Miami Heat
Miami Heat
Basketball Team
Basketball

Miami Heat

1950 Miami


Esta franquicia, basada en el estado de Florida, fue fundada en 1988 a tenor de una nueva expansión de la NBA (llevada a cabo en 1987). Con este movimiento, la liga pasaba a tener dos equipos más, con la inclusión de Miami y Charlotte.

1988-1991, primeros años en la liga

Los Heat sacaron como primer 5 inicial más habitual a Kevin Edwards, Grant Long, Rony Seikaly, Rory Sparrow y Billy Thompson. Estos 5 jugadores promediaban en conjunto 59,9 puntos por partido de los 97,8 que anotaba de media el equipo, siendo el último de la liga. Miami perdió los 17 primeros partidos de la temporada, ganó 2 de los 7 siguientes y encadenó de nuevo 10 derrotas. Su racha de victorias más larga fue de 3, a finales de marzo, cuando vencieron a Knicks, Spurs y Nets. A pesar de obtener malos resultados en lo deportivo (acabaron con un balance de 15-67), el Miami Arena fue la 12ª cancha (de 25) con más aforo de la liga.

En el Draft de 1989 lograron la 4ª posición por los malos resultados del año anterior, y eligieron a Glen Rice. El rookie Rice fue el tercer máximo anotador del equipo, con 13,6 puntos por encuentro, disputando 77 partidos en su primera temporada, siendo titular en 60 de ellos. Le superaban en anotación Rony Seikaly, con 16,6 PPP (y era además el máximo reboteador con 10,4 por partido) y Sherman Douglas, con 14,3 puntos por partido (este era el mejor asistente del equipo con 7,6 asistencias por partido). En el curso 1989-90 solo añadieron 3 victorias a su récord anterior, por lo que amasaron 18 triunfos (empatada para la 2ª peor marca de ese año). Eso les situó de nuevo en la parte baja de su conferencia. De nuevo tenían buena posición en el Draft, y en 1990 eligieron en la 9ª posición a Willie Burton.

En la campaña 1990-91 los Heat experimentaron una ligera pero muy insuficiente mejoría, pues terminaron con 24 victorias, de nuevo muy abajo en la tabla. A pesar de las primeras difíciles temporadas, Ron Rothstein continuaba dirigiendo al equipo. Seikaly mantuvo sus números y Rice pasó a anotar 17,4 PPP y a entregar casi 5 asistencias por encuentro. Douglas aumentó su anotación hasta llegar a los 18,5 puntos por encuentro, y daba 8,5 pases de canasta de media. El novato Burton, sobre todo desde el banquillo, aportaba 12 puntos de promedio.

En mayo de 1991 el entrenador Rothstein abandona su puesto, y los Heat se hacen con los servicios de Kevin Loughery.

 

1991-95, Kevin Loughery lleva a los Heat a Playoffs

Con el nuevo entrenador en el banquillo y las aportaciones de Glen Rice, Grant Long (drafteado por los Heat en la segunda ronda del Draft de 1988), Rony Seikaly, Steve Smith (como novato) y Willie Burton, los Heat lograron por fin ver su nombre incluido entre los 8 elegidos de su conferencia para jugar los Playoffs, con 38 victorias en su haber. A pesar de ello, cayeron en primera ronda ante Chicago por 3-0, recibiendo en total 135 puntos de un tal Michael Jordan que sería por 2ª vez consecutiva campeón de la NBA.

Michael Jordan lanza a canasta durante los Playoffs contra Miami | Foto: GettyImages
Michael Jordan lanza a canasta durante los Playoffs contra Miami | Foto: Jonathan Daniel, GettyImages

En la temporada 92-93 Miami casi calcó su balance anterior, al que restó dos victorias. Un mediocre 36-46 no les valió para meterse en postemporada, a pesar de que Rice (19 PPP jugando de titular todos los partidos) y Rony Seikaly (promedio de doble-doble con 17,1 puntos y casi 12 rebotes por partido) seguían siendo una buena pareja, y continuaban con el apoyo de Grant Long, que sumó 14 tantos de media en los 76 encuentros que jugó.  Steve Smith (drateado en 1991 de Michigan State), aunque solo jugó 48 partidos, colaboró con 16 puntos de media. Miami no lograba mostrarse consistente, a pesar de que en un momento de la temporada (entre el final de febrero y el principio de marzo de 1993) enlazaron 6 victorias consecutivas. Como contrapartida, de los 7 últimos partidos solo ganaron uno (en la prórroga, ante Washington, con un magnífico Grant Long que se fue hasta los 31 puntos y 10 rebotes), y todos los que perdieron fueron contra equipos del Este, lo que sin duda afectó a sus opciones de entrar en Playoffs.

Los chicos de Loughery tuvieron un mal comienzo de campaña 93-94, pues perdieron 6 de los primeros 9 partidos. A pesar de ello, lograron remontar (aunque perdieron 7 encuentros seguidos en enero) gracias a un buen momento de forma que mantuvieron desde la segunda mitad de febrero hasta mediados de marzo de 1994. Glen Rice volvió a liderar a los suyos con 21,1 puntos por partido, solo faltando a una cita en toda la temporada. A los cómplices habituales, Steve Smith, Rony Seikaly y Grant Long, había que sumar a Brian Shaw, que añadía 9 puntos de media, y Harold Miner, que aportaba 10,5 PPP. Aunque los Heat acabaron la temporada con resultados nada sobresalientes (4-6 en los últimos 10 choques del curso), lograron finalizar con un balance positivo de 42-40, que les dio la 8ª plaza del Este en los Playoffs. De este modo, se enfrentaron al mejor récord de su conferencia, que poseían los Hawks de Atlanta.  Los Heat ganaron el primer partido por cinco puntos, perdieron el segundo (por 18) y ganaron el siguiente con un margen de 4 puntos, por lo que una victoria en el 4º encuentro les haría pasar de ronda. Ese partido, que se jugó en la cancha de los Heat, lo dominaron los Hawks prácticamente en su totalidad. Los Heat solo pudieron empatar el tercer cuarto a 19, perdiendo los otros tres. Atlanta venció por 14 puntos, gracias a un inspiradísimo Mookie Blaylock que anotó 29 puntos con un 6 de 10 en triples, escudado por Danny Manning, que contribuyó con 26 tantos y 7 rebotes. Por tanto, la eliminatoria se fue a un quinto partido que los Hawks se llevaron en casa, de nuevo con un magnífico Blaylock (13 puntos, 18 asistencias y 4 robos) y la anotación de Kevin Willis (24) y Danny Manning. Los Heat acusaron la fatiga física, pues Loughery usó a 8 jugadores en exceso durante la eliminatoria, sin contar apenas con Willie Burton, Matt Geiger, Harold Miner y Keith Askins. Así, la postemporada de Miami volvió a acabar en un corto recorrido.

