Victoria justificada

Independiente venció 2-0 a Godoy Cruz, en Avellaneda, y sumó su segundo triunfo en misma cantidad de partidos. Diego Vera (figura del encuentro) y Ezequiel Barco, quien debutó en la red, fueron los autores de los goles. A continuación, en VAVEL analizamos el partido de los dirigidos por Gabriel Milito, que volvió al Libertadores de América, pero como DT.

Victoria justificada
Sánchez Miño y Torito Rodríguez, festejando con Barco, autor del segundo gol. / Foto: Perfil.

Independiente derrotó 2-0 a Godoy Cruz como local, con goles de Diego Vera y Ezequiel Barco, y así, los de Gabriel Milito siguen con puntaje ideal en el arranque del torneo. Sin brillar, pero siendo un justo vencedor, se quedó con tres puntos difíciles por lo que demostró el Tomba el torneo pasado con Sebastián Méndez en el banco. Con un gran primer tiempo, pero sin crear muchas ocasiones de gol, y con un segundo tiempo inteligente, debido al tempranero gol de Viruta en el complemento, el Rojo ganó en la vuelta de Gaby Milito al Libertadores de América.

Independiente arrancó el partido con mucha intensidad y propuso una tendencia que se daría en todo el primer tiempo: tener la posesión. Intentando jugar siempre, aunque con algunos errores en los pases, pero presionando y recuperando muy rápido cuando se perdía la pelota. Así planteó el partido Gaby y fue un acierto. A los 3 minutos, luego de un gran desmarque de Emiliano Rigoni finalizó con su disparo al arco que pasó rozando el palo. Dos minutos más tarde, Diego Vera le bajó la pelota a Jorge Ortíz, pero el mediocampista elevó mucho su remate.

Esos primeros cinco minutos del Rojo fueron de alto vuelo, pero no los pudo repetir, más que nada porque no estuvo fino en el anteúltimo pase. Siguió intentando, pero no pudo tener claridad en los metros finales. La única vez que quedó mal parado en el primer tiempo fue a los 9 minutos, donde el uruguayo Santiago García habilitó a Leonardo Sigales y, mano a mano, la tiró por arriba. Luego, la defensa fue sólida, con Nicolás Figal y Víctor Cuesta siendo los máximos responsables de esto; anticiparon, fueron claros en el primer pase y ganaron todo por arriba. Además, no dejaron jugar al Morro García, y lograron que Campaña prácticamente no tenga mucha actividad.

Pasaron varios minutos en el primer tiempo sin ocasiones para nadie, pero el control fue siempre de Independiente. Los laterales, Toledo y Tagliafico, estuvieron siempre en la línea de los volantes; Torito Rodríguez delante de los centrales fue clave, recuperando todo el tiempo, y con una amarilla muy tempranera. Cebolla y Ortíz estuvieron delante de Torito, encargándose más que nada de la creación. Los dos extremos, Rigoni y Benítez, tuvieron buenos pasajes, sobre todo el ex Belgrano; el misionero no estuvo muy fino en el mano a mano y perdió muchas pelotas. Por delante de ellos estuvo la gran figura de la noche: Diego Vera, quien aguantó todo, cuando el equipo debía saltear líneas y cuando pivoteaba. Además, marcó un lindo gol y en el segundo gol la dejó de taco.

A partir del minuto 30, precisamente en la jugada en que Cebolla Rodríguez dispara desde afuera del área, el Rojo volvió a encontrar los caminos para acercarse nuevamente al arco rival. Tras el rebote en el palo, una posición adelantada (mal cobrada) impidió a Ortíz marcar el primer gol. Fue preciso en el parte final de este primer tiempo y mereció irse al descanso en ventaja, pero se hizo justicia al minuto del segundo tiempo: un rebote que le cae a Tagliafico y que clarifica todo con un centro preciso para que Viruta marque el 1-0. En ese momento, el partido cambió. El Tomba adelantó las líneas y el Rojo se replegó y se dedicó a cerrar los espacios y tratar de liquidar el encuentro de contra.

En la mitad del complemento entró Barco, la joya del club, por Cebolla, que lloraba en el banco, lo que parecía que salía por una nueva lesión, que hoy se confirmó que solo es una contractura en el sóleo de la pierna izquierda (nada grave). El pibe de tan solo 17 años con unos minutos en cancha tuvo una ocasión que no pudo finalizar y después metió un caño impresionante. El equipo de Gaby no sufría, pero tampoco podía concretar una buena contra para estar más tranquilos; recién en la última jugada pudo sentenciar el encuentro, con una corrida de Rigoni por derecha, con Vera dejándola de taco a Torito, que acompañaba la jugada, y éste habilitó a Barco, que marcó el 2-0, debutando en la red en tan solo tres partidos en primera (los dos del torneo y por Copa Argentina).

El Rojo ganó, justificadamente, un partido muy difícil en la previa, pero que pudo sacarlo adelante con un encuentro muy inteligente, intenso y sólido. En defensa no pasó sobresaltos, debido al gran trabajo de la línea de fondo y Torito, y en ataque aprovechó las ocasiones de gol, aunque pudo resolver el partido antes si es que el equipo estaba más fino en el anteúltimo pase.

El resumen del partido: