#madridistas2012: Álvaro Arbeloa

#madridistas2012: Álvaro Arbeloa

Eternamente discutida su posición, el lateral derecho del Real Madrid se hace fuerte en la zaga merengue para José Mourinho. Sinónimo de entrega y esfuerzo, Arbeloa destaca por el compromiso para con el escudo de la corona y las cuatro siglas del club. Producto de ‘La Fábrica’, el salmantino tuvo que emigrar a Liverpool y Coruña para brillar, regresar a casa al cabo del tiempo y conquistar Liga, Supercopa de España y Eurocopa en un magnífico 2012 que toca a su fin.

victormolina
Víctor Molina Pozo

La vida de Álvaro Arbeloa no se podría entender si no es con una analogía de superación ante las dificultades. Decía John F. Kennedy que “el cambio es ley de vida, que cualquiera que sólo mire al pasado o al presente, se perderá el futuro” y así lo hizo propio el jugador del Real Madrid. Nacido en Salamanca por motivos de trabajo de su padre, cambió de destino a los cuatro años residiendo en Zaragoza hasta los dieciocho, donde estuvo militando en las filas del Colegio El Salvador. En su etapa de juveniles, el equipo de scouting merengue le incorporó a sus filas como defensa central. Liderando al Real Madrid B de los Granero, de la Red, Soldado o Mata, se marchó al conocido ‘baby’ Deportivo de la Coruña para adquirir más experiencia. “Nunca es agradable salir del Real Madrid, pero visto como estaba el panorama era necesario. Estaba claro que era muy complicado en el Real Madrid”, dijo el jugador.

De Madrid a Coruña. Y de Coruña a Liverpool. Fue en Inglaterra donde Álvaro Arbeloa se gestó como persona, como hombre y como jugador. Con más de 50 partidos en dos años en Premier League, el salmantino acumula una gran nómina de títulos y condecoraciones individualidades en su haber. Una Liga española (2012), una Supercopa de España (2012), una Copa del Rey (2011), un Mundial (2010), 2 Eurocopas (2008 y 2012), Medalla al Mérito Deportivo de Aragón (2010) o Medalla de Oro de la Real Orden del Mérito Deportivo (2011) son algunos de los premios que pueden resumir la carrera profesional de Arbeloa.

Soldado de Rafa Benítez

Tras estar a las órdenes de Joaquín Caparrós en el Deportivo de la Coruña, mediante traspaso de una cifra superior al millón de euros, Inglaterra tocó a su puerta. El Liverpool de Rafa Benítez se interesó por sus servicios y su vida tanto deportiva como personal cambió por completo. Un clima menos suave, una ciudad diferente a Salamanca, Zaragoza, Coruña o Madrid y una posición nueva hasta el momento para él. Los ‘Reds’ pagaron cerca de 4 millones de euros y reconvirtieron su posición de central al lateral izquierdo, donde se hizo indiscutible en el ‘Spanish Liverpool’ de la época.

Formando zaga con un once tipo con Finnan (lateral derecho), Carragher (defensa centrla y capitán indiscutible), Hyppia (central), Arbeloa se hizo fuerte en su nueva posición. Su primera temporada, llegando en el mercado invernal, no fue la más exitosa. Debutó contra el Newcastle United ante su afición y llegó a completar menos de diez partidos en Premier League. Jugó, incluso, en Champions League contra el Fútbol Club Barcelona, donde fue encomendado para defender a Lionel Messi. Y anotó su primer gol en las islas, contra el Reading.

Se adaptó al nuevo rol defensivo, se aclimató a la ciudad, al equipo y a la exigencia que demanda defender la camiseta del Liverpool. Juega 28 partidos de Premier League en la temporada 2007/08 y se hace fuerte en el lateral. Imprescindible para Benítez, la selección de Luis Aragonés llama para que vaya convocado por primera vez y debute contra Italia en marzo. Llegó a tiempo para formar parte de la revolución que ‘el Sabio de Hortaleza’ llevó a cabo dentro de la selección e integró aquella selección que pasará a la historia por su estilo de juego, unión y compromiso que conquistó la Eurocopa de 2008 en el Práter de Viena.

La temporada 2008/09 fue la última de Álvaro Arbeloa con el Liverpool. Reforzado por su  éxito en la Eurocopa y sus actuaciones durante la pasada temporada contra Chelsea y Manchester United, su nivel deportivo fue decreciendo. Menos consistente, con un rendimiento que generaba más dudas, fue el blanco de las críticas a final de la temporada, a pesar de haber completado cerca de una treintena de partidos de la Premier League, con gol incluido. Su fragilidad en defensa se demostraba por el número de tarjetas amarillas que acumuló. El episodio acabó con un enfrentamiento con el capitán del Liverpool, Jamie Carragher, durante un partido con el West Bromwich Albion, propició más que probablemente su salida del club. El central inglés reprochó la inconsistencia defensiva del salmantino en una jugada y ambos jugadores se enfrentaron en pleno campo en una lucha dialéctica que tan solo Xabi Alonso pudo evitar intermediando entre ellos dos.

"Queremos mantener la portería a cero y queremos que Pepe (Reina) tenga la posibilidad de recoger el Guante de Oro. Pepe está detrás de Van der Sar y éste no va a jugar la próxima semana. Así que queríamos conseguir mantener la portería a cero”, explicó Carragher después del partido sobre el incidente. “Fue algo del momento, nos abrazamos después del partido. No fue nada”, añadió. Rafa Benítez evitó pronunciarse sobre el incidente y al término de la temporada, Arbeloa se marchó rumbo a la Castellana en una operación tasada en 4 millones junto a su compañero de equipo Xabi Alonso.