Para la temporada 94-95 los Heat los Heat perdieron a Brian Shaw, que firmó como agente libre con los Magic, y en noviembre cortaron a Willie Burton, traspasaron a Seikaly a Golden State, y también a Grant Long y Steve Smith a Atlanta a cambio de Kevin Willis y una elección de 1ª ronda de 1996. El equipo, que seguía siendo liderado por Glen Rice, no encontraba la regularidad necesaria para mostrarse competitivo: de los primeros 20 partidos perdieron 14, y el rumbo que estaba tomando el equipo no auguraba nada bueno. Miami ganó solo 5 partidos en enero, y el 14 de febrero se efectuó el cambio de entrenador; Loughery dejó su sitio a Alvin Gentry, que acabó la temporada 15-21, para un balance final de 32 victorias en 82 partidos, insuficientes para aspirar a las eliminatorias.

1995, Pat Riley, Hardaway y Mourning

En septiembre de 1995, Miami se hizo con los servicios de Pat Riley, que desempeñó tanto el cargo de Presidente como el de entrenador, a partir del curso 95-96. Los Heat traspasaron a Matt Geiger, Khalid Reeves y Glen Rice a Charlotte a cambio de Alonzo Mourning, LeRon Ellis y Pete Myers. Mourning inmediatamente se echó el equipo a la espalda, y los Heat ganaron 12 de los primeros 20 choques. Mourning produjo durante toda la temporada a gran nivel, promediando 23,2 PPP y 10,4 rebotes por partido, y con el fichaje de Tim Hardaway en febrero Miami ganó un gran pasador (Hardaway promedió esta temporada con Miami 10 asistencias/partido además de 17 puntos). Con este gran dúo y con buenos secundarios (Bimbo Coles, Billy Owens, Rex Chapman, Kevin Willis), Miami completó un buen último tramo de temporada, acabando 15-8 desde el 5 de marzo. Así, tuvieron un récord de 42-40 que, como octavos del Este, les enfrentó a los Bulls del 72-10 en primera ronda de Playoffs. Fueron barridos 3-0, perdiendo los encuentros por 17, 31 y 21 puntos. A pesar de ello, cayeron ante los históricos Bulls campeones con el mejor balance en temporada regular.

Alonzo Mourning, junto a Kevin Garnett | Foto: Kevin Gossage, GettyImages
Alonzo Mourning, junto a Kevin Garnett | Foto: Kevin Gossage, GettyImages

96-97

Esta campaña los pupilos de Riley comenzaron con tenacidad, y alcanzaron su 10ª derrota de la temporada cuando ya habían ganado otros 25 partidos. Hardaway (20,3 PPP y 8,6 APP) y Mourning (19,8 PPP y 9,9 RPPP) eran una gran dupla que, con los apoyos adecuados, hacía mucho daño. Además, contaron con la incorporación de Jamal Mashburn, que llegó en febrero de 1997 de Dallas a cambio de Danilovic, Müursep y Thomas. Los Heat quedaron segundos del Este, con 61 victorias, tan solo por detrás de los feroces Bulls (69-13). En Playoffs sufrieron para pasar en primera ronda ante Orlando (3-2), volvieron a encontrar dificultades para vencer en semifinales de conferencia contra New York Knicks (4-3), y no pudieron dar más de sí para disputarle el campeonato del Este de nuevo a los Bulls, que se impusieron en 5 partidos. El único encuentro que ganó Miami tuvo como protagonistas a Mourning (25 puntos, 7 asistencias) y Mourning (18 tantos y 14 capturas).

97-98

Los Heat volvieron a ser segundos del Este tras unos Bulls que no aflojaban el paso. Hardaway jugó 81 partidos, mientras que Mourning no tuvo tanta regularidad: el pívot tan solo disputó 58 partidos, pero en ellos promedió casi un doble-doble, con 19,2 PPP y 9,6 RPP. Jamal Mashburn jugó algo más de la mitad de los partidos (48), y encestaba de media 15 puntos. Los Heat se confirmaban como un equipo más sólido, y fueron capaces de encadenar 10 victorias seguidas en el mes de febrero y 7 en la segunda quincena del mes de marzo. Con un balance final de 55-27, se enfrentaron en primera ronda de Playoffs a los Knicks de Patrick Ewing. Miami ganó el primer encuentro cómodamente 94-79, pero dejó escapar el segundo en casa por 86-96. Venció en el primer choque en el Garden (el tercero de la serie), pero dejó escapar los dos siguientes y con ello la eliminatoria.

98-99

Esta temporada no comenzó hasta febrero del año 1999 porque se produjo un ‘lockout’ a causa del desacuerdo entre jugadores y franquicias para negociar un nuevo CBA (Collective Bargaining Agreement). Por tanto, se redujo el calendario hasta los 50 partidos. Los hombres de Riley ganaron 33, por lo que finalizaron en la cima del Este, con las mismas victorias que Orlando e Indiana. De nuevo, se cruzaron con los Knicks en primera ronda de eliminatorias y no tuvieron mejor suerte que el año anterior; cayeron en 5 partidos, logrando ganar el 2º y el 4º, y perdiendo el definitivo por un punto, tras la canasta decisiva de Allan Houston.

