Aubameyang es el arsenal necesario, un susto con 0-4 y un líder lanzado
Aubameyang celebra su gol contra el Manchester United. Vía: Reuters

La máxima competición de fútbol en Inglaterra llegó a la séptima jornada de su calendario con intensos partidos y estrategias muy diferentes para afrontar las citas europeas entre semana. La única cosa segura es que todos dieron el máximo para puntuar y subir posiciones en la clasificación.

  • Los candidatos al título salen a cazar los sábados

Los partidos comenzaron el viernes con un choque entre los Wolves de Nuno y el Crystal Palace de Roy Hodgson en el Molineux Stadium. Los locales salieron con su típica alineación de tres centrales y dos carrileros, pero con la novedad de que en la izquierda salió Aït-Nouri de partida. El debutante se estrenó como goleador en el minuto 18 para poner en ventaja a los lobos, quienes aumentaron la diferencia gracias a Podence y poner el definitivo 2-0. Las águilas realizaron una actuación bastante pobre con únicamente dos tiros a puerta y una roja directa más que merecida para Milivojevic por su entrada a Moutinho.

El sábado fue el turno de resarcirse para el Sheffield United, que se enfrentaba al todopoderoso Manchester City, a pesar de que no venían en su mejor momento. Los de Chris Wilder completaron un encuentro cediendo la posesión, pero si tu objetivo es salvarte, no lo lograrás con un solo tiro. Los de Pep Guardiola se llevaron los tres puntos de Bramall Lane con un gol de Kyle Walker y se quedan con 11 puntos en seis jornadas, algo que no es suficiente si desean pelear por el título.

Minutos después se dio el pitido inicial en Turf Moor, la casa del Burnley, donde recibían al Chelsea. Los blues plantearon un partido sólido contra un rival que suele conceder poco en defensa, sin embargo, los goles de Ziyech, Zouma y Werner mostraron lo contrario. Frank Lampard prosigue con sus buenos resultados, a pesar de venir de dos empates consecutivos y se postula como candidato a Champions League, mientras que el Burnley se convierte en el colista y le urge despertar para no sufrir por descender.

El sábado acabó con un Liverpool contra West Ham en Anfield. Los de Londres se adelantaron con un buen tanto de Fornals, donde poco pudo hacer Allison, no obstante, y tras la gran defensa hammer en el desarrollo del choque, un penalti de Masuaku sobre Salah permitió al propio egipcio poner la igualada en el marcador. Con el empate se llegó al descanso, y los de Klopp cambiaron la dinámica, puesto que comenzaron a atacar con más intensidad y lograron el gol de la victoria en el minuto 85 con Diogo Jota y el pase sublime de Shaquiri. El protagonista no fue uno de los de arriba, sino que fue Phillips, central que se estrenó en la Premier League con el Liverpool y mantuvo un buen nivel defensivo.

  • Un domingo de sofá y goles

La jornada dominical dio paso a un Aston Villa lanzado en las posiciones de cabeza recibiendo al Southampton. A los pocos minutos avisaron los visitantes, pues le anularon un gol de Che Adams a los dos minutos, pero se repusieron y empezaron a marcar sin descanso. Vestergaard puso el 0-1, y Ward-Prowse se coronó con dos auténticos golazos con sendos lanzamientos de falta directa, e Ings culminó con su gol para lo que pintaba a goleada. Los villanos no se rindieron y batallaron hasta el pitido final, ya que Mings recortó distancias, algo que les daba alas, y sumado a los tantos en el descuento de Watkins de penalti y Grealish les hacía creer en la remontada. No obstante, la reacción fue tardía y no lograron hacer la machada y cayeron 3-4.

Poco después, en el St. James’ Park se disputó el Newcastle contra Everton. Los de Merseyside podían volver a ser líderes, empatados con su rival vecino, el Liverpool, pero desaprovechó la oportunidad. Callum Wilson anotó desde los once metros para poner por delante a las urracas, y certificó los tres puntos en el minuto 84 con otro tanto más. El doblete de uno de los delanteros más en forma de la competición le dio tres puntos al equipo de Steve Bruce, quienes se mantienen en la mitad de la tabla con tranquilidad.

