El 'Altar de Goles' está en Múnich
Müller y compañía celebran el gol de Costa. // (Foto d es.uefa.com)

El poderío ofensivo está en Múnich. Con una nueva exhibición llena de goles, jugadas de fantasía y un dominio total sobre su rival, el Bayern de Múnich venció 4-0 al Olympiacos y se clasificó directamente como primer lugar de su grupo a los Octavos de Final de la UEFA Champions League. Los de Guardiola dieron muestras de su capacidad ofensiva con un planteamiento totalmente volcado en ataque y con un Douglas Costa cada vez más pletórico como extremo o mediapunta sobre tres cuartos de cancha. El partido, también, marcó el regreso del defensa Holger Badstuber, aunque salió expulsado en la segunda mitad, dejando a su equipo con 10, pero sin ser notorio en el desarrollo del juego. La nota grave la puso Arjen Robben, quien tuvo que salir lesionado en el primer tiempo por precaución y queda solo esperar las pruebas para determinar el alcance de sus molestias.

Humanizando el Olimpo en 20 minutos

El partido arrancaba con una fiesta total en Múnich. El Bayern, sabedor que un empate bastaría para que ambos clubes encaminaran sus pasos hacia Octavos de Final, no traicionó sus ideales de equipo ganador y salió, desde el primer minuto, a buscar la victoria con su mejor estilo ofensivo. Con Coman, Robben, Costa y Müller por detrás de Lewandowski, más Vidal rompiendo su base como mediocentro y sumándose al ataque, el Bayern tomó el control de las acciones y comenzó a calentar sus velocidades, trepando por ambos costados y descolocando a la defensa helénica con cada desborde de Coman y Costa.

El Bayern abría la lata y destapaba la fiesta de goles en la noche mágica de Múnich

Ya al 3', Costa recibía un centro medido de Robben desde la derecha, pero su zurdazo se iba apenas desviado de la puerta de Roberto. Luego, al 4', Pardo sacaba un derechazo de larga distancia a manos de Neuer, buscando crear presencia ofensiva por parte de los griegos. Sin embargo, al 8', una gran acción colectiva del Bayern, generada desde la salida de Vidal junto a Boateng, llevó al central alemán a volcarse hacia puerta rival, tomar el balón y sacarun zurdazo potente que le dobló las manos a Roberto, quien despejó hacia al centro y dejó el balón para que Costa, ganándole en velocidad a la defensa, sacara un potente remate de zurda que cruzó a segundo poste y venció a Roberto. El Bayern abría la lata y destapaba la fiesta de goles en la noche mágica de Múnich.

Disparo de zurda de Costa para abrir el marcador. // (Foto de es.uefa.com)

Con el gol, el Bayern desplegó sus alas y encontró en los costados la llave perfecta para conquistar a los semidioses griegos, quienes se inmortalizaban ante la perfección en velocidad de Costa y Coman. Müller sacaba un derechazo rasante que se abría poco sobre poste derecho, al 11', y asustaba a toda la defensa helénica. Robben armaba una pared sensacional con Müller sobre la derecha, al 14', pero su centro era largo y alto para la llegada de Coman sobre segundo poste. El Bayern bloqueaba los pocos intentos de contragolpe del Olympiacos, con Vidal volviéndose omnipresente en zona media y con Badstuber y Boateng perfectamente coordinados en el fondo.

El verdadero hijo de Zeus no era el Olympiacos. Eran los de rojo, quienes brillaban en cada toque que hacían con el esférico

La fiesta continuaría al 15', cuando, tras una serie de toques, Robben haría el cambio de juego de derecha a izquierda, para que Coman tomara el esférico, encarara a Ellabdelaoui, a quien le ganó la banda en todos los duelos individuales que sostuvieron, y sacar un derechazo flojo que rebotaba en Lewandowski. El polaco, con su instinto goleador al máximo, se acomodaba para sacar un derechazo cruzado y rasante que vencía la resistencia de Roberto y colocaba el 2-0 en el marcador. El Bayern de Múnich divinizaba sus planos ante su público. El verdadero hijo de Zeus no era el Olympiacos. Eran los de rojo, quienes brillaban en cada toque que hacían con el esférico.

Lewandowski volvió a marcar en Champions League. // (Foto de es.uefa.com)

La Sinfónica de Múnich tiene un romance de película con el gol cuando está frente a su público

Con el 2-0, el Bayern de Múnich pudo bajar la guardia. Sin embargo, Allianz Arena es 'El Altar de los Goles' y Guardiola y su equipo lo saben a la perfección. Es así como, al 19', los bávaros volverían a ejecutar una orquesta de pases, moviendo de lado a lado el balón, generando cambios de velocidad y entonando armonías con el balón casi perfectas, donde Robben desbordaba por derecha, cedía en profundidad para Lahm, quien centraba a segundo poste donde Coman remataba a contrapique, pero el rebote era pescado por Robben en poste izquierdo, quien de cabeza toca para Müller y su pierna derecha en solitario para empujar el balón a la red. Gol de orquesta, bailado, entonado, deleitado y danzado. El gol es su melodía perfecta y la velocidad su tempo preferido. La Sinfónica de Múnich tiene un romance de película con el gol cuando está frente a su público.