99-00

El núcleo de Hardaway, Mourning y Mashburn siguió a buen rendimiento esta temporada, y contaba con las piezas secundarias de Dan Majerle, PJ Brown y Voshon Leonard. Miami de nuevo hizo un buen comienzo de temporada, ganando 15 de sus primeros 20 partidos. Llegó al parón de febrero (por el All-Star) con un registro de 30-17, que llegó hasta el 52-30 al final de temporada. Fueron el 2º mejor balance del Este por detrás de Indiana, y eso les enfrentó a los séptimos del Este, los Pistons, en primera ronda de Playoffs. Miami barrió 3-0 a Detroit, aunque ganó con apuros (82-84) el segundo partido, en el que todos los titulares anotaron 10 puntos o más. En semifinales de conferencia jugaban de nuevo contra los Knicks, que consiguieron llevar la serie al 7º partido, pues Miami pudo haber ganado en el 6º, que los Knicks vencieron por 70-72 tras remontar en la segunda parte. Miami dejó escapar el definitivo encuentro, pues los Knicks se pusieron arriba 83-82, y los tiros fallados de Mashburn, Hardaway y Weatherspoon condenaron a los de Riley a caer de nuevo.

00-01

Aunque Miami contaba con jugadores ya con cierta edad como Tim Hardaway (34) y Alonzo Mourning (30), y los fichajes de AC Green (37) y Cedric Ceballos (31), volvieron a ocupar la mitad alta de la tabla. El equipo traspasó a PJ Brown, Rodney Buford, Tim James, Jamal Mashburn y Otis Thorpe a Charlotte a cambio de Ricky Davis, Dale Ellis (a quien luego cortaron), Eddie Jones y Anthony Mason (estos dos últimos pasaron a ser los máximos anotadores del equipo, con 17,4 PPP y 16,1 PPP respectivamente).

Con un balance de 50-32 que les colocaba como 3º del Este, disputaron de nuevo la postemporada. Su rival era Charlotte Hornets, que comandado por Mashburn y Baron Davis barrió a Miami por 3-0. El equipo que entrenaba Riley había sido consistente durante varias temporadas, pero no conseguía llegar lejos en Playoffs.

Baron Davis intenta encestar, defendido por Alonzon Mourning | Foto: Bob Rosato, GettyImages
Baron Davis intenta encestar, defendido por Alonzon Mourning (#33) | Foto: Bob Rosato, GettyImages

01-02

Para este curso los Heat firmaron a LaPhonso Ellis, Kendall Gill, traspasaron a Hardaway a Dallas por una elección de Draft, y también se hicieron con el veterano Rod Strickland. Con un equipo ya veterano, y notando la ausencia de Hardawa y Mason, Mourning y Eddie Jones  no pudieron obrar el milagro. Los Heat perdieron 16 (12 de forma consecutiva) de sus 20 primeros encuentros, y la tónica no mejoró con el transcurso de los partidos. Miami acabó la temporada con 36 victorias, lejos de las plazas de Playoffs. En el Draft de 2002 escogieron a Caron Butler (10ª elección) y Rasual Butler (2ª ronda).

02-03

Esta fue una temporada en la que los Heat buscaban continuar la reconstrucción, y tras la ausencia de Mourning (problemas de riñón) los líderes del equipo fueron Eddie Jones, el rookie Caron Butler, y Brian Grant. Estos tres fueron los únicos jugadores que anotaron más de 10 puntos por partido para los Heat. De nuevo protagonizaron un mal comienzo, incapaces de encadenar victorias, y llegaron al descanso de febrero con un balance de 17-32. Este registro desembocó en un final 25-57, que les hundió en las últimas plazas del Este. Gracias a ello, con la 5ª elección del Draft de 2003, escogieron a Dwyane Wade.

03-04, comienza la era Wade

El comisionado David Stern saluda a Wade durante el Draft | Foto: Jesse D. Garrabrant, GettyImages
El comisionado David Stern saluda a Wade durante el Draft | Foto: Jesse D. Garrabrant, GettyImages

 

Con la llegada del joven Wade hubo cambio en los banquillos, y Pat Riley fue sustituido por Stan Van Gundy. También llegaron Udonis Haslem, Rafer Alston y Lamar Odom. A pesar de empezar la temporada con 7 derrotas seguidas, los Heat remontaron el vuelo, y con 12 victorias en 15 partidos en marzo consiguieron hacerse con una plaza en Playoffs. Con un balance final de 42-40, los Heat de Wade, Eddie Jones, Odom y Alston se enfrentaron a los Hornets (reubicados a Nueva Orleans) en primera ronda. Fue una serie emocionante que se fue al 7º partido, que se llevaron los Heat gracias a una buena actuación de Caron Butler (23 puntos con 10/18 en tiros, además de 9 rebotes), apoyado por Lamar Odom y Brian Grant, 16-9 y 14-9 puntos y rebotes respectivamente. En las semifinales de conferencia su rival fueron los Pacers de Indiana, liderados por Metta World Peace y Jermaine O’Neal. Tras un 2-2, Indiana hizo los deberes en casa, y se llevó la eliminatoria en el 6º partido venciendo en el AmericanAirlines Arena, por 73-70, a pesar de los 24 puntos de Wade y los 22 de Odom.

 

04-05, llega Shaq

En el segundo año de la ‘Era Wade’ volvió Mourning tras recuperarse de sus problemas de riñón, y Caron Butler, Lamar Odom y Brian Grant se marcharon a los Lakers a cambio de Shaquille O’Neal. El dúo de Shaq con Wade, a pesar de la veteranía del pívot (32), resultó muy provechoso. Acumularon 14 victorias seguidas en diciembre, y entre febrero y marzo los Heat vencieron 21 partidos y perdieron tan solo 6. Esto les impulsó hasta la cima de la Conferencia Este, con un balance de 59-23. Wade promedió durante la temporada 24,1 puntos y 6,8 rebotes. Llegados los Playoffs, barrieron en primera ronda a los New Jersey Nets de Vince Carter y Jason Kidd  por 4-0. Wade anotó en la serie 32, 17, 22 y 34, para cerrar la eliminatoria. En las semifinales del Este también pasaron por encima de los Wizards 4-0, con un Wade estelar en el último partido, que anotó 42 puntos con 13/22 en tiros. En la Final de Conferencia Este tenían enfrente a los Pistons, rival de nivel que fue 2º en el Este en temporada regular, y ganó la NBA el año anterior. Miami llegó al 5º partido 3-2 arriba, pero en el 6º partido (que no jugó Wade) fue derrotado por los Pistons, 66-91. En el 7º y definitivo partido, con Wade de vuelta, los Heat no pudieron contener a los Pistons; a pesar de los 20 puntos de ‘Flash’ Wade y los 27 de Shaq, Detroit venció por 88-82 y dejó a los Heat sin Finales.

