Borussia Dortmund 2013: el año en que debió llegar la culminación
Borussia Dortmund 2013: el año en que debió llegar la culminación || Foto: Gerard Faiges (VAVEL).

El amarillo y el negro del Borussia Dortmund volvía a inundar Europa después de unos años haciéndolo en Alemania. El 2013 lanzó al equipo de Dortmund a la fama, lo llevó por los grandes estadios continentales y vio a un pequeño club asentarse junto a los mejores. En la Bundesliga consiguió encadenar dos temporadas seguidas derrotando al Bayern pero sin poder hacerse un nombre fuera de la competición germana. Ceder la primera plaza del campeonato al equipo muniqués le permitió llegar lejos en la UEFA Champions League, donde otra vez el Bayern le impidió culminar un año esplendoroso. Doce meses han forjado una enemistad todavía más marcada y han dejado contemplar al Borussia Dortmund lo mejor y lo peor de los grandes equipos europeos.

Un inicio de año casi perfecto pero con el mismo enemigo

El año 2013 empezó presagiando lo mejor para el Borussia Dortmund, que consiguió ganar 6 partidos en los 3 primeros meses. En Bundesliga se llevó la victoria en 11 de los 17 partidos que disputó entre enero y mayo, que le permitió sumar 36 puntos de los 51 que había en juego. Acabar la temporada 2012-2013 con 66 puntos, 81 goles a favor y 42 en contra no fueron suficientes para poder doblegar al Bayern de Heynkess, que consiguió llevarse el título alemán, sentenciado desde abril.

El Bayern se llevó un campeonato sentenciado desde abril

En la DFB Pokal todo fueron alegrías hasta que, otra vez, llegó el Bayern. El Borussia había ganado todos los partidos previos, pero en el encuentro más decisivo de la copa en el año 2013 no pudo solventarse igual. El Bayern de Múnich consiguió vencer por la mínima gracias a un gol de Robben, y el conjunto aurinegro tubo que despedirse de la DFB Pokal en los cuartos de final.

En el final de temporada y en el inicio del 2013 brillaron tres nombres en el firmamento borusser. El polaco Robert Lewandowski y los alemanes Marco Reus y Mario Götze hicieron las delicias de los aficionados al fútbol y los relacionó con los mejores clubes del viejo continente. En seguida se supo que Götze dejaría el club para militar el futuro Bayern de Pep Guardiola y los rumores no dejaron de acechar grandes jugadores aurinegros como Hummels y Gündogan.

Rozar la gloria en la Champions League

El mejor recuerdo del inicio del 2013 para el Borussia Dortmund se encuentra en la máxima competición europea. El conjunto aurinegro realizó una campaña casi perfecta en la UEFA Champions League que le llevó a disputar la final dieciséis años después.

La llegada del 2013 llevó consigo la fase más decisiva de la Champions League. Tras protagonizar una gran fase de grupos, en la que consiguió clasificarse como primero del Grupo D al conseguir 4 victorias y 2 empates, prorrogó su racha y su excelente estado de forma hasta llegar a la final de la competición. En la primera prueba de fuego para los hombres de Klopp costó arrancar pero poder jugar la vuelta en casa les permitió recuperarse y empezar a poner las piedras del camino a Wembley.

En la Champions el Borussia protagonizó partidos de todo tipo, como la clasificación en el último suspiro ante el Málaga en cuartos o la sonada goleada por 4-1 contra el Real Madrid en semifinales, donde Lewandowski consiguió un póker de goles que lo situó entre los mejores delanteros del mundo del fútbol. Los grandes partidos, saber sufrir y un estilo de juego muy bonito perfeccionado año tras año por el alemán Jurgen Klopp, llevaron al Borussia Dortmund a la final de la UEFA Champions League que se disputó en Wembley.

El Borussia Dortmund disputaba la final de la Champions tras 16 años

Tras haber ganado la 'orejona' en el 1997, el conjunto borusser volvía a reencontrarse con la oportunidad de alcanzar la gloria. Sin un Götze lesionado y que ya había reconocido que jugaría en el Bayern de Guardiola, los jugadores borussers volvieron a encontrarse con el enemigo de siempre. Wembley acogía la primera final de la Champions entre equipos alemanes, Borussia Dortmund y Bayern de Múnich, que llegaba al partido tras haber avanzado por Europa con un ritmo infernal. Otra vez en conjunto bávaro puso fin al sueño aurinegro y lo dejó a las puertas de la gloria en un ajustado partido que los muniqueses se llevaron por 2 goles a 1. Un gol de Robben en el último minuto condenó al equipo de Klopp, privándolo de su segunda Champions pero dejándole el buen sabor de boca de saber que había escrito su nombre junto al de los grandes clubes europeos.

