Baskonia se gana el pase a la final ante un peleón Barça
Marcelino se impuso a su ex equipo y logró el pase a la final. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Baskonia se gana el pase a la final ante un peleón Barça

Tras ocho años dándoselas contra un muro, Baskonia logra acceder de nuevo a la final de la ACB, donde ya le espera el Real Madrid. Para ello, tuvo que imponerse a un combatiente FC Barcelona, que fue capaz de remontar un partido que tenían perdido para forzar la prórroga. En ese punto, eso sí, Baskonia mostró su superioridad y se impuso, eliminando a los culés en el Palau Blaugrana y cerrando el pase a la final.

santi_arcar
Santiago Arxé Carbona
FC Barcelona LassaA. HANGA (12), E. JACKSON (0), J. NAVARRO (8), A. TOMIC (11), A. MOERMAN (5) – QUINTETO INICIAL – J. REYNOLDS (2), T. HEURTEL (16), R. SANDERS (3), P. KOPONEN (11), V. CLAVER (14).
Kirolbet BaskoniaJ. TIMMA (11), R. BEAUBOIS (8), J. GRANGER (2), V. POIRIER (2), T. SHENGELIA (22) – QUINTETO INICIAL – L. VILDOZA (11), J. VOIGTMANN (9), M . HUERTAS (8), M. JANNING (14), I. DIOP (1).

El Barça volvía a jugarse la temporada ante su público. Tras un gran partido el pasado viernes en el que los blaugranas lograron sobrevivir, los de Pesic necesitaban aprobar otro examen antes de igualar la serie y viajar a Vitoria para un quinto y definitivo encuentro.

Sin embargo, fueron los vascos los que golpearon primero con un gran nivel de juego e intensidad que cogieron por sorpresa a los locales, obligándoles a ir a remolque durante todo el partido. Fue solo en los instantes finales, gracias a una excelsa defensa, cuando los de Pesic lograron apretar las cosas. Y vaya si las apretaron.

Tras una serie de jugadas defensivas exitosas y una aún mejor ejecución, los blaugranas empataban el partido y lo mandaban a la prórroga. Ahí, el conjunto de Pedro Martínez, lejos de arrugarse, sacó las garras y demostró estar hecho de otra pasta. Su fortaleza mental les permitió controlar un partido descontrolado, logrando una pequeña ventaja en los instantes finales que fue suficiente para llevarse el partido.

Así, Baskonia lograba el pase a la gran final. Ocho años después, el conjunto de Vitoria competiría por el título. El Barça, tras pelear hasta el final, decía adiós a sus aspiraciones y veía como se el sueño del doblete terminaba por romperse. La final entre Baskonia y Real Madrid comenzará el próximo miércoles 13 de junio a las 21:00 en el WiZink Center de Madrid.

Baskonia golpea primero

Los vascos no querían permitir que se repitiese lo del último partido; no pensaban dejar que el Barça marcase el ritmo del encuentro. No tardaron en dejarlo claro. En la primera posesión, los vascos se encargaron de atrapar dos derrotes ofensivos que les permitieron terminar la jugada con un triple. Intensidad en vena.

Ante la actitud de los visitantes, el Barça intentó reaccionar con la misma medicina, pero fue incapaz. El poco movimiento de balón que estaban imprimiendo los locales ponía las cosas muy fáciles para Baskonia en defensa, que no tuvo que hacer demasiado para que el Barça acabase por atascarse.

El dominio de los visitantes en el ritmo del partido les permitió, también, liderar el marcador. Un buen inicio con un parcial de 2-8 dejó algo atontados a los de Pesic, que solo pudieron reaccionar cuando Navarro impuso su voluntad. A partir de ahí, el Barça tuvo pequeños amagos de acercarse en el marcador, pero Baskonia siempre tenía una respuesta. Respuestas que, además, solían llegar en forma de triple.

Shengelia lideró a Baskonia en todo momento. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Shengelia lideró a Baskonia en todo momento. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Con cinco triples anotados en 13 intentos en el primer cuarto, Baskonia dejó claras sus intenciones. Se avecinaba lluvia sobre el Palau Blaugrana. El 5/12 que llevaban los visitantes antes de fallar un triple al filo de la bocina debía preocupar, y mucho, a los locales.

El segundo cuarto no mejoró demasiado las cosas para los de Pesic, que siguieron sin poder responder al poderío exterior de Baskonia. Los blaugranas aumentaron su intensidad, pero una serie de errores de finalización frenaron lo que tendría que haber sido la remontada local.

En lugar de eso, Baskonia sobrevivió a sus peores momentos y respondió con aquello que les había ido tan bien en el primer cuarto. Cada pequeño parcial de los locales se veía frenado por un triple vasco. O dos. O tres.