05-06

Antoine Walker y Jason Williams llegaron a la franquicia como parte de un traspaso a cinco bandas, que envió fuera de Florida a Eddie Jones y Rasual Butler, entre otros. También firmaron al veteranísimo (37 años) Gary Payton, que jugó 81 partidos, 25 de ellos de titular. Tras un mediocre comienzo (11-10) de temporada a las órdenes de Van Gundy, Pat Riley retomó su anterior trabajo como entrenador y dirigió al equipo los partidos restantes. Con Riley los Heat lograron un 41-20, con 15 victorias en 16 partidos entre febrero y marzo. Con un balance final de 52-30, Miami fue capaz de colocarse en 2ª posición en el Este por detrás de Pistons. En primera ronda se enfrentaron a los Bulls, a los que vencieron 4-2, ganando los dos últimos partidos por 78-92 y 113-96. En semifinales del Este, contra los Nets, perdieron el primer partido por 100-88, con un gran partido de Kidd, Carter y Richard Jefferson. Tras esa derrota ganaron los cuatro siguientes, venciendo en el último agónicamente por 105-106, con un robo de ‘Flash’ a un pase de Kidd que certificó la victoria. En la Final del Este se volvieron a enfrentar a los Pistons, pero esta vez los Heat se llevaron el gato al agua; ganaron el primer partido con Wade anotando 25 puntos con 9/11 en tiros, y perdieron el segundo por 4. Ganaron los dos siguientes (83-98 y 78-89), pero no cerraron la eliminatoria en el 5º.  No dejaron escapar la oportunidad en el 6º, y con un 78-95 (impulsado por los 28 puntos y 16 rebotes de Shaq y los 14 puntos y 10 asistencias de Wade) fueron capaces de llegar a las Finales de la NBA. Perdieron los dos primeros partidos contra Dallas, que estaba liderado por Dirk Nowitzki, que en el segundo partido anotó 26 puntos y 16 rebotes. Miami se repuso y ganó los dos partidos en casa (en el 3er encuentro Wade anotó 42 puntos y 36 en el cuarto). El 5º partido, jugado en casa de Miami, tuvo un final agónico en el que los Heat se impusieron 100-101, con cruciales acciones de Payton y Wade. El 6º partido también tuvo altas dosis de emoción, y tres jugadores de Miami firmaron un doble-doble de puntos y rebotes para asegurar la victoria; Wade (36-10), Udonis Haslem (17-10) y Antoine Walker (14-10). El partido acabó 95-92 para los Heat, y con esta victoria ‘Flash’ Wade logró su primer anillo en los Heat.

Shaquille O'Neal realiza el salto inicial para los Heat en las Finales de 2006 | Foto: Garrett Ellwood, GettyImages
Shaquille O'Neal realiza el salto inicial para los Heat en las Finales de 2006 | Foto: Garrett Ellwood, GettyImages

06-07

Tras coronarse campeones de la NBA, los Heat no estuvieron a la altura del año anterior, pero a pesar de ello lograron meterse en Playoffs como cuartos de la Conferencia Este, con un 44-38. Shaq y Wade continuaron rindiendo durante esta temporada, y Mourning continuó jugando a pesar de sus 36 años. Miami se enfrentó en primera ronda contra los Bulls, liderados por Luol Deng y Ben Gordon, a los que no pudieron superar. Cayeron por 5 en el primer partido (en el que Deng anotó 33, Gordon 24 y Andrés Nocioni 17) y no pudieron levantar cabeza en los siguientes encuentros, perdiendo por 18 en el segundo, por 8 en el tercero (a pesar de que Wade y O’Neal combinaron para 51 puntos) y por 13 en el cuarto y definitivo (a pesar del doble-doble de puntos y asistencias de Wade, 24-10).

07-08, lesiones de Wade y marcha de O'Neal

Durante esta campaña Wade se perdió los últimos partidos del curso, debido a que se dislocó el hombro izquierdo y sufrió una ruptura en el tejido ligamentoso del Labrum. Durante los 51 partidos que disputó durante la temporada promedió 24,6 PPP, siendo el máximo anotador de los Heat. El equipo notó su ausencia, y a pesar de que Shaq jugó la primera mitad de la temporada (33 partidos), porque luego fue traspasado por Shawn Marion (que jugó 16), que Ricky Davis disputó el curso completo y Jason Williams disputó 53 de sus 67 partidos de titular, los Heat no lograron un balance lo suficientemente bueno. Aunque habían firmado a un gran nombre cono Anfernee Hardaway y con Mourning todavía en el equipo, ya estaban lejos de su mejor nivel y de su mejor físico. Miami terminó con un 15-67, que les hundió en la última posición del Este, habiendo acumulado 26 derrotas en 27 partidos entre diciembre de 2007 y febrero de 2008. En junio de 2008 draftearon a Michael Beasley y firmaron a Mario Chalmers.

