Sylven Landesberg le come la tostada a Gary Neal
Sylven Landesberg iniciando jugada | VAVEL (Isabel Martínez Méndez)

El frío, el enorme viento, el que la jornada sea entre semana y el duelo, no de los más importantes de la temporada, 4.674 personas acudieron al Palacio de los Deportes para disfrutar choque entre Movistar Estudiantes y Tecnyconta Zaragoza, pero más especialmente entre Sylven Landesberg y Gary Neal, los dos máximos anotadores de la Liga Endesa. Solo uno podía vencer y fue el azulón gracias a sus 15 puntos para ayudar a los suyos a cosechar el 84-74 final, que se traduce en el decimotercer triunfo del equipo colegial en la temporada.

Y hablando de climatología, el conjunto rojo se quedó congelado desde el salto inicial. La aparente imprecisión con la que arrancan todos los partidos y su consiguiente poco ritmo no duró mucho. Goran Suton puso un tapón tremendo a Nicolas De Jong, Alec Brown se sumó inmediatamente a la fiesta de las chapas y por si no fuese suficiente, Darío Brizuela calentó la muñeca para anotar los primeros ocho puntos de su conjunto. No se quedó atrás Sylven Landesberg ante la indiferencia de un cuadro maño completamente saturado que no se vio capacitado para impedir recibir 34 puntos. Tampoco de sufrir una desventaja de más del doble de los números anotados en un primer cuarto radicalmente distinto para ambos que se pudo comprobar en las valoraciones: 51 a 3. Increíble, pero cierto.

De manera afortunada para los intereses zaragozanos, los pupilos de Pep Cargol lograron estabilizar la situación en el segundo asalto. No en materia de remontada, pero al menos no incrementaron el colchón negativo, que visto lo visto, fue un detalle a tener en cuenta. Sin embargo, Darío Brizuela continuó con su fantástica dinámica en el tiro, Nik Caner-Medley más de lo mismo con los rebotes y Omar Cook, como siempre, en el apartado de asistencias. Mientras, en el lado contrario nadie tiró lo necesario del carro, quedando en casi nada las aportaciones de Gary Neal y Janis Blums, quienes a pesar de poner mucho empeño en reducir distancias, ni siquiera llegaron a los dobles dígitos de anotación a un descanso muy necesario en el lado maño para plantear de otro modo los veinte minutos finales, puesto que los madrileños se marcharon a vestuarios 18 puntos por delante.

Contra todo pronóstico, la reanudación del duelo fue tan amarga que incluso Salva Maldonado, impasible en los gestos la mayoría de los partidos, estrelló sus manos en forma de palmada y retumbó en un Palacio de los Deportes que se encontraba en silencio al estar presenciando un sequía absoluta de puntos durante más de tres minutos. A raíz de tal acción, despertaron los colegiales por medio de la Mamba Vasca, que una jornada más lanzó un guiño a Sergio Scariolo en forma de convocatoria para la próxima ventana FIBA, puesto que, junto a Sylven Landesberg obligó a Tecnyconta Zaragoza a empeñarse a fondo para pensar en una hipotética remontada. Y así fue, en los instantes finales los aragoneses dieron lo máximo de sí mismos y se acercaron en el electrónico, hasta 11 puntos, haciendo que en lugar de convertirse el tercer cuarto en un trámite, pasase a ser un asalto de posible inflexión.

Pero Víctor Arteaga en el primer minuto del último asalto se sacó de la manga un manotazo en forma de tapón sobre Gary Neal que hizo saltar de los asientos a todos los aficionados colegiales, y a continuación, Nik Caner-Medley metió desde su Beverly natal un triple para empezar a pensar que quizá le quedaba muy poco al partido para cerrarse. Lo corroboró Goran Suton a falta de cinco minutos encestando un lanzamiento exterior contra el tablero y se deshinchó la afición azulona a través de un grito de euforia combinada con una gran sensación de trabajo bien hecho. Tuvo alguna opción de revertir la situación el equipo de Zaragoza con triples de Jonathan Barreiro, pero no fue suficiente y finalmente Movistar Estudiantes ganó la batalla en la capital por 10 puntos.

VAVEL Logo