Marcelo Barovero, el arquero de poca contextura y bajo perfil, que logró ganarse con sus atajadas los corazones de los hinchas de River, volverá este domingo al Monumental, el estadio que fue su hogar y que coreó el famoso "Trapiiito", luego de su gran paso por el club de Núñez.

Tras su llegada a la institución, allá en 2012, con cada una de sus actuaciones defendiendo "el arco más grande del mundo", Barovero se volvió un referente del equipo y fue uno de los jugadores más determinantes para que el Millo, pudiera volver a competir en el plano local e internacional.

La histórica atajada a Giggliotti

Sin duda, una de sus mayores proezas con River, fue precisamente en el Monumental, en el recordado Superclásico en la semifinal de vuelta de la Copa Sudamericana de 2014.

"Barovero, Barovero, Barovero, Barovero", el relato del penal atajado con su guante derecho al delantero de Boca, Emmanuel Giggliotti al inicio del encuentro, quedó inmortalizado en la memoria de los hinchas.

Aquel histórico penal, que sirvió para mantener su arco en 0, fue el primer paso del "efecto mariposa" del ciclo de Marcelo Gallardo (el más exitoso de la Banda Cruzada, luego de eliminar a su eterno rival accediendo a la final de la Sudamericana.

Barovero y Armani, pasado y presente del club

Este domingo, en el encuentro entre River y Banfield, se verán las caras dos de los arqueros más importantes de la historia contemporánea del conjunto de Núñez. 'Trapito' y el 'Pulpo', se van a reencontrar como rivales nuevamente en el Monumental.

Precisamente, su único cruce en la cancha de River, fue en la final de vuelta de la Sudamericana 2014, cuando Barovero defendía los colores del local y Armani los de Atlético Nacional.

Pasaron más de ocho años para que ambos arqueros se volvieran a encontrar en una cancha. Fue en la visita del Millonario al Taladro, en septiembre del año pasado y ambos fueron protagonistas de una imagen que conmovió a los fanáticos riverplatenses: el abrazo entre dos jugadores que con sus atajadas ayudaron al club a conseguir sus dos últimas Libertadores (2014 y 2018 respectivamente).

El legado de Trapito

Se espera que este domingo, cuando River Plate recibe a Banfield en El Monumental, la dirigencia del conjunto local prepare un reconocimiento para el arquero.

Barovero, generó algo que no se veía en las tribunas del Monumental hacía bastante: hinchas con la camiseta del arquero de River, especialmente el buzo verde, famoso por la atajada al 'Puma' Gigliotti en 2014.

"Trapito es de River y de River no se va" corearon las cuatro tribunas del Monumental, un 16 de mayo de 2016, cuando el guardameta disputo su último partido frente a su gente, en la victoria 1-0 frente a Gimnasia.

A casi 8 años de esa noche, donde fue reemplazado por el joven Augusto Batalla y abrazado fraternalmente por el Muñe, justamente en su cumpleaños 40, Trapito regresará a la que fue su casa por varios años.