08-09, Spoelstra toma el banquillo

Para esta nueva temporada Erik Spoelstra, que fue ayudante de banquillo de Riley, tomó el cargo de entrenador jefe. Firmaron a James Jones y Jamaal Magloire, que eran agentes libres, y tras fichar a Shaun Livingston en octubre lo traspasaron en enero. En el mes de febrero se hicieron con el interior Jermaine O’Neal a cambio de Shawn Marion y Marcus Banks. Wade ya estaba recuperado, y esa temporada jugó 79 partidos, en los que anotaba de media 30,2 puntos por partido, lo que le convirtió en el máximo anotador de la liga. Apoyado por Beasley, Haslem, Chalmers, y la sucesión de Marion y O’Neal, ‘Flash’ volvió a llevar a los suyos a los Playoffs. Aunque no encadenaron muchos triunfos seguidos, tampoco se hundieron en ninguna racha prolongada de derrotas, y con un 43-39 acabaron en la 5ª plaza del Este. Se veían las caras con los Hawks en primera ronda, que tenían ventaja de campo. Atlanta ganó sobradamente a los Heat en el primer partido, por 64-90; solo Wade (19) y Beasley (10) anotaron en dobles figuras para Miami, mientras que en Atlanta lo logró todo el quinteto inicial. No obstante, Miami logró vencer en el segundo encuentro, gracias a los 33 puntos de Wade, y extendió la racha al tercer partido, que ganaron con un amplio margen por 78-107, en el que destacaron Wade (29 puntos, 8 asistencias) y Jermaine O’Neal (22 puntos, 10 rebotes). Atlanta empató de nuevo la serie en el cuarto partido, ganado 81-71, y tomó ventaja en el 5º encuentro tras imponerse 91-106 tras un buen segundo cuarto en el que aventajaron a los de Spoelstra por 19 puntos. Los Heat evitaron la eliminación en el 6º tras ganar 72-98 con 41 puntos de Wade, pero finalmente cayeron en el definitivo encuentro por 78-91, en el que los artífices de la victoria de los Hawks fueron Joe Johnson (27 puntos y 5 robos) y Josh Smith (21 puntos y 9 rebotes).

09-10

Miami traspasó a Mark Blount para conseguir a Quentin Richardson, que fue titular en 75 de los 76 partidos que jugó. Este jugador se unió al núcleo de Wade (26,6 PPP esta temporada), Beasley y Jermaine O’Neal, y promediaba casi 10 puntos y 5 asistencias por choque. En el puesto de base se alternaban Chalmers, Carlos Arroyo y Rafer Alston (que llegó para jugar 25 partidos). Miami finalizó con fuerza la temporada, y desde el comienzo de marzo hasta el final de la temporada a mediados de abril, ganaron 18 partidos y perdieron 4. De nuevo quintos en el Este, se batían a los Celtics en primera ronda. Miami perdió los tres primeros encuentros (el segundo de forma abultada, por 77-106, con un estelar Ray Allen), y ganó el cuarto por 92-101 con un estelar Wade que anotó 46. Los Heat cayeron en el quinto partido por 86-96, con lo que fueron eliminados por unos Celtics que serían subcampeones de la liga tras verse superados por los Lakers.

10-11, se reúne el 'big three' 

Bosh, Wade y James durante su presentación ante los Heat | Foto: Doug Benc, GettyImages
Bosh, Wade y James durante su presentación ante los Heat | Foto: Doug Benc, GettyImages

El verano de 2010 los Heat pusieron patas arriba la liga: lograron reunir a Dwyane Wade con LeBron James y Chris Bosh deshaciéndose tan solo de varias futuras elecciones de Draft. Además, firmaron a Mike Miller, Zydrunas Ilgauskas y Juwan Howard, y enviaron a Michael Beasley a Minnesota a cambio de una elección de segunda ronda de 2011 y dinero. Con este ‘big three’, los Heat eran un super equipo que inmediatamente aspiraba a lo más alto. Miami confirmó su alto estatus cuando desde finales de 2010 hasta comienzos de enero de 2011 ganaron 22 partidos (con rachas de 12 y 9 victorias consecutivas) y perdieron 2. Se mostraban como un equipo temible y que ansiaba dominar el Este. Con un 15-3 para finalizar la ‘regular season’, el equipo dirigido por Spoelstra quedó segundo en su conferencia tras los Bulls del MVP Derrick Rose. Miami calcó las tres series de Playoffs (primera ronda, semifinales del Este y finales del Este) antes de pasar a la eliminatoria por el campeonato; eliminó a Philadelphia, Boston y Chicago por 4-1. En las Finales se enfrentaban a Dallas, liderado por un Dirk Nowitzki que fue el máximo anotador en tres partidos de la serie. Miami comenzó con una victoria (en la que LeBron firmó un 24-9-9), pero dejó escapar su segundo partido en casa por 95-93 (Nowitzki anotó 9 puntos en el tramo final del encuentro para decantar la balanza). Logró también ganar un encuentro (el 3º, por 88-86, en el que Wade sumó 29 puntos con 12/21 en tiros, además de 11 rebotes) en Dallas, con lo que se llegó con 2-2 al 5º partido de la serie. Ese partido se lo llevó Dallas 103-112, imponiéndose tres cuartos, tan solo dejando escapar el primero por 31-30. A pesar del triple-doble de 17-10-10 de LeBron James y el 40% en triples de los Heat, Dallas venció impulsado por un mejor acierto desde la distancia del 68% y los 80 puntos que anotaron entre sus titulares. Por tanto, los Heat se enfrentaban en el 6º partido a la eliminación en su cancha. En este decisivo partido, el suplente Jason Terry fue el máximo anotador con 27 tantos, que logró con una buena efectividad de 11 aciertos en 16 tiros, y contó con el apoyo de Nowitzki (21 puntos y 11 rebotes) y J.J. Barea (15 puntos con 7/12). Las estrellas de Miami no tuvieron su mejor noche y eso condenó al equipo: Wade no anotó ningún triple en 4 intentos y se quedó en 17 puntos y 5 pérdidas (aunque sumó 6 asistencias y 8 rebotes), LeBron anotó 21 y repartió 6 asistencias pero perdió 6 balones y tuvo un +/- de -24 en pista, y Bosh contribuyó con 19 tantos y 8 rebotes. Dallas comenzó la segunda mitad con 2 puntos de ventaja, y nunca volvió a ponerse por detrás, finiquitando el partido y el campeonato por 105-95.