Regreso a casa

De Liverpool a Madrid. Chamartín volvía a ser su entorno. El viaje provocaba un nuevo cambio en su vida. Del habitual lateral izquierdo que ocupaba en Anfield Road al lateral derecho, donde alternaba posición con Sergio Ramos hasta que el andaluz se hizo un fijo en el centro de la zaga. Arbeloa regresaba a casa y formaba parte de la estrategia de apostar por los canteranos, conscientes de la identidad e historia del Real Madrid. Con Manuel Pellegrini en el cargo de entrenador, Arbeloa completó 37 partidos de titular entre Liga, Champions League y Copa del Rey.

Tras el despido del técnico chileno, la figura de Arbeloa creció. Con José Mourinho como máximo responsable, el salmantino adquirió responsabilidad en la zaga. El lateral derecho llevaba su nombre después de relegar a Sergio Ramos en la posición de central. Sin aspirantes ni competencia, Arbeloa decreció en su rendimiento. Acostumbraba a pérdidas de balón importantes, a fallos de marcaje que generaban ocasiones de gol e incluso se apostó a probar a Lassana Diarrá en el lateral, una posición para nada inusual para él ya que la practicó en su etapa en Inglaterra. Al igual que en Liverpool, la llama de la mejor versión de Arbeloa se fue apagando.

La leyenda del espartano

Mourinho moldeó al Arbeloa futbolista. El luso, consciente de que cometía varios errores en defensa, apostó por él cuando las críticas se hacían cada vez más ostensibles. El modelo deportivo que imprime Mourinho en cada equipo tiene un alto componente emotivo y afectivo. En la comprensión con el jugador que se esfuerza está la base de su éxito y su respeto. Por esa razón, Arbeloa se ha hecho un fijo en los esquemas del técnico luso. Esta exigencia que impone Mourinho ha funcionado a las mil maravillas con Arbeloa, un jugador sin unas sobresalientes características técnicas, pero con una enorme actitud cada vez que salta al terreno de juego.

Es así como surgió la leyenda del espartano. Arbeloa desfallece en cada partido. No será el mejor con un balón, ni en regate ni en centros del área, pero su actitud, su esfuerzo y compromiso con el club, le hace una pieza esencial. Es el perfil que Mourinho quiere. "Me estoy encontrando muy bien bajo las órdenes del míster. Siempre me ha dado muchísima confianza", llegó a reconocer.

En una plantilla donde continuamente busca dar con la tecla para solucionar el embrollo del centro del campo o la delantera exigiendo fichajes en dichas posiciones, Arbeloa no encuentra competencia alguna en su posición ni oye que su técnico pida refuerzos para ponerle difícil las cosas con la titularidad. 

Un 2012 exitoso

Nada como en casa. Arbeloa ha completado 365 días que jamás los olvidará. Como colofón, su 2012 ha servido para extender su vínculo con el Real Madrid hasta 2016, alargando su estancia en lo que ha sido, es y será su casa. El salmantino se asegura más que una probable retirada en la entidad de Chamartín, donde espera ampliar la nómina de éxitos conseguidos en este año, con la Liga española y la Supercopa de España en su vitrina. "Hoy día los jugadores alargan más sus carreras y espero que no sea la última ampliación con el Real Madrid", advirtió tras el anuncio de su renovación. 

En el flanco derecho, Arbeloa ha sido vital para la consecución de los dos títulos. Su 2012 no empezó como bien quiso. Acabó expulsado por doble tarjeta amarilla contra el Málaga en Copa del Rey en el segundo partido del año; pero un espeijismo de lo que sería. En la escalda por alcanzar al Fútbol Club Barcelona, su posición en el campo se antojó necesaria. Se mostró compacto durante una gran parte de la temporada. Aumentó sus incorporaciones al ataque y sus centros al área, aunque desaparecía en los partidos de mayor complejidad como contra el Barcelona, donde multiplicaba esfuerzos en defensa para echar una mano a la pareja de centrales con el objetivo de parar a Messi, Villa e Iniesta. 

Cerró la temporada 2011/12 con una Liga que por momentos parecía imposible. Formó parte de un equipo de ensueño, del Real Madrid de los récords, de la mayor cantidad de goles anotados en una única temporada. En verano, tras la pretemporada, Arbeloa cerró con la consecución de la Supercopa de Europa contra el Fútbol Club Barcelona.

El inicio de la nueva temporada no ha sido del todo satisfactorio para Arbeloa. En medio de un torbellino de críticas por el juego del Real Madrid, el lateral derecho no está completando su mejor temporada. Fijo en los esquemas de Mourinho, Arbeloa no pierde la titularidad pero es el principal damnificado cuando el conjunto blanco necesita cambiar el guión del partido o remontar un encuentro en contra. En un esfuerzo constante por revolucionar la imagen del equipo, Arbeloa ha sido sustituido hasta en cinco ocasiones en el nuevo curso, en relación a las tres veces que ocurrió en la pasada temporada. 

Números con el Real Madrid en la presente temporada

Álvaro Arbeloa

Liga Española 1ª División 2012-13

Champions League 2012-13

Copa del Rey 2012-13

Minutos jugados titular

1188

337

96

Tarjetas amarillas provocadas

2

0

1

P. Jugados

14

4

1

Partidos Jugados Fuera

8

2

1

Partidos Titular

14

4

1

Partidos suplente

0

0

0

Pases totales

722

200

60

Pases malos

99

23

8

Pases buenos

623

177

52

 

VAVEL Logo