El partido estaba al límite para un Barça que debía responder para frenar la sangría al filo de la primera mitad. Nueve abajo, Navarro consiguió sacar una falta de triple en lo que parecía la última jugada. Para sorpresa de todos, falló el primero, aunque logró anotar los dos restantes. El Barça salvaba los muebles antes del descanso… O eso parecía. Rodrigue Beaubois se encargó, él solito, de silenciar el Palau con un triple sobre la bocina. Diez puntos de diferencia.

Esto no ha acabado

Son muchos los que dicen que utilizas el arma que más daño te hace a ti. Eso debieron pensar los barcelonistas en el descanso, pues el cambio de mentalidad en la segunda mitad fue espectacular. No solo en intensidad, sino en estilo de juego.

Metiéndose en la piel de Baskonia, una serie de triples al inicio del cuarto les permitieron encadenar un maravilloso parcial de 15-6. El partido volvía a apretarse después de que los visitantes hubiesen estado a punto de romperlo definitivamente.

El Baskonia, sin embargo, descansaba y preparaba uno de sus golpes más duros. Tras sufrir más que nunca en los instantes iniciales de la segunda mitad, los visitantes reaccionarían y volverían a poner tierra de por medio. Con un gran final de cuarto, volvían a separarse de los blaugranas y preparaban lo que iban a ser unos demoledores minutos.

El equipo al mando en los instantes finales sería, eso sí, el que nadie esperaba. El FC Barcelona apretó los dientes, se puso el mono de trabajo, y comenzó a defender como nunca lo había hecho. La presión que ejercieron en toda la cancha puso a Baskonia contra las cuerdas, permitiendo a los blaugranas robar más de un balón, y que los vascos perdiesen otros tantos.

Este podría haber sido el último partido de Navarro en el Barça. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Este podría haber sido el último partido de Navarro en el Barça. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Así, picando piedra, los locales consiguieron ir recortando distancias hasta poner el partido a cinco puntos a falta de cinco minutos. Al Barça, entonces, parecieron entrarle prisas y algo de ansiedad por remontar. A cinco puntos de distancia y con tiempo aún en el marcador, decidieron lanzar dos triples, y errarlos, que pudieron salirles muy caros.

Pese a eso, Baskonia tampoco pudo aprovechar la falta de acierto local, y les dejó continuar remontando puntos poco a poco. La defensa continuaba a un nivel brutal y los de Pesic se acercaban. Cinco, tres, dos puntos de diferencia. Después de que Claver anotase dos tiros libres para poner al Barça a dos puntos, un gran robo bajo la canasta de los vascos permitió que Claver, de nuevo, empatase el partido con un mate en tan solo cuatro segundos.

El Palau enloquecía. A falta de 20 segundos, su equipo había empatado un partido que parecía perdido hacía apenas unos minutos. Solo necesitaban una buena defensa para forzar la prórroga. Y así lo hicieron. Baskonia se atascó por completo en la última posesión y permitieron una prórroga que podía salirles muy cara.

A ganarlo de nuevo

Suele pasar que el quipo que fuerza la prórroga es el que acaba ganándola. La inercia del partido, así como la ilusión y motivación por haber remontado es a veces suficiente para dar ese plus necesario en el tiempo añadido. Pero aquí había demasiado en juego para ambos.

El Barça empezó bien la prórroga, algo que podría haber incomodado aún más a Baskonia, pero su fortaleza mental fue incomparable. Ambos equipos intercambiaron golpes… Hasta que el repertorio de uno de ellos acabó por terminarse. A minuto y medio del final, y después de haber realizado un esfuerzo sobrehumano para remontar, lo que había funcionado para el Barça dejó de hacerlo.

Ofensivamente, no lograban encontrar los resquicios en la defensa baskonista mientras, en defensa, se veían obligados a ir al límite y cometer faltas que acabaron sentenciándoles. Poco a poco, los visitantes se separaban en el marcador y el Barça, que intentaba todo lo posible para evitarlo, no lo lograba.

Baskonia sufrió, pero logró el pase a la final. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)
Baskonia sufrió, pero logró el pase a la final. | Fotografía: Noelia Déniz (VAVEL)

Así fue como, con palabras de Pedro Martínez, “Baskonia ganó el partido dos veces” y logró el pase a la final. Ocho años después, el mítico conjunto vasco estará en una final de la Liga Endesa y peleará por el título. El Real Madrid espera ya en la final y protagonizará el definitivo reto de Baskonia, que deberá vérselas con los campeones de Europa.

El Barça, por el contrario, quedaba apeado de los playoffs. Tras haberse visto obligado a remontar en primera ronda y casi lograrlo en segunda. La menos de media temporada con Pesic al mando se cierra, por tanto, con un inesperado título de copa y la sensación de poder haber hecho algo más en liga si no hubiese sido por las lesiones.

Verano complicado es el que tienen por delante los blaugranas, que deberán afrontar la continuidad del técnico, así como la de Juan Carlos Navarro, además de reforzar una plantilla que necesita cambios para poder luchar por todo. Eso será, eso sí, en unos días.

VAVEL Logo