Las segundas partes sí son buenas
Las segundas partes sí son buenas. Foto: bundesliga.com

El Leipzig encaraba esta segunda jornada de Bundesliga tras haber conocido este pasado jueves su grupo de Champions League. Los de Ralph Hassenhüttl estarán en un asequible grupo G, con Porto, Besiktas y Mónaco. Con la ambición de pasar la fase de grupos para después soñar con algo más, obviando el hecho que es para la ciudad Leipzig poder albergar una competición como esta.

En cuanto a la Bundesliga, los toros rojos cayeron derrotados, en su debut liguero, frente al Schalke, por 2-0; en donde tan sólo dispararon tres veces a puerta en todo el partido. Con la motivación de saber los rivales de Liga de Campeones, y con el debut en sus estadio en esta nueva temporada, esperaban sumar los primeros tres puntos de la campaña.

Dispuestos a llevarse los tres puntos. Foto: DieRotenBullen.de

Por otro lado, el Friburgo también llegaba al partido con malas sensaciones. Después de la gran decepción que fue quedarse fuera de la Europa League por un modesto Domzale, en Bundesliga no pudieron pasar del empate a cero frente al Eintracht delante de su afición. Por lo que, el favoritismo corría a cargo de los locales, que  intentarían alzarse con su primera victoria. 

El partido comenzó como estaba previsto, con el balón controlado por el Leipzig que empezaba a madurar las jugadas para adelantarse cuanto antes, y tener pronto el partido de cara. Una táctica que les funcionó durante la pasada temporada. Kevin Augustin, uno de los fichajes de esta temporada, proveniente del PSG, debutaba delante de su nueva afición, y fue el jugador más activo en los primeros compases del encuentro.

Una de las grandes jugadas, la protagonizó él. Un balón largo a la espalda de la defensa blanquinegra, que logró controlar al vuelo de manera brillante, pudo hacer un sombrero al defensor, y sin dejarla caer se sacó un disparo potente que permitió lucirse a Schwolow, que tuvo que mandarla a saque de esquina, en el minuto 10. Mientras, el Friburgo no mostraba  mucho fútbol y esperaba organizado en su mitad de campo para salir rápido a la contra.

Cerca del 60% de posesión para los pupilos de Hassenhüttl, que ya jugados veinte minutos, no conseguían adelantarse. Y en una jugada por banda izquierda, con un taconazo de Terrazzino, caía un balón el área  que Niederlechner aprovechó de la mejor manera, haciendo el 1-0, en el minuto 23. Saltaba la sorpresa en el RedBull Arena, a favor de los visitantes que convertían su primer disparo en todo el partido.

No podían ir mejor las cosas para los de Christian Streich, que continuaban con el mismo planteamiento de repliegue aunque dejando espacios que los locales no aprovechaban. Werner tuvo una gran ocasión cumplida la media hora con un cabezazo que se fue rozando el travesaño.

Más tarde, Naby Keita protagonizaba una jugada individual, que se iba muy cerca del palo izquierdo de Schwolow. Mucha parte del mérito de la victoria del Friburgo, venía del demérito de fallar ocasiones claras por parte de los toros rojos. Poco más en una primera mitad que llegaba a su fin, con el sorprendente resultado de 0-1.

Sabitzer jugó un gran partido. Foto: DieRotenBullen.de

Comenzaba el segundo tiempo, y el Leipzig salió dispuesto a llevarse los tres puntos, y la primera la tuvo Forsberg con un regate en el vértice del área hacía esforzarse  a Schwolow, que mandaba el balón a córner. Lo sacaba Forsberg con la diestra, y en el primer palo Timo Werner cabeceaba al fondo de la red, haciendo por fin, el 1-1. La avalancha continuó imponiéndose, Marcel Sabitzer estaba siendo el mejor, creando oportunidades con tiros lejanos. 

Werner también tuvo una ocasión muy clara, Schwolow se convertía en protagonista cuando no se había cumplido ni el minuto 60. Llegadas y ocasiones, dejaban ver que el segundo del Leipzig estaba al caer. Y en el minuto 55, después de un córner, llegaba un balón a la banda derecha y Augustin ponía el pase de la muerte, que el capitán Willi Orban se encargaba de transformar en gol, completando la remontada, en apenas diez minutos. Parecía haber surtido efecto, la charla de Hassenhüttl en los vestuarios, porque se veía a un Leipzig mucho más agresivo en el aspecto ofensivo.

Werner dio una exhibición con un doblete. Foto: DieRotenBullen.de
Werner dio una exhibición con un doblete. Foto: DieRotenBullen.de

Llegaba un poco de tranquilidad al encuentro después del arreón del Leipzig, sin embargo seguía dominando el balón, y cuando se cumplía el minuto 70, llegaba el 3-1, gracias nuevamente a Timo Werner, que hace un ajugada espectacular, tras recibir un gran pase de Naby Keita. El alemán está comenzando la temporada de manera brillante, y la exhibición en este encuentro es digan de ver.

El Friburgo quería recortar diferencias pero no daba ninguna señal de peligro o de amenaza. Y en el minuto 77, no llevaba ni un minuto sobre  el terreno de juego, y Bruma, incorporación de este mercado, firmaba uno de los goles de la jornada. Controló un balón, dio la media vuelta y emplamó un disparó potente a la escuadra izquierda de la portería de Schwolow. 4-1 marcaba el luminoso. Un resultado que se ajustaba a lo que se vio durante todo el partido.

El Leipzig se impuso claramente. Foto: DieRotenBullen.de
El Leipzig se impuso claramente. Foto: DieRotenBullen.de
VAVEL Logo