Media hora después del té en Inglaterra, los aficionados pudieron disfrutar de uno de los partidos más interesantes de la jornada, el Manchester United contra el Arsenal. Los diablos rojos propusieron más en la primera parte, pero no concretó en nada su dominio. Mikel Arteta, por su parte indicaba desde el banquillo a sus jugadores que se movieran por el campo para anular el juego rival. La lluvia que llegó al Teatro de los Sueños significó que la tormenta se desataba sobre el césped, y es que los mancunianos fueron los dueños y señores en el inicio del segundo tiempo, pero un penalti de Pogba sobre Aubameyang permitió adelantarse a los gunners con la conversión del propio gabonés. A partir de ahí, los locales trataban de perder el mínimo de tiempo posible para intentar la remontada, pero la disposición táctica del Arsenal fue suficiente para robar los tres puntos en un campo del ‘Big Six por primera vez desde el 2015.

  • Para ser lunes no fue mal

Tras todas estas emociones, la competición no paró, y es que en uno de los estadios más bonitos de todo el fútbol, Craven Cottage sirvió de escenario para el Fulham contra el West Bromwich Albion. A pesar de tener un cartel bastante discreto por ser dos clubes recién ascendidos, y candidatos al descenso, se pudieron ver detalles de calidad. El primero de ellos llegó en el gol de Bobby Reid, que remató de cabeza un pase del delantero Mitrovic que le dejó en una posición franca para batir a Johnstone. Con el 1-0 campando en el luminoso, los locales pusieron el segundo tanto a los cuatro minutos de abrir la lata, esta vez con un disparo de Aina directo a la escuadra del arco de los baggies. De esta manera, los londinenses ganaron el partido y salen de las posiciones que condenan al descenso.

El último choque de la jornada era la visita del Leicester al Leeds United. Los foxies sacaron ventaja en el primer tiempo gracias a los goles de Barnes y Tielemans, ambos con la intervención de Jamie Vardy en el juego. Con el 0-2 se llegó al tiempo para coger oxígeno, y los de Bielsa saltaron con ganas de la remontada. Dallas puso el tanto en la cuenta white, pero los espacios en la zaga de los locales fue castigada por uno de los mejores delanteros en las carreras a las espaldas de los defensas. El 9 del Leicester, y máximo goleador de la pasada campaña, puso la puntilla con el séptimo tanto en siete citas, algo que, sumado al gol de penalti, de nuevo, de Tielemans, cerró la goleada de los de Brendan Rodgers y la séptima jornada de la Premier League.

  • Resultados y goleadores:

Wolves 2 – 0 Crystal Palace:

Aït-Nouri 18’; Podence 27’.

Sheffield United 0 – 1 Manchester City:

Walker 28’.

Burnley 0 – 3 Chelsea:

Ziyech 26’; Zouma 63’; Werner 70’.

Liverpool 2 – 1 West Ham:

Fornals 10’; Salah 40’; Jota 85’.

Aston Villa 3 – 4 Southampton:

Vestergaard 20’; Ward-Prowse 33’; Ward-Prowse 45’; Ings 58’.

Newcastle United 2 – 1 Everton:

Wilson 56’; Wilson 84’; Calvert-Lewin 92’.

Manchester United 0 – 1 Arsenal:

Aubameyang 69’.

Tottenham Hotspur 2 – 1 Brighton & Hove Albion:

Kane 13’; Lamptey 56‘; Bale 73‘.

Fulham 2 – 0 West Bromwich Albion:

Reid 26'; Aina 30'.

Leeds United 1 – 4 Leicester:

Barnes 3'; Tielemans 22'; Dallas 48'; Vardy 76'; Tielemans 91'.

 

VAVEL Logo