El verano, la era sin Götze y un título ante el Bayern

Antes de acabar la temporada 2012-2013 se hizo oficial el traspaso de Mario Götze al Bayern de Múnich, futuro equipo del catalán Pep Guardiola. El jugador alemán se perdió los últimos partidos de la temporada con el Borussia Dortmund y obligó al conjunto borusser a rehacerse tras la pérdida del hijo pródigo de Klopp. Con la cantidad embolsada por la venta de Götze -37 millones de euros- la directiova aurinegra fichó a dos jugadores destinados a ocupar el puesto que dejó el alemán. Pierre-Emerik Aubameyang y Henrik Mkhitaryan, internacionales gabonés y armenio respectivamente, llegaban al Signal Iduna Park con el reto de hacer olvidar la pérdida de Mario. Sin duda, estos fichajes le han salido redondos al Dortmund, puesto que entre ambos jugadores han anotado 12 de los 38 goles marcados por los aurinegros este último semestre del año.

En verano no cesaron los rumores sobre la posible salida de jugadores del Borussia Dortmund. Se relacionaron a Hummels con el Barça, Gündogan con el Madrid y Lewandowski con Barça, Madrid o Bayern entre otros. La directiva aurinegra ha intentado callar los rumores pero el ariete polaco ya hizo oficial que a final de temporada abandonaría el club que lo lanzó a la fama.

Klopp pudo vengarse de los disgustos que le dio el Bayern la pasada temporada en el primer título en juego en la 2013-2014. La Supercopa alemana enfrontaba a los muniqueses contra el Dortmund en la primera prueba de fuego para Guardiola y su nuevo equipo. El Borussia aprendió de los errores del pasado y se llevó el primer título del 2013 tras ganar por 4 goles a 2. Reus fue el ídolo amarillo al anotar dos goles que hicieron inútiles los dos tantos que también anotó Robben.

Arranque de campeón

Después de una temporada casi perfecta en la que solo el Bayern privó de títulos al Borussia, la nueva se preveía como la temporada de la culminación del éxito. Y así empezó, con un Dortmund que encadenó cinco victorias en los cinco primeros partidos del curso que le permitieron dominar la clasificación en solitario.

Poco a poco el conjunto se fue deshinchando, sobre todo por la plaga de lesiones que atizó a los borussers, y la liga se fue apretando. Los buenos resultados dejaron paso a unas jornadas de irregularidad que lo llevaron a la segunda y hasta a la tercera posición de la Bundesliga, con un Bayern que volvió a ser la apisonadora de la pasada temporada.

En la Champions League no dejaron escapar la oportunidad de culminar el éxito que ya cosecharon en el inicio del 2013. En uno de los grupos más complicados de la competición, con Arsenal, Marsella y Nápoles, el Borussia Dortmund consiguió clasificarse como primero de grupo al ganar 4 partidos y perder 2, mismos resultados que ingleses e italianos. La diferencia de goles fue crucial para que el conjunto aurinegro terminara primero y los gunners segundos a pesar de perder el último partido de la fase regular ante el Nápoles.

Las lesiones y un final de año gris

El último trimestre del 2013 se presentó negro para el Borussia Dortmund. A las bajas de Gündogan y Piszczek, lesionados desde verano, se añadieron las de Hummels, Schmelcer, Kehl y Subotic, éste último de larga duración. Para poder hacer frente a las lesiones, sobre todo centradas en la defensa, Klopp se vió obligado a reinventar la posición de Grosskreutz, a convocar jóvenes como Durm y Sarr, y a fichar al central Friedrich, veterano en la Bundesliga.

El elevado número de lesiones llevó al equipo a la irregularidad. Empezaron a llegar los malos resultados, las sorpresas y dejarse puntos en partidos clave. Las derrotas ante Wolfsburgo y Bayern de Múnich propiciaron la pérdida de la segunda plaza de la clasificación, y la victoria del Leverkusen en el Signal Iduna Park fue clave para que los de la aspirina y los muniqueses se escaparan.

Sumar 1 solo punto de los 9 posibles en diciembre han dejado al equipo muy tocado. La derrota por 1-2 ante el Hertha de Berlín en el último partido del año condenó al Borussia Dortmund a la cuarta plaza de la clasificación, con 32 puntos. Los borussers tienen 2 puntos más que el Wolfsburgo –quinto clasificado-, uno menos que el Gladbach, cinco menos que el Leverkusen y doce menos que el Bayern, tercer, segundo y primer clasificados respectivamente. El año acaba con un sabor agridulce después de los éxitos que cosechó el equipo en el primer semestre de 2013.

Foto 1: www.martiperarnau.com

Foto 2: www.resultados-futbol.com

Foto 3: www.ligadecampeones.com

Foto 4: www.bild.de

Foto 5: www.abc.com

VAVEL Logo