Daniel Parejo
Daniel Parejo
Football Player
Soccer

Daniel Parejo

1989 Coslada, Madrid


Daniel Parejo Muñoz nació el 16 de abril de 1989 en Coslada, ciudad de la Comunidad de Madrid. 

Allí fue donde empezó a dar toques al balón, primero en el equipo de su barrio, El Espinilla, y más tarde en el C.D.Coslada. 

Enseguida llamó la atención de los ojeadores del Real Madrid, que le propusieron entrar en la cantera blanca cuando iba a empezar en la categoría cadete. 

Real Madrid

En la temporada 2006-2007 debutó con el Real Madrid Castilla en la Segunda División de la liga española, pero no contó con muchos minutos. 

Ese verano fue convocado con la Selección sub-19 a la Eurocopa, de la que salió como protagonista por el gol que marcó en la final y que hizo que el grupo fuera campeón.

A la vuelta de la competición de selecciones volvió con su equipo, que el año anterior había descendido a Segunda B. Dani consiguió hacerse un hueco en el once titular durante prácticamente toda la temporada y fue acumulando minutos y experiencia, que era lo que no había tenido hasta entonces. 

Mostró un nivel tan bueno que, en la 2008-2009, empezó la pretemporada con el primer equipo y hasta llegó a disputar alguno de los partidos de preparación. Pese a esto, antes de que cerrara el mercado estival, se marchó cedido al Queens Park Ranger, de la 2º División inglesa. 

Daniel Parejo es "la mejor joya del club" Alfredo Di Estefano

Su cesión no sentó bien a Alfredo Di Estefano, que iba muy asiduamente a los campos de Valdebebas para ver jugar al filial y que, tras la marcha de Parejo, afirmó que había dejado de ir y que había sido una gran pérdida. No tuvo que esperar mucho para volver a verle, ya que en el mercado de invierno de esa misma temporada volvió a Madrid para quedarse definitivamente en el primer equipo. 

Di Estefano admitió que Daniel Parejo era “la mejor joya de la cantera del club”. 

Estas declaraciones no le sirvieron para tener más minutos, y a su vuelta de Inglaterra tan sólo disputó los últimos momentos de los partidos, sin tener un gran protagonismo. Tuvo que esperar hasta el 15 de febrero para debutar en Primera, sustituyendo a Sergio Ramos, en el minuto 79, frente al Sporting de Gijón en El Molinón.

Getafe

Al final el Real Madrid decidió venderlo, y el Getafe fue el que se llevó a la “joya blanca”. Allí se asentó definitivamente en Primera y pudo marcar su primer gol en la competición. 

Cerró una gran temporada con el equipo azulón, consiguiendo un histórico 6º puesto que le abría las puertas a Europa. Tras su éxito, el club blanco quiso ejercer la opción de compra que había estipulado en el contrato, pero la clasificación europea lo impidió. 

En su segunda temporada en el Coliseum clasificó al equipo en la eliminatoria previa a la Europa League y marcó el primer gol del Getafe en la competición. 

Mientras Parejo seguía brillando, muchos otros clubes como el Palermo, el Atlético o el Valencia se sumaban a la lista de pretendientes, pero los rumores apuntaban a que el de Coslada volvería a vestir de blanco. El Real Madrid llegó a ofrecer la cesión de jugadores como Morata para abaratar la operación, pero al final no se pudo hacer realidad y, el 4 de junio de 2011, el Valencia firmó un acuerdo para que Dani Parejo jugara de blanquinegro.

Valencia

Desde entonces comenzó una etapa un tanto convulsa para el jugador, que en la primera temporada el equipo ché no contó con demasiados minutos y en mayo de 2012 daba positivo en un control de alcoholemia. 

Pese a los rumores de un posible traspaso, en la 2012-2013, continuó en el equipo, pero no fue hasta la marcha de Pellegrini y la llegada de Valderde que consiguió ganarse un puesto en el once titular. Con el técnico vasco llegaron sus primeros goles en partidos oficiales.

Con la nueva temporada llegó un nuevo entrenador, Djukic, que no depositó demasiada confianza en Parejo, por lo que volvió a tener poca continuidad. El serbio no duró demasiado en Valencia y fue Pizzi el encargado de dirigir al equipo hasta el final de la competición. Con el argentino alcanzó su mejor nivel y se puso por primera vez el brazalete de capitán. 

 

El Atlético de Madrid, que ya había estado interesado en él cuando jugaba en el Coliseum, volvió a intentar llevarse al madrileño, pero Dani estaba ilusionado con el proyecto de Peter Lim y no escuchó ofertas. 

"Lim es lo mejor que le podía pasar al Valencia" Daniel Parejo

Con la marcha de pesos pesados dentro del vestuario se hizo con el brazalete de capitán, cambió al dorsal 10 y se convirtió en una pieza fundamental tanto dentro como fuera del campo. Explotó su faceta de goleador, acabó la temporada por delante de Paco Alcácer y Álvaro Negredo y consiguió que el equipo quedara el 4º puesto, con un récord de puntos en ese puesto en la historia del fútbol español. 

Amplió su contrato hasta 2020 y se le subió la ficha, lo que le añadió más presión y más expectativas por parte de la grada. 

La temporada 2015-2016 fue un desastre para el equipo, que terminó luchando por no descender. Personalmente, Parejo también vivió momentos duros ya que la grada le presionaba mucho y tuvo que dejar de ser capitán. Llegó incluso a pedir a sus agentes que le buscaran un nuevo equipo porque quería salir del Valencia. 

Con la llegada de Pako Ayestarán y, al ver que no le ponían fácil la salida del club, quiso forzar todo y dejó de entrenar, aunque al final tuvo que pedir perdón y reincorporarse al grupo. Después del amargo trago de la pasada temporada todos esperaban que fuera a mejor, pero todo lo contrario: era titular y segundo capitán y, aunque su rendimiento mejoró con la llegada de Voro, el equipo no funcionaba. 

Además de lo deportivo, tuvo muchos problemas con unos vídeos e imágenes que se hicieron públicas de una fiesta en diciembre en la que estaba en mal estado, tras las que tuvo que pedir perdón. Después de  esto tenía claro que su futuro no estaba en Valencia. 

 

La llegada de Marcelino García Toral y Mateu Alemany cambió completamente el futuro del jugador, porque le pidieron que confiara en su proyecto y consiguieron que no se marchara al Sevilla, que era el equipo al que todos apuntaban que se iría. 

Asumió de nuevo la capitanía, mejoró tanto su actitud como su compromiso y la relación con la grada cambió. En la primera temporada del nuevo proyecto el equipo se clasificó para la Champions League y él terminó con 42 partidos, 8 goles y 10 asistencias.

"Siempre fui sincero. Cuando estaba jodido y me quería ir, lo dije y ahora que soy feliz, digo que quiero quedarme muchos años" Daniel Parejo

En la última temporada, en la que el Valencia celebraba su centenario, volvieron las críticas por el mal comienzo del equipo, pero contó con la confianza de todo el equipo y de su entrenador, que siempre apostó por él. Con la llegada del 2019 los resultados mejoraron y el 25 de mayo, en Sevilla, Daniel Parejo levantó la Copa del Rey, una recompensa a una larga carrera y a un compromiso total en el equipo. 

Ahora es un referente para todo el valencianismo y se ha convertido en un jugador que entrará en la historia del club. 

 

 

 

//