No llores por mí, Argentina

Análisis del momento de la Selección. ¿Es tan grave la situación que enfrenta el equipo dirigido por Bauza?

No llores por mí, Argentina
Messi vuelve,tras su lesión, para esta doble fecha FIFA. Foto: Publimetro.

Si realizáramos una lectura general podríamos decir que la Selección Argentina se encuentra en un momento crítico, sin ninguna idea de juego clara, ni una línea futbolística a la cual seguir. Toda esta situación terminó de explotar la semana pasada, cuando se notificó que el equipo de Edgardo Bauza quedó relegado a la sexta colocación de la tabla de posiciones (afuera de todo, incluso del repechaje) para el Mundial de Rusia 2018

Fue la gota que rebalsó el vaso. El inicio de la catástrofe se dio debido a que Ángel Guillermo Hoyos, director técnico de Bolivia incluyó erróneamente al defensor Nelson Cabrera entre los 23 jugadores para los partidos ante Perú y Chile. El actual jugador del Bolívar tiene residencia en país trasandino -antes defendía los colores de Paraguay- hace tres años, plazo correspondiente para la FBF (Federación Boliviana de Fútbol). Sin embargo, para la FIFA, tendría que haber trascurrido un lustro para que se le permitiera vestir la camiseta de otra selección. 

Más allá de este suceso, la situación de Argentina no venía del todo bien. Hasta la llegada de Bauza, sumaba un total de 11 puntos y se ubicaba en el tercer lugar. El DT asumió después de la renuncia de Gerardo Tata Martino, sabiendo también que tendría muy poco tiempo de trabajo, por lo  que no le pudo dar su toque al equipo en sus primeros partidos en el cargo y, tras un par de meses, se tendría que empezar a ver cual es la idea futbolística que tiene para la Albiceleste.

De los cuatro encuentros que lleva el DT en el cargo, solo ganó uno (1-0 ante Uruguay, en Mendoza). Pero no se vio un equipo aceitado, más allá de que la iniciativa que mostraron fue superior a la de su rival. Luego, empató dos partidos y ambos con el mismo resultado (2-2 contra Venezuela y Perú). En el primero, Argentina no la pasó bien en Mérida, y tuvo que remontar un duro partido sin Lionel Messi -desafectado después del partido contra la Celeste por lesión muscular-; mientras que en Lima, el partido lo tenían bastante controlado hasta que una desatención sobre el final, terminó con un penal a favor de los dirigidos por Ricardo Gareca, que puso fin a la ilusión de volverse a casa con los tres puntos. El peor encuentro fue el último: derrota ante Paraguay por 1-0, donde se vio un equipo partido y sin dinamismo.

Ahora, la pregunta es: ¿Realmente la Selección Argentina está tan mal? Con un total de 10 fechas jugadas tiene 16 puntos. Esta es la misma cantidad de unidades que tenía cuando estaba, a esta altura de las Eliminatorias, en la espera del Mundial de Sudáfrica 2010. Para aquella Copa del Mundo no se habló de fracaso y no estaban tan preocupados como ahora. ¿Qué cambió en seis años?

Sea lo que sea hay que mirar hacia adelante. Se vienen dos partidos muy importantes: Brasil en Belo Horizonte y Colombia en San Juan. A su vez, ambos pueden ser bisagras, tanto para bien como para mal. La Selección se puede reponer, y olvidar esta situación o puede seguir cayendo y hundiéndose lentamente.