El "Clásico de Cuyo"

Godoy Cruz recibe a San Martín de San Juan, en una nueva edición del clásico cuyano. A continuación explicamos cómo surgió esta 'rivalidad'.

El "Clásico de Cuyo"
El último antecedente fue en San Juan y lo gano Godoy Cruz 2 a 1 (Foto: web)

Por la décima segunda fecha del torneo de primera división, se vuelve a repetir la fecha inédita de los clásicos. Godoy Cruz recibe a San Martín de San Juan  a las 16.30  en el Malvinas Argentinas. El árbitro del partido será Juan Pablo Pompei.

Una vez más, los clubes más importantes de la región cuyana se vuelven a enfrentar, en una edición más del tan ansiado “clásico cuyano”. Muchos se preguntaran cómo dos clubes que no son de la misma provincia son “clásico”, y la explicación se encuentra en la rivalidad que existe entre Mendoza y San Juan, que no sabemos con exactitud cuando apareció pero que se extiende más allá de lo deportivo, ya que también está presente de manera cultural, política y hasta en lo económico.

Godoy Cruz y San Martín no son ajenos de está rivalidad existente entre las provincias, pese que ambos tienen sus respectivos clásicos, ninguno de estos equipos vive la realidad que tienen ambos. En el caso de  Godoy Cruz, su clásico barrial es Andes Talleres ( disputa la B de la liga mendocina) y existe una moderna rivalidad con Independiente Rivadavia. En el caso de San Martin, su clásico es Club Atlético de la Juventud Alianza (disputa el torneo Federal B) y también tiene una moderna rivalidad con Desamparados.

La rivalidad futbolística entre ambos equipos surgió en los años 90 cuando ambos equipos participaban en la tercera categoría del fútbol argentino y la pugna popular entre ambas hinchadas comienza cuando las dos parcialidades comienzan a viajar de una provincia a otra. Con el progreso de ambos equipos, ésta edición de clásico cuyano llegó a la B Nacional y hoy se encuentra en la máxima del fútbol nacional.

Este clásico no es ajeno a la violencia que existe en el país y en nuestro fútbol, ya que es vivido a pleno por la hinchada, sobre todo cuando todavía se permitía la presencia de hinchas visitantes en los estadios. Ahora que solo hay público local se espera que sea un partido normal, y que la pasión no se exceda y no haya que lamentar hechos de violencia.