar en el Feliciano Gambarte. Y, hoy, el estadio del Expreso festeja sus 61 años. Inaugurado a finales de la década de 1950, y de cara al centenario del club el próximo año, la gente anhela volver a La Bodega.

Las declaraciones de José Mansur a las que se hace referencia, se produjeron la semana pasada en el programa Ovación 90 de Radio Nihuil.  El presidente del club dejó entrever la posibilidad del retorno al Gambarte: "La idea es la del estadio propio. Estamos en rumbo, todo llega y vamos de a poco", fueron las declaraciones del titular de Godoy Cruz que despertaron alegría y esperanza en el pueblo bodeguero. 

Además, el lunes pasado, el Honorable Consejo Deliberante de la Municipalidad de Godoy Cruz declaró de interés cultural al famoso Tanque del estadio, ubicado detrás de la popular oeste y en el corazón de la sede social. También, la estructura insignia del club, está en plena remodelación, impulsada por la comisión directiva y la "AgruPasión por el Barrio". 

Pero, dejando de lado -por un rato- el presente, se debe recordar la historia de la cancha de unos de los equipos más importantes de la provincia. Según la página oficial del club, las obras para la construcción se anunciaron el 25 de enero de 1953, gracias a la donación de un terreno de 2 hectáreas y la importante colaboración de socios del club. 

Con un campo de juego de 100 por 70 metros de superficie y tribunas para 11.000 espectadores (sumado a las canchas de tenis, bochas, básquet y las superficies construidas), se inauguró el 3 de octubre de 1959, en un partido frente al clásico barrial, Andes Talleres. El presidente era Jorge Schmitt y fue una de las décadas de gloria del Tomba en el fútbol local, con los títulos anteriores del 44', 47', 50', 51' y 54', sumado al subcampeonato de 1955. 

Pasaron años sin títulos, pero con la visita de uno de los mejores jugadores en la historia de este deporte: Edson Arantes do Nascimento, Pelé. Godoy Cruz enfrentó en su cancha, reforzado con jugadores de otros equipos de la provincia, al Santos de Brasil. La página del club da los nombres del Tomba esa tarde: Juan Filizzola, Atilio Marchiori, Hugo Sitta, Juan Carlos Díaz, Tito Torres, Jorge Entrerríos, Patricio Jofré, José Maria Feijoo, Víctor Legrotaglie, Lisboa (Hardaan Curi), Osvaldo Aliendro y Juan Fernández (Roberto Reggio). El director técnico fue Luis Alonso Pérez.

Con el estadio repleto, el encuentro terminó con victoria brasilera por 3 a 2. Un año después, el 17 de agosto de 1965, La Bodega tuvo otra visita de lujo, está vez del ámbito nacional y para homenajear al General San Martín: Boca Juniors. Otra vez reforzado con jugadores de clubes mendocinos, y con el equipo porteño con algunos suplentes, Godoy Cruz ganó el partido 4 a 0. Cuenta diario Los Andes que hubo actuaciones destacadas de jugadores como Osvaldo Camargo y goles de Roberto Gutiérrez, Enrique Bricco y Antonio Navarrete. El técnico era uno de los jugadores destacados de la década del 50: Gregorio Garín. 

En 1969, en un partido por Copa Argentina (clasificado por ser campeón de Liga Mendocina en 1968) contra Chacarita, se estrenó el sistema de iluminación artificial más moderno de la época en la provincia. Lamentablemente, fue derrota para el Tomba tanto en Mendoza como en Buenos Aires. Cabe recordar, contado en el libro de Rubén Lloveras El fútbol de Mendoza en 50 historias, que la vieja cancha de Castelli y Las Heras fue el primer estadio iluminado en la provincia, en 1943.

