Una convocatoria de bajas

Estudiantes de La Plata sufrió la salida de catorce jugadores de cara al 2016 con algunos que no renovaron, otros que fueron vendidos y la mayoría que salió a préstamo para buscar más minutos.

Una convocatoria de bajas
Las bajas más significativas. Fotomontaje: Jonathan D. Martinez

En lo que será el 2016, el Pincha tendrá un primer semestre enfocado en ser protagonista del Torneo de Transición. Además buscará llegar de la mejor manera posible a la segunda mitad del año, donde intentará conseguir la Copa Sudamericana y tener un buen comienzo en el torneo largo.

Para estos objetivos se produjo una renovación en el plantel durante el verano, con una importante cantidad de refuerzos pero, también, con muchas bajas. La primera renovación que se dio en el León fue en el cuerpo técnico, debido a que Gabriel Milito decidió no seguir en su cargo por algunas diferencias con la dirigencia y Nelson Vivas ocupó ese puesto.

Tras la ida de Milito, estaba al caer la primera salida en el plantel: la de Hilario Navarro. El arquero era el titular para el ex DT y la idea de la CD fue que Mariano Andújar sea el 1. Luego se produjeron las partidas de Sebastián Dominguez, quien decidió rescindir su contrato con el club porque había tenido pocas chances de jugar, y la de Luciano Acosta, que retornó a Boca tras el vencimiento de su préstamo.

Luego se dieron tres ventas de futbolistas que venían siendo titulares en el último año. Primero la de Leonardo Jara, que se convirtió en jugador de Boca en el principio de la pretemporada. Después la de Juan Manuel Sanchez Miño, que arrancó el año en el Cruzeiro de Brasil. Por último, la de Ezequiel Cerutti a San Lorenzo, que se dio en la última semana de preparación.

El resto de las salidas fueron todas a préstamo. La más notable de ellas fue la de Gastón Gil Romero, que fue cedido a Rosario Central por un año con opción de compra, algo sorprendente pensando en la proyección que tiene el mediocampista. También, Álvaro Pereira fue prestado al Getafe de España, por seis meses sin opción de compra, tras el episodio negro en el clásico platense. Otro que emigró en busca de más minutos, fue Diego Mendoza, que jugará en Huracán los próximos 18 meses.

Los otros jugadores que salieron a préstamo, son juveniles y la idea de la cesión es que sumen minutos para lograr una cierta maduración, es el caso de Matías Rosso que jugará en Aldosivi, Matías Orihuela y Federico Anselmo que jugarán en Quilmes, Matías Presentado que jugará en Cambaceres y Matías Sarulyte, que volvió de su préstamo en Arsenal y fue cedido nuevamente a San Martín de San Juan.