El histórico regreso al Gambarte

Volver a casa, es mucho más que tres palabras, volver a casa es cerrar los ojos, mientras sentís la brisa en el rostro, acompañado de todos aquellos que ya no están, es recorrer las calles que te vieron crecer, recordando todo aquello que un día tuviste que dejar atrás. Y por un segundo te ves ahí, jugando y soñando, dejando de lado las adversidades del pasado.

Volver a casa para el hincha Bodeguero no fue un acontecimiento más. Fue recuperar su identidad, su historia, su cultura, sus colores y, sobre todas las cosas, la localía.

La última vez que Godoy Cruz jugó en el Estadio Feliciano Gambarte fue el 18 de junio de 2005, ante Tiro Federal por la Primera B Nacional. Desde ese momento el Expreso comenzó a disputar sus encuentros en el Malvinas Argentinas, utilizando el Gambarte solamente para partidos por Liga Mendocina.

Volver a casa significaron años de lucha para el pueblo Tombino, encabezados por la Subcomisión de Infraestructura y Eventos, “Agrupación por el Barrio”. Los mismos, al no contar con ayuda dirigencial, realizaron varios sucesos para concretar su sueño; entre ellos el más recordado fue el del 18 de septiembre del 2016, donde en el partido ante Boca el Malvinas se vistió de pancartas con la frase de “Volvamos a casa”.


Hoy, después de 5 años de aquella protesta podemos decir que el anhelado sueño se cumplió… El 11 de abril de 2021, tras casi 16 años el Feliciano Gambarte nuevamente se ilumino y abrió sus puertas para recibir a Arsenal, por la novena fecha de la Copa de la Liga Profesional.

Mucho tuvo que ver el amor del hincha para llevar adelante ese deseo, ya que, si bien la dirigencia buscaba un nuevo espacio ante la imposibilidad de jugar en el estadio provincial debido a las reformas que se le están realizando en vistas de la copa América 2021, días previos a que comenzara a rodar la pelota en la Bodega, el pueblo Tombino puso manos a la obra y colaboro con el color del estadio, haciendo honor al dicho, “A Godoy Cruz lo hace grande su gente”.

Además, se llevó acabo la extensión del campo de juego a 105 x 68, el cual se resembro para que esté en optimas condiciones. También, se remodelaron los bancos de suplentes y se cambió la iluminación a LED para las transmisiones en HD.

Finalmente, el sueño se volvió realidad. Pero por la pandemia y sus restricciones, la vuelta no fue como muchos la imaginaron. La emoción, alegría y el orgullo del Expreso, se percibía en el ambiente. Las gradas vacías rebosaban de memoria, liberando cientos de gritos de gol que quedaron atrapados. Seguramente que faltarán muchas cosas más para que el Feliciano Gambarte esté al optimo, pero este fue un gran paso para que el barrio vuelva a sonreír y el mejor regalo en su centenario.

https://www.instagram.com/p/CNoFMkOpsKF/

 

¡Salud pueblo Tombino, por una Bodega siempre brillante!

 

VAVEL Logo