La juventud marca el camino
@FCDallas

Victoria muy importante para los texanos, más que por los tres puntos, por la imagen dejada sobre el terreno de juego. Desde la primera mitad, los dos rivales se lanzaron al ataque, dejando muestras de sus intenciones por lograr la primera victoria de la temporada. Sin embargo, ninguno de ellos fue capaz de materializar sus ocasiones, quedando muy lejos de decantar el resultado de un lado u otro. Fue en la segunda parte cuando los locales lograron generar más peligro y anotaron los dos goles con los que se llevaron la victoria, aprovechando el bajón físico y los errores de su rival.

Muy pocas ocasiones

Mucho respeto fue el que se vio entre ambos equipos durante los primeros minutos. Sabiendo del potencial en ataque de ambos equipos, ninguno quiso arriesgar durante los primeros minutos y eso provocó que apenas se viesen acercamientos sobre ninguna de las áreas. Eso sí, ambos equipos realizaron transiciones rápidas para tratar de pillar por sorpresa a la defensa rival, pero no lograron.

Con el paso de los minutos, FC Dallas fue sintiéndose más cómodo con la pelota, tratando de realizar una circulación en zona de creación e imprimiendo velocidad en la zona de finalización. A pesar de ello, no tuvieron acierto en de cara a puerta y salvo algún disparo sin mayor peligro, no fueron capaces de poner diferencia en el marcador.

El partido fue cambiando la dirección y Philadelphia Union buscó el control de la pelota. Aunque de manera alterna, sus acciones fueron llegando a cuentagotas sobre la portería de un Jesse Gonzalez que hasta el momento había tenido un partido muy tranquilo. La única llegada de más o menos riesgo fue un centro de Aaronson desde la línea de fondo que un defensor local sacó en el área pequeña, cuando un futbolista del Union se disponía a anotar.

Pero esta mitad no fue sencilla para el juego de ninguno de los equipos. Las constantes faltas que llevaron a varios jugadores de Dallas a ser atendidos, no permitieron que el juego de ninguno de los equipos tuviese fluidez y eso provocase que las ocasiones apenas cayesen.

En los minutos finales, el Union fue el equipo que mostró una mayor insistencia en anotar. Ya fuese con acciones a balón parado o tratando de sorprender con segundas jugadas, los visitantes trataron de desequilibrar el resultado antes de llegar el descanso, pero no fueron capaces.

El banquillo resuelve

En la segunda mitad, los locales salieron con claras intenciones de adelantarse en el marcador y eso se vio con la primera ocasión clara, antes de que se llegase a los primeros diez minutos. Un balón filtrado para Thiago Santos que con su potente zancada se quedó libre de marca, pero su disparo golpeó en el lateral de la red. Sin embargo, esta acción fue un mero espejismo, ya que al poco tiempo los visitantes exigieron su protagonismo y buscaron dar la sorpresa con un gol.

Pero fueron los locales los que encontraron el camino al gol en el momento más inesperado. Una acción en la que el balón llegó a la frontal del área en donde apareció Ondrasek. El delantero búlgaro controló la pelota y con un movimiento a la media vuelta y sin pensarlo, soltó un disparo a puerta. El balón entró pegado al palo, dejando en imposible la estirada del guardameta, ya que se encontraba muy mal situado bajo los tres palos.

Con este resultado, el entrenador introdujo algún cambio en el once, tratando de llevar la iniciativa y buscando el gol que les permitiese volver a poner la igualdad en el marcador. Ilsinho fue ese futbolista determinante que siempre que salía desde la banca, lograba deshacer los planteamientos defensivos de sus rivales. Aunque en parte logró su objetivo, los locales no fueron capaces de llevar peligro sobre la portería, dejando todo por decidir para el tramo final.

Con el Union volcado en el ataque, ‘Luchi’ dio entrada al campo a Pomykal para buscar balones entre líneas y con su visión de juego, sorprender a la adelantada defensa rival. Fue así como de la mano de Ondrasek, gozaron de un par de ocasiones para poner una mayor distancia en el luminoso.

Los visitantes no cejaron en su empeño por igualar el marcador, pero todas sus acciones no llegaron a buen puerto. La falta de acierto en los pasos impidió que ni tan siquiera realizasen un disparo a puerta, y a pesar de ello continuaron peleando el empate.

Pero fue FC Dallas quien, en los minutos finales, sorprendieron con un rápido contraataque para agrandar su ventaja en el marcador. Una magnífica jugada individual de Paxton Pomykal que condujo el balón desde su propio campo hasta el borde del área, y tras una pared con Tessmann, definió a la perfección con un disparo cruzado.

Este gol dio la primera victoria al conjunto texano, dejando un muy buen sabor de boca por la gran temporada que afronta, mientras que el Union solo lo vio como un ligero traspiés.

VAVEL Logo