11-12, primer campeonato del 'big three' ante Oklahoma                                                                                         

Esta temporada, acortada a 66 partidos por el ‘lockout’, los Heat volvían a la carga. LeBron James se hizo con el timón del equipo, y con sus promedios de (puntos-rebotes-asistencias) 27,1-7,9-6,2 se proclamó MVP de la temporada. A pesar de no ser un conjunto especialmente triplista (solo Mike Miller y James Jones estuvieron por encima del 40% de acierto), destacaban por su facilidad anotadora y un desempeño igual o mejor en defensa. Wade y Bosh anotaron de media 22 y 18 puntos respectivamente, conformando un ‘big three’ ofensivo de un calibre estelar. Desde el 17 de enero hasta el parón del All-Star a finales de febrero, Miami ganó 19 partidos y perdió solo 3; con un calendario acortado esta racha les sirvió para ocupar la parte alta del Este. Al final de la temporada acabaron segundos tras los Bulls, y en primera ronda de Playoffs se midieron a los Knicks, cuya estrella era Carmelo Anthony. Miami no encontró mucha resistencia (se impuso en el primer partido por un margen de 33 puntos) y venció 4-1, sellando la eliminatoria en casa por 94-106 con un gran esfuerzo coral. En semifinales de conferencia jugaban contra los Pacers, un conjunto algo más sólido con veteranos como David West y Danny Granger, y la joven estrella Paul George. A pesar de ser un mejor rival, LeBron se adueñó de la serie, y tras ceder el segundo y el tercer partido lideró a los suyos para ganar los 3 siguientes y acabar eliminando a Indiana por 4-2 (Wade en el último encuentro firmó 41 puntos y 10 rebotes). En la final del Este se enfrentaban contra Boston, que había dejado en el camino a Atlanta y Philadelphia. Tanto Miami como Boston ganaron sus dos partidos en casa, y el 5º de vuelta en Miami fue para los Celtics por 94-90, a pesar de los 30 puntos que anotó James. El 6º partido podía ser el definitivo pero los Heat trabajaron para forzar lo contrario; tras un primer cuarto en el que superaron a Boston por 26-16, mantuvieron la intensidad (los Celtics no fueron por delante en el marcador ni 2 minutos en total), y con otro partidazo de LeBron (45 puntos y 15 rebotes) lograron el empate en la serie tras ganar 98-79. El partido decisivo se jugaba en Florida, y a pesar de que los cinco iniciales de Boston anotaron por encima de la decena y Rondo hizo un triple-doble, se vieron superados por los Heat. Miami llevó a cabo un excelente último cuarto en el que anotó con soltura, y además defendió con intensidad; el último parcial comenzaba con empate a 73, y el partido finalizó 88-101 para Miami, con 28 puntos repartidos entre el ‘big three’. El único equipo que les separaba del anillo eran los jóvenes Thunder de Oklahoma City, con unos jóvenes y eléctricos Kevin Durant y Russell Westbrook. Los Thunder se llevaron el primer encuentro, aupados por los 36 puntos de Durant (4/8 en triples) y los 27-8-11 (puntos, rebotes, asistencias) de Westbrook. Miami se puso las pilas y ganó el segundo por 4 puntos gracias a las actuaciones de James, Wade, Bosh y Battier. A partir del tercer partido, en casa de los Heat, la serie se puso muy cuesta arriba para los Thunder, y LeBron lideró a los suyos a dos nuevas victorias (con 29 y 26 puntos). Miami tuvo la oportunidad de cerrar la serie en casa en el 5º partido y no la desperdició; con un brillante tercer cuarto y la aparición del tirador Mike Miller (anotó 7 triples en 8 intentos) los Heat se llevaron el 21 de junio de 2012 la victoria y el campeonato en la era del ‘big three’ de James, Wade y Bosh.

Wade (#3) entra a canasta contra Oklahoma durante las Finales de 2012 | Foto: Garrett Ellwood, GettyImages
Wade (#3) entra a canasta contra Oklahoma durante las Finales de 2012 | Foto: Garrett Ellwood, GettyImages

12-13, Miami repite ante San Antonio

Los Heat, que ya eran un ‘superteam’, incluyeron para esta temporada en su plantilla al tirador Ray Allen, y mantuvieron su núcleo del curso pasado. Entre el 3 de febrero y el 25 de marzo los Heat ganaron todos sus encuentros, lo que resultó en una racha de 27 victorias seguidas, la tercera mejor marca de la NBA. Tras esa espectacular cifra, ganaron 10 de los 12 últimos partidos de temporada regular. Reinaron el Este con un 66-16, y LeBron volvió a ser MVP, promediando 26,8-8-7,3. Barrieron por 4-0 a su rival en primera ronda, los Bucks; el margen de puntos más pequeño que tuvieron fue de 8 puntos en el segundo partido. En semifinales de su conferencia tenían enfrente a los Bulls, que ganaron el primer partido con un inspirado Nate Robinson que les hizo 27 puntos. Miami se vengó en el segundo partido, en el que con un acierto del 60% en tiros aplastó a los Bulls por 78-115. Los de Spoelstra no levantaron el pie del acelerador, y ganaron el tercero (104-94) y el cuarto (88-65), en el que dejaron a los Bulls en una ridícula anotación. En un emocionante quinto partido, a pesar de los esfuerzos de Nate Robinson, Jimmy Butler y Carlos Boozer, los Heat derrotaron a Chicago por 91-94; Miami empezó el último cuarto perdiendo por 8, pero gracias a una buena racha de Battier y aportaciones de Norris Cole, LeBron y Wade lograron pasar de ronda. En la final del Este se encontraban con los Pacers, que habían experimentado una notable mejora. Miami ganó el primer partido en la prórroga 102-103, con una canasta ganadora de LeBron James. Indiana ganó el segundo con buenas actuaciones de Paul George y Roy Hibbert, pero Miami se repuso y ganó cómodamente el tercer choque por 18 puntos. Los Pacers consiguieron poner el empate en el cuarto partido con un partido sólido de sus cinco titulares, liderados por Hibbert, que anotó 23 puntos y capturó 12 rebotes. De nuevo en Miami, los Heat defendieron su cancha y se impusieron por 79-90, impulsados por un tercer cuarto en el que secaron a Indiana y anotaron con facilidad (13-30). Aunque pudieron acabar la serie en el 6º partido, no lo hicieron, pues los Pacers sacaron las garras y con Paul George a la cabeza pusieron el 3-3. Miami jugaba el 7º partido en casa, y con un muy buen segundo cuarto y los 32 puntos de LeBron lograron imponerse. En las Finales les esperaban los San Antonio Spurs, más descansados pues barrieron a los Grizzlies para ser campeones del Oeste. Así, los Heat perdieron el primer partido por 4 puntos. Miami se repuso, ganando el 2º partido, en el que el máximo anotador fue Mario Chalmers con 19 puntos. Los Spurs no perdonaron el tercer partido en su AT&T Center, aniquilando a Miami por 77-113; las estrellas de Miami no rindieron a su mejor nivel y en San Antonio contaron con dos protagonistas inesperados: Danny Green anotó 27 puntos con 7/9 en triples, y Gary Neal sumó 24 tantos con 6 triples anotados en 10 intentos. No obstante, los Heat no agacharon la cabeza y se llevaron el cuarto partido, en el que LeBron y Wade combinaron para 65 puntos. Los Spurs rompieron el empate de nuevo gracias a un gran partido colectivo, pero LeBron y Ray Allen obraron el milagro en el 6º encuentro para no caer eliminados; tras empezar el último cuarto perdiendo por 7, James anotó 15 puntos, y yendo 3 abajo a falta de 15 segundos, Chris Bosh capturó un fallo de LeBron y encontró a Ray Allen en la esquina derecha, que lanzó un triple por encima de Tony Parker que forzó la prórroga. Allen y James volvieron a destacar en el tiempo extra para poner el 3-3 en la serie por el campeonato. En el último partido, disputado en Miami, LeBron anotó 37 puntos y Wade le secundó con 23, para acabar obteniendo la victoria por 88-95, y por tanto el campeonato. LeBron logró (de nuevo, porque contra Oklahoma también lo ganó) el MVP de las Finales con 25-11-7.

