Atlanta United FC está
de vuelta
@ATLUTD

Desde los primeros minutos el partido no defraudó. Los dos equipos, fieles a su estilo, trataron de llevar el encuentro de su lado con dos estilos muy ofensivos pero diferentes en las transiciones. Mientras que los locales eran más verticales en su juego, buscando las bandas e imprimiendo gran velocidad en sus acciones, Chicago Fire mostró una mayor circulación de balón con un juego a pocos toques y que generase espacios en la defensa de su rival.

Este planteamiento de los visitantes les permitió generar la primera ocasión de peligro del partido antes de que se cumpliesen los diez primeros minutos. Tras una rápida circulación de la pelota, esta llegó a Frankowski en el lateral del área que, perfilándose sobre portería, soltó un potente disparo que se estrelló en el palo.

Para poder ver la primera ocasión de peligro por parte del equipo local hubo que esperar a que se cumpliese el minuto 15. Hasta el momento habían sido varias las acciones sobre la meta del Fire, pero fue con un disparo de Hyndman desde la frontal del área la ocasión que más cerca estuvo de haber desequilibrado el resultado en favor de los locales. El espíritu de ese Atlanta United campeón de 2018 parecía haber vuelto a las entrañas del Mercedes-Benz Stadium.

Sobre el ecuador de la primera mitad, los locales se convirtieron en el primer equipo en golpear el marcador, anotando lo que sería posiblemente uno de los goles de la temporada. Un jugador llamado a romperla en esta temporada, Ezequiel Barco sorprendió con una genialidad digna de un jugador como él. Recogió su propio rechace de un libre directo y con un impresionante zapatazo mandó la pelota a la escuadra. Imparable para Shuttleworth.

Este gol dejó a Chicago Fire muy tocado y totalmente fuera del partido. No eran capaces de enlazar ninguna jugada, llegaban tarde a todos lo balones y eso provocó la desesperación de sus jugadores y que cometiesen muchos fallos. Esto fue algo que Atlanta United no supo aprovechar, ya que, a pesar de haber llegado en muchas ocasiones sobre la meta visitante, les faltó agresividad para haber conseguido un nuevo gol que les diese algo de tranquilidad.

Sin más movimientos, terminó la primera parte de un interesante partido en el que los locales fueron los claros dominadores ante un rival que se desquició solo y fue desapareciendo poco a poco.

Chicago Fire FC pareció entrar con otra cara en la segunda mitad, y con apenas un minuto disputado desde la reanudación y en la primera llegada sobre el área, consiguieron igualar el resultado. Sekulic colocó un centro de primeras al interior el área pequeña en donde un defensor local falló en el despeje y esto permitió a Stojanovic anotar el gol con su aparición en el segundo palo.

Este gol provocó un nuevo escenario en el que Atlanta United FC se convirtió en el dueño y señor de la pelota, con el equipo visitante replegado, tratando de cerrar líneas y provocando así que su rival no consiguiese correr ni encontrase espacios a la espada de la defensa. Esto hizo que a pesar de la superioridad futbolística de los locales, apenas pudiesen generar un par de acciones que terminaron con disparos fuera de la portería.

Pasada la hora de partido, Chicago Fire empezó a salir de la presión a la que estaba siendo sometido, adelantó unos metros sus líneas volviendo a tener mayor presencia en el ataque y eso le terminó costando caro. Los locales aprovecharon este cambio y en una de las primeras acciones en las que cogieron al equipo rival saliendo, montaron un contraataque que llevó a un centro de Moreno al interior del área, con tal mala suerte para los visitantes que, entre un defensor y el portero no se entendieron y la pelota terminó por entrar en la portería.

Este gol hizo que de manera definitiva el equipo visitante saliese de la cueva buscando a la desesperada un gol que de volviese el empate al marcador, sin embargo, lo que provocó es que el recién incorporado al terreno de juego Josef Martínez, gozase de dos claras oportunidades para haber aumentado aún más la ventaja para su equipo.

Entrado en los minutos finales, en el 83, el Fire FC estuvo muy, pero que muy cerca de haber logrado aquello que tanto buscaba como fue el gol. Tan cerca que el palo se interpuso en un disparo que hubiese sido demasiada recompensa para un equipo que ellos solos se habían dejado llevar durante gran parte del encuentro.

Atlanta United FC tuvo unos minutos después una oportunidad que en su caso no desaprovecharon. Una excelente acción individual de Mulraney en el interior del área que hubiese firmado el mejor jugador del mundo, escabulléndose de cuatro rivales en el interior del área no tuvo la recompensa del gol. Sin embargo, el rechace fue recogido por Hyndman quien anotó el tercer tanto para los locales con el que se cerró el partido.

VAVEL Logo