Un Barça muy débil otorga la primera victoria a Anadolu Efes

Después de imponerse al Olympiacos y aprovechar la ocasión para reivindicarse, el Barça tenía la obligación de continuar con la nueva dinámica positiva. Para ello, debían aprovechar la visita del último clasificado del grupo, Anadolu Efes.

Los de Estambul, por su parte, llegaban al Palau Blaugrana con un balance de cinco derrotas y ninguna victoria que los dejaba en una situación más que comprometida.

Pese a comenzar más o menos bien los primeros cinco minutos, el Barcelona entregó el partido en los primeros minutos. La poca intensidad en el primer cuarto permitió a los turcos escaparse en el marcador y obligó al Barça a ir a remolque durante todo el partido.

Los locales tuvieron algún buen parcial e intentaron remontar, pero se quedaron siempre a medio camino. Poco pudieron hacer al final del partido y, pese a un parcial de 10-0 en los últimos 45 segundos, los de Sito Alonso recibieron su cuarta derrota en esta Euroliga.

El resultado final de 89-85 permitió a los turcos llevarse la primera victoria europea del año y devolvió al Barça la malas sensaciones de hace tan solo una semana. Habrá que ver, ahora, si el equipo es capaz de reaccionar a tiempo para plantarle cara al Real Madrid en el clásico que se disputará este domingo en la capital de España.

No vale despistarse

El partido comenzó como una auténtica batalla, en la que cada equipo intentó hacer uso de sus mejores armas para marcar el tempo del partido. Los azulgranas comenzaron utilizando la superioridad de sus interiores gracias a la movilidad de un Moerman muy acertado y un Séraphin que hizo de la pintura su casa. Mientras tanto, los turcos hicieron uso de sus grandes exteriores y la superioridad que estos generan con su físico.

Los primeros minutos fueron un toma y daca constante, con ambos equipos luchando por recuperar el liderato en cada posesión. La conexión francesa formada por Heurtel, Sétaphin y Moerman mantenía al equipo cerca de un Anadolu que estaba dando muchos problemas a los locales.

Problemas fue justamente lo que provocaba un Ricky Ledo totalmente desatado. Su ventaja física, tanto en fuerza como en centímetros, ponía en muchos apuros a la defensa del Barça, que no encontraba la solución para pararlo. Lo peor para los locales llegó, sin embargo, cuando los turcos comenzaron a mejorar su acierto exterior.

Con un triple de Ledo y cuatro puntos de Stimac, los de Estambul consiguieron realizar un parcial de 7-0 que dejó al Barça totalmente impotente. Poco a poco, Anadolu siguió escapándose en el marcador, hasta conseguir la ventaja de 11 puntos con la que terminó el primer cuarto.

El ataque del Barça no pudo sostener a su pobre defensa. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL.com)
El ataque del Barça no pudo sostener a su pobre defensa. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL.com)

El segundo periodo comenzó con un Barça algo más intenso. Sabedores de la gran desventaja y de la necesidad de remontar, los de Sito Alonso mejoraron en ataque, pero sobre todo en defensa. Los locales debían mejorar mucho su actuación en este lado de la pista si remontar su desventaja.

La defensa, además, ayudó a canalizar el ataque de los locales, que mejoró ostensiblemente. Frenando a los turcos, el Barça era capaz de salir a la contra y anotar con relativa facilidad. Se notó mucho, también, la incursión de un Koponen muy acertado que sacó de quicio a la defensa de Anadolu.

El lanzamiento exterior de los turcos fue vital para mantenerlos por delante en la primera parte. Su cinco de nueve en triples hizo demasiado daño a un Barça que vivió de los puntos interiores. Mucha culpa tuvo el bueno de Ricky Ledo, que consiguió 15 puntos en la primera mitad gracias a los tres triples que anotó sin fallo alguno.

La reacción llegó tarde

La remontada continuó avanzando, poco a poco, en la segunda parte. Con la intención de continuar con la dinámica del segundo cuarto, el Barça volvió a confiar en la calidad de Koponen. Con el finlandés y dos pívots de tanta calidad como Séraphin y Oriola en pista, los turcos no podían despistarse ni un solo segundo.

Justamente los dos interiores fueron la clave de la mayor parte del tercer cuarto. Séraphin se hizo de oro en la pintura, anotando con mucha más facilidad de la esperada y yéndose hasta los siete puntos en el periodo. Oriola hizo lo propio, al conseguir cinco puntos de vital importancia.

Cada minuto que pasaba, el Barça parecía estar más cerca; hasta que Anadolu reaccionó. Primero, frenando a los barcelonistas en gran parte de las jugadas, para acabar dándole la vuelta a la tortilla y coger el timón del partido.

Cuando el Barça parecía estar más cerca, al ponerse a cuatro puntos a menos de dos minutos para el final del cuarto, los turcos dijeron basta. Fue entonces cuando apareció Errick McCollum. Con cuatro puntos, y un triple que rompió al Barça, lideró a su equipo hasta un parcial de 8-0 que les permitió recuperarse y marcharse al último cuarto con diez puntos de ventaja.

Llegaba la hora de la verdad para el FC Barcelona. Necesitaban comenzar el último cuarto de la mejor manera si querían acabar disputando el partido a los turcos. El inicio, sin embargo, no fue del todo bueno para el Barça, que entró en un intercambio de golpes nada favorable para sus intereses.

Lo peor para los locales llegó cuando los turcos anotaron cinco puntos seguidos y se marcharon de 15 a cinco minutos del final. Pese a todo el trabajo realizado, la distancia parecía ya insalvable. Los locales volvieron a intentarlo, con un buen parcial en el que anotaron cinco puntos seguidos y se colocaron a nueve, pero poco tardaron los turcos en volver a poner tierra de por medio.

Los de Sito Alonso lucharon por remontar pero siempre fueron a remolque. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL.com)
Los de Sito Alonso lucharon por remontar pero siempre fueron a remolque. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL.com)

El partido moría poco a poco y llegaba a sus últimos instantes con muy pocas opciones para los azulgranas. La ventaja de 14 puntos de la que disponía Anadolu a falta de 50 segundos para el final casi no dejaba opciones. Pero el Barça no estaba listo para rendirse.

Un triple de Pau Ribas los colocó a 11 puntos y cinco puntos seguidos de Claver los dejaron a seis. Retaban 17 segundos y seguía siendo prácticamente imposible remontar, pero había que morir luchando. Hanga anotó dos puntos más y completó un magnífico parcial barcelonista de 10-0. Pero ya era demasiado tarde.

El conjunto turco sabía que el Barça ya no tenía tiempo y supo gestionar a la perfección su ventaja. El Barcelona no conseguía remontar y caía, finalmente, por cuatro puntos en un partido que debían ganar.

Los de la ciudad condal pagaron demasiado cara su falta de intensidad en el primer cuarto y los constantes fallos que cometían cada vez que se acercaban en el marcador. Poco pudieron hacer, además contra los 84 puntos que anotaron entre Ricky Ledo, Vladimir Stimac y un Errick McCollum que parecía poseído por el espíritu de su hermano menor.

El Barça ha vuelto a demostrar signos de debilidad en el peor momento posible. A expensas del clásico del domingo, el equipo de la ciudad condal cae por cuarta vez en la Euroliga, otorgando la primera victoria de la temporada a los turcos y quedándose con un peligroso balance de dos victorias y cuatro derrotas. Los de Sito Alonso deben reponerse lo más rápido posible de este duro golpe y prepararse para el partido del domingo en el WiZink Center.

VAVEL Logo