Müller define solo el tercer gol del partido. // (Foto de es.uefa.com)

En 20 minutos se prepara un resultado. Esa parece ser la tendencia en Múnich

En 20 minutos se prepara un resultado. Esa parece ser la tendencia en Múnich, con un equipo que, a partir de sumar tres goles en ese corto período, comenzó a trasladar el balón, a tocar con delicadeza, a ser más sutil en el campo, pero sin dejar de ser mortalmente ofensivo. La única nota disonante la pondría Robben, quien saldría al 32' luego de resentirse de su muslo izquierdo y daba paso a Kimmich, quien llegó, se paró como timonel en el centro del campo y orquestó a sus compañeros como si de un veterano se tratara. Coman lo intentaba por derecha y Costa por izquierda, luego, cambiaban de banda y el resultado era siempre el mismo. Roberto terminaba siendo figura con tres tapadas fenomenales a disparos de Müller, al 36', Lewandowski, al 41', y Kimmich, al 44', pero el español estaba decidido a negar el gol en la medida de sus posibilidades.

A fuego lento se rompen las cinturas

Para la segunda parte, el Bayern de Múnich salió con menor intensidad pero todavía mayor precisión en sus pases. Ya con menos aceleración y vértigo, los bávaros vieron el complemento como la posibilidad de dosificar fuerzas y evitar lesiones o desgastes innecesarios en su plantel. Esto facilitó el atrevimiento del Olympiacos, quien, poco a poco, vio como su rival dejaba de ser tan mortal y emprendió un valeroso intento por llevarse algo más que tres goles en contra de Allianz Arena. Ya al 46', Kimmich asustaba con un disparo potente rebotado en la defensa, pero el intento de contragolpe era bien contenido por Costa en un impresionante regreso sobre el corredor izquierdo.

Para la segunda parte, el Bayern de Múnich salió con menor intensidad pero todavía mayor precisión en sus pases

El partido cobraría un poco de intensidad cuando, al 51', un pase largo de Cambiasso para Pardo terminaba en una falta de Badstuber al borde del área, siendo el último hombre en la línea defensiva y cortando una acción clara de gol, lo que derivaba en una tarjeta roja directa para el defensor central, quien regresaba a la actividad de la Champions tras varias lesiones. Con el hombre menos en el campo, Guardiola sacó a Lewandowski para darle paso a Benatia y recomponer así su línea defensiva. Sin embargo, a pesar de que se sacaba del campo al delantero centro, la voracidad ofensiva del Bayern pareció incrementarse, tocando esl esférico, aumentando la precisión, generando movilidad en ataque y descolocando cada vez más a la última línea del Olympiacos.

Momento de la expulsión de Badstuber. // (Foto de es.uefa.com)

A pesar de que se sacaba del campo al delantero centro, la voracidad ofensiva del Bayern pareció incrementarse

Al 58', con dichas rotaciones, Kimmich interceptaba un pase corto en zona media y tocaba a toda prisa para la escapada en velocidad de Douglas Costa. El brasileño, hecho una bala, se fue a toda velocidad, correteó a sus defensores y, cuando Roberto salía al borde del área, decidió globear el esférico, pero el meta español leyó sus intensiones y nada más subió sus brazos para cortar la trayectoria del balón al fondo de la red. Pardo lo intentaba dos minutos después, al 60', con un disparo lejano y totalmente desviado, pero, al 68', otra orquesta de toques del Bayern acababa en centro de Lahm al área, donde Müller prolongaba a punto penal para que Coman, entrando de cabeza, empujara el balón a la red. Roberto salió y pasó llevándose al francés, pero el gol estaba firmado y el 4-0 ratificado.

Coman sella el 4-0 anticipando a Roberto. // (Foto de es.uefa.com)

Tocando el balón más horizontalmente que en todo el trayecto del partido, el Bayern comenzó a defenderse con la posesión

Con el partido firmado con el 4-0, Guardiola dio paso a Javi Martínez por Douglas Costa y cerró filas en su campo. Tocando el balón más horizontalmente que en todo el trayecto del partido, el Bayern comenzó a defenderse con la posesión, llevando al Olympiacos a darle vueltas a todo el terreno de juego sin encontrar cómo recuperar el esférico y dejando en la sorprendente estadística de cero disparos a puerta para los helénicos. Fue hasta el 84' cuando, una exquisita jugada de Coman por izquierda, quebrando la cintura de Ellabdelaoui y dejando en velocidad a Siovas y Da Costa, el francés mandaba un centro medido para Müller en el área, pero la volea del alemán quedaba floja y llegaba mansamente a manos de Roberto.

El punto final de las emociones llegaría al 88', siempre con Müller como protagonista, pero con una asistencia larga de Kimmich que encontraba al alemán ganándole la espalda a Siovas y Da Costa, enfilando al área a toda velocidad, sacándose a Roberto con regate largo, pero disparando a la base del poste izquierdo y ahogando el grito de gol que ya se hacía sentir en el palco del Allianz Arena. Con esta jugada, el árbitro daba un minuto más de reposición y veía cómo el Bayern retornaba a la posesión y defendía así su ventaja de 4-0 y firmaba su boleto directo a Octavos de Final y como líder de su grupo.

Müller felicita a Roberto luego de sus múltiples tapadas ante el Bayern. // (Foto de es.uefa.com)

Con este resultado, el Bayern de Múnich llega a 12 puntos y se ubica ya como líder del Grupo F, independientemen lo que suceda en la última fecha, donde solo el Olympiacos podría igualarla en puntos, pero con quien tiene la serie individual ganada, asegurando así su boleto a Octavos de Final como líder de su sector. Por su parte, el Olympiacos deberá jugarse la vida en El Pireo ante el Arsenal, donde le valdrá un empate o una derrota por 0-1 para dejar fuera a los gunners, quienes aún viven en esta competición. El Bayern de Guardiola cierra así una fase de grupos con tres partidos en casa, con 14 goles y apenas uno en contra y estableciendo al Allianz Arena como 'El Altar de los Goles' de 'Los Vengadores'.

VAVEL Logo