Ray Allen (#34) se levanta para anotar el triple que forzaría la prórroga en el Game 6 de las Finales | Foto: Garrett Ellwood
Ray Allen (#34) lanza el triple que forzaría la prórroga en el Game 6 de las Finales de 2013 | Foto: Garrett Ellwood, GettyImages

13-14, los Spurs les privan del 'threepeat'

Tras dos campeonatos consecutivos, los Heat buscaban el ‘threepeat’ (triplete). Dwyane Wade jugó tan solo 54 partidos de temporada regular, puesto que sufrió de migrañas y problemas en el pie y en la rodilla. A pesar de la irregularidad de ‘Flash’, los Heat volvieron a Playoffs otro año más, siendo segundos de su conferencia con 54 victorias. Pasaron por encima de los Bobcats 4-0, y disputaron las semifinales de conferencia contra Brooklyn. El equipo de veteranos como Paul Pierce, Andrei Kirilenko y Kevin Garnett, dirigidos por Joe Johnson y Deron Williams, solo pudo robar un encuentro a los Heat. Miami ganó los dos primeros, cedió el tercero y ganó el cuarto y el quinto (este último por 2 puntos) para avanzar de ronda. Repetían final de conferencia contra Indiana, a los que esta vez vencieron en 6 encuentros: tras perder el primero en Indianápolis, ganaron tres seguidos, y dejaron escapar el 5º, cayendo 90-93 ante un Paul George desatado (37 puntos). Los Heat comenzaron con fuerza el 6º partido y liderados por James y Bosh batieron a Indiana. De nuevo en las Finales, y otra vez contra los Spurs. Esta vez la historia fue diferente, porque las lesiones que arrastró Wade lastraron su rendimiento y los Spurs jugaron un gran baloncesto. San Antonio ganó su primer partido en casa por 15 pero los Heat robaron el segundo con un gran LeBron, que sumó 35 tantos. Los Spurs ganaron el tercer encuentro 111-92, capitalizando las 20 pérdidas de Miami (7 de LeBron) y los 29 puntos de Leonard. Lograron vencer de nuevo en casa de los Heat para ponerse 3-1, y los Spurs culminaron la serie en casa 87-104, evidenciando que LeBron no había contado con el apoyo del año anterior, y además había sido defendido por un jugador hábil e incómodo como Kawhi Leonard, que fue MVP de las Finales.

14-15, marcha de LeBron

Tras no lograr el triplete y ver que la salud de Wade había mermado su juego, LeBron James decidió abandonar los Heat para volver al equipo que lo vio crecer, Cleveland Cavaliers. Miami firmó a Luol Deng, Danny Granger (que luego traspasarían por los hermanos Dragic), Shabazz Napier, Shannon Brown, y Hassan Whiteside. El hueco que dejó LeBron era muy grande, y fue una temporada de transición difícil para los Heat. Pasaron de 54 victorias a 37 este curso, sin opciones de disputar la postemporada. Además, Bosh se perdió la mitad de la temporada porque sufría de coágulos de sangre en sus pulmones, lo que todavía mermaba más el potencial del equipo. En el Draft de 2015 eligieron a Justise Winslow y a Josh Richardson.

15-16

Miami se recuperó esta temporada, y con Bosh de nuevo en la plantilla (aunque disputó 53 partidos y no volvió a jugar por nuevos problemas de coágulos), mejoraron su resultado anterior. Por dentro también contaban con Whiteside y los veteranos Stoudemire y Haslem (y Chris Andersen que solo jugó 7 partidos este curso), y en el perímetro disponían de Wade, Goran Dragic y Joe Johnson (este último fue firmado a finales de febrero y completó 24 partidos). Tras el All-Star Miami completó 15 victorias en los restantes 25 partidos, y acabó la temporada con un balance de 48-34 que les dio de nuevo acceso a Playoffs. Sufrieron para ganar a los Hornets en primera ronda, 4-3; tras ganar los dos primeros partidos en casa (el primero cómodamente por 91-123 y un gran Luol Deng), Charlotte tomó la sartén por el mango con tres victorias seguidas. Eso ponía a los Heat al borde del precipicio en un 6º partido que lograron vencer con esfuerzo colectivo y puntería en el triple. Con la inercia positiva tras forzar el empate, ganaron el 7º partido ampliamente liderados por Goran Dragic. A pesar de que en las semifinales de conferencia Este los Raptors tenían ventaja de campo, perdieron el primer choque ante Miami; no obstante, le devolvieron la jugada a Miami, dejando la serie 2-2 de vuelta en Toronto. Los de Canadá ganaron el 5º partido 91-99, pero Miami forzó de nuevo el empate en el 6º encuentro de nuevo con un gran Dragic. En el 7º partido la falta de acierto en el triple y las grandes actuaciones de los rivales Lowry y DeRozan mandaron a casa a los Heat tras un contundente 89-116.

