Nada por reprocharle

Godoy Cruz perdió por 2-1 ante Gremio por la Copa Libertadores pero se retiró del certamen con la frente en alta por haber llegado a ultimas instancias.

Nada por reprocharle
Los hinchas coparon una vez más Brasil. Foto: La Página Bodeguera

"Para conseguir grandes cosas, debemos no solo actuar, sino también soñar, no solo planear, sino también creer", es una buena frase para destacar a la torcida del Bodeguero frente al Tricolor Gaúcho. El nueve de agosto del 2016 no será un día más en la historia del Tomba, quedó afuera del certamen internacional pero la nota de la tarde-noche en Porto Alegre la dieron sus hinchas en las gradas.

Claro está, para un fanático de su institución hace cosas de locos por amor al club de sus amores, la ilusión de la parcialidad mendocina por ver a su conjunto por primera vez en octavos de final era grande en muchos aspectos. Las horas previas al encuentro los torcedores del Expreso iban arribando en gran número a la ciudad brasileña, algunos en micros, otros en avión, en autos particulares, etc.

Para darle un marco imponente a la ciudad donde se iba a disputar uno de los compromisos más importante de la historia de Godoy Cruz, llegó el tan ansiado por muchos miércoles 9 de agosto del 2017, algunos estaban nerviosos pero con la ilusión a flor de piel para conseguir el pasaporte a cuartos de final del certamen. Horas previas al partido se convocaron un grupo de simpatizantes en la puerta del hotel donde paraba el plantel para pedirle una foto o autógrafos a sus ídolos.

Una vez en el Arena Do Gremio cuando salió el plantel para hacer los movimientos de calor y para disputar el cotejo, la euforia explotó en el alma de los dos mil aproximadamente y más de uno se quedó euforico, por el hecho histórico ante un poderoso rival del continente y de Brasil en general. La primera alegría de la tarde-noche se la dio Javier Correa tras un golazo suyo para abrir el marcador, aunque luego Pedro Rocha por dos y sentenció la suerte del Tomba.

Cuando iban corriendo los minutos el aliento era incondicional de los hinchas, con el hit conocido: "Voy para el Gambarte, yo soy bodeguero..", se sintieron locales ante la atenta mirada de los adversarios sorprendidos algunos firmaban los simpatizantes de Godoy Cruz. Las gastadas para su rival de turno estuvieron a la orden de la tarde-noche y no tardaron en llegar.

Y así se fue un día histórico para el Expreso, donde once guerreros dentro de la cancha y unos miles en las gradas se hicieron fuertes ante aproximadamente 35.000 gente en contra. Cuando los dirigidos por Mauricio Larriera llegaron al hotel un grupo aplaudió de pie la actuación.

A este plantel junto al cuerpo técnico nuevo, no hay nada para resongarle porque murieron de pie cuando muchos subestimaban a la escuadra mendocina o ya lo daban por muerto. Una vez más quedó demostrado que el fútbol te da sorpresa, el equipo quedó eliminado; pero en las tribunas pasó de ronda y siguen mostrando su amor incondicional a la camiseta.


Share on Facebook