Finalizando con la visita de planteles a Balcarce 477, queda un partido recordado por la figura de uno de los máximos referentes tombinos. En el año 1970, Godoy Cruz enfrentó a un combinado de la Selección Nacional con jugadores como Roberto Perfumo, José Pastoriza, Miguel Brindisi, el arquero Mario Agustín Cejas, entre otros; con Osvaldo Zubeldía como director técnico. Cuando faltaban pocos minutos para el final, con el Expreso ganando 3 a 2, el gran Héctor "Chalo" Pedone le contuvo un penal a Oscar Pinino Más. "El áribtro cobró un penal inexistente sobre la hora. La Argentina no podía perder, menos contra Godoy Cruz. Me tiré hacia mi derecha, le ataje el penal y terminó el partido", fueron las palabras para Los Andes de uno de los mejores arqueros en la historia del fútbol mendocino. 

Pedone jugó con la camiseta del Tomba el Nacional de 1974. Después de quedar puntero en la primera rueda de la Liga Mendocina, Godoy Cruz pasó con más pena que gloria por el viejo Torneo, pero se vivió otro hito en La Bodega. 

Inicialmente, la cancha se llamaba "Estadio Nuevo", pero llegó 1986. Tras 27 años de inaugurado, el estadio pasa al merecido nombre actual del ex jugador, colaborador y dirigente que tanto luchó en beneficio del club. Con la nueva denominación, llegó otro amistoso internacional. En 1990, el Feliciano Gambarte recibió al Sevilla de España. Con la conducción de Alberto Isaías Garro de un equipo que fue bicampeón en la Liga Mendocina (1989/90), y con dos estrellas como Ricardo Gareca y el "Beto" Alonso como refuerzos (Diario Los Andes), fue victoria 2-0 para los españoles. 

Pasaron 4 años para el gran 1994 y los "héroes del barro". Después de atravesar distintas etapas, con rivales como San Martín de San Juan e Independiente Rivadavia, Godoy Cruz llegó a la final del Torneo del Interior contra Guaraní Antonio Franco de Misiones. El Gambarte fue testigo del partido de ida: victoria tombina 1 a 0 con gol de Alberto Hipólito Naves y fiesta en La Bodega. La vuelta es historia conocida. Con Alberto Garro como DT, el "Cachorro" Abaurre como goleador, el "Buby" Manchado en el arco y nombres como Oldrá, Villalobos, Iglesias, Franco, los hermanos Almeida, Marcucci, y otros estandartes del equipo, lograron el ascenso en una cancha imposible. 

Para disputar el Nacional B, el estadio tuvo una de sus últimas gran remodelaciones hasta este tiempo: se amplió el terreno de juego, se levantó el alambrado olímpico y se pintaron las tribunas de azul y blanco. Los años en la segunda categoría vieron a un Godoy Cruz transitando entre clasificaciones a reducidos, en su primer año cayó en semifinales contra Colón, y luchas por no descender, con el recordado partido contra San Martín en San Juan que sirvió para mantener la categoría. En ambas situaciones, con Abaurre, claro, como goleador. 

El tiempo pasó y Godoy Cruz escribe las páginas más gloriosas de su historia, pero en un escenario distinto, el Malvinas Argentinas. Pasaron peleas por torneos, subcampeonatos, Copa Libertadores, Sudamericanas, victorias contra los equipos más poderosos del país y del continente. Como también situaciones difíciles, con la calculadora en mano para sacar el promedio. Pero con el máximo sueño de llevar esos momentos a su barrio siempre en la cabeza. 

Las últimas palabras del presidente significaron un granito de arena más para la esperanza del pueblo tombino, agrandadas hace tiempo por la "AgruPasión por el barrio" y la gente que trabaja día a día para volver al Gambarte, pero no es tarea sencilla. La historia del club y del fútbol de Mendoza, la vieja cancha de calle Castelli y las figuras de Domingo Godoy, Frigolé, el "Chalo" Pedone, el "gato" Lentz, Oldrá y tantos nombres íconos del club y de la provincia, y con el recuerdo del "Loco" Julio como bandera del hincha, quieren que La Bodega vuelva a sonreír. 

 

VAVEL Logo