16-17, Wade se va de Miami

Tras una dura derrota en los Playoffs Dwyane Wade se marchó a los Chicago Bulls, dejando a Miami sin su estrella para esta temporada. Dragic, Whiteside, Josh Richardson, Tyler Johnson y Dion Waiters (que jugó 46 partidos porque tuvo problemas de lesiones en su tobillo izquierdo) intentaron llevar a los Heat a buen puerto, pero se quedaron cortos. El equipo acabó con un 50% de victorias en la temporada, 41-41, fuera de los primeros 8 puestos del Este. En el Draft de 2017 escogieron en la 14ª posición de la primera ronda al novato de Kentucky Bam Adebayo.

17-18, vuelve Wade

Tras ser traspasado de los Bulls y comenzar la temporada con los Cavaliers, el ‘hijo pródigo’ Wade volvió a Miami en febrero tras cursar la primera parte de la temporada en el equipo de Cleveland. Antes de esa fecha (el 9 de febrero), los Heat habían ganado 29 de sus 54 partidos. En el exterior, Dion Waiters jugó 30 de los primeros 32 encuentros del curso, hasta que tuvo que abandonar la temporada tras agravarse su ya maltrecho tobillo izquierdo. Goran Dragic continuó llevando el timón del equipo con 31 años, promediando 17,3 puntos por partido y casi 5 asistencias. ‘The Dragon’ tuvo como escuderos a Josh Richardson (que jugó 81 partidos y sumaba de media casi 13 puntos y 3 asistencias) y Tyler Johnson. Por dentro, el rookie Bam Adebayo disputó gran parte de la temporada y contó con 19 titularidades, y acabó con una media de 6,9 PPP y 5,5 rebotes por partido; Hassan Whiteside jugó 54 partidos de pívot titular, en los que promediaba un doble-doble de 14-11,4 puntos y rebotes. El candadiense Olynyk, desde la posición de ‘4’, aportó 11,5 PPP. Tras la incorporación de ‘Flash’, Miami acabó la segunda parte de la campaña 25-12, para un 44-38 total. Este registro, que les dejaba en la 6ª posición del Este, les enfrentaba a Philadelphia en primera ronda en Playoffs. Miami perdió duramente el primer partido (por 27 puntos), pero ganó el segundo 113-103 con 28 puntos de Wade. Joel Embiid volvió a jugar para los 76ers en el tercer partido (jugado en Miami), que ganó Philadelphia por 20. Miami volvió a perder en el 4º en casa, a pesar de los 25 puntos de Wade y el doble-doble de Whiteside. Los 76ers volvieron a casa para el 5º partido y cerraron la eliminatoria ganando 91-104 gracias al acierto de Redick y la potencia de Embiid y Simmons.

18-19, última campaña de Dwyane Wade

Para esta temporada Miami incorporó a Duncan Robinson, renovó a Derrick Jones Jr. y Justise Winslow, y firmó a Wayne Ellington como agente libre (aunque sería traspasado tras comenzar la temporada junto a Tyler Johnson a Phoenix a cambio de Ryan Anderson). Miami solo ganó 7 de sus primeros 20 partidos, pero remontó un poco el vuelo y llegó al 20-20 casi a mitad de temporada. Continuó cerca del 50% de victorias, pero 5 derrotas en los últimos 6 partidos de la temporada les condujeron a un 39-43 final que les dejó en la 10ª posición del Este por detrás de Charlotte que contaba con las mismas victorias. En junio tuvieron la ocasión de elegir a dos jugadores, que fueron Tyler Herro y Bol Bol (al que luego enviaron a Denver). Esta fue la última temporada de Dwyane Wade, que en su último partido en casa (el 9 de abril de 2019) contra Philadelphia anotó 30 puntos en la victoria de su equipo.

Wade celebra tras anotar el 'game-winner' contra los Warriors el 27 de febrero de 2019 | Foto: Isaac Balidzon, GettyImages
Wade celebra tras anotar el 'game-winner' contra los Warriors el 27 de febrero de 2019 | Foto: Isaac Balidzon, GettyImages

19-20, Jimmy Butler al cargo de unos jóvenes Heat

En verano de 2019 los Heat hicieron varios movimientos para reforzar su plantilla; en julio de 2019 Miami logró hacerse con el escolta Jimmy Butler en un traspaso a cuatro bandas en el que dejaron ir a Whiteside a los Blazers y a Josh Richardson a Philadelphia, equipo del que venía Butler. El escolta tomó el mando del equipo, con el apoyo de los jóvenes Derrick Jones Jr. (22), Justise Winslow (23), Kendrick Nunn (24), Tyler Herro (20) y Bam Adebayo (22). A pesar de no ser base Butler fue el máximo asistente de esa temporada (6,1 APP), y también el máximo anotador (20,2 PPP). También tenían papeles importantes el interior Meyers Leonard (27), Goran Dragic (33) y Jae Crowder (29). Los Heat llegaron al parón del All-Star con un balance positivo, y en sus últimos partidos del curso antes de la suspensión de la temporada (por el Covid-19) lograron 5 victorias en 7 partidos para un récord de 41-24, que les colocó en la 4ª posición del Este muy cerca de la clasificación matemática para los Playoffs. El grupo de jugadores jóvenes con el liderazgo de Dragic y Butler ha dado la sorpresa en su conferencia, rindiendo a gran nivel y peleando por la ventaja de campo en una hipotética postemporada.

(De izquierda a derecha) Tyler Herro, Bam Adebayo y Jimmy Butler en el banquillo antes de un encuentro contra Boston en enero de 2020 | Foto: Michael Reaves, GettyImages
(De izquierda a derecha) Tyler Herro, Bam Adebayo y Jimmy Butler en el banquillo antes de un encuentro contra Boston en enero de 2020 | Foto: Michael Reaves, GettyImages
//