El Celta deja al Real Zaragoza tocado y hundido

Quince jornadas sin ganar, más de cinco meses sin dedicarle un triunfo a su afición en casa, unas sensaciones que no invitan al optimismo… El Real Zaragoza ha tocado fondo en Balaídos. Los maños están viendo como poco a poco se les ha ido acabando la renta que consiguieron gracias a una gran primera vuelta y se han colocado colistas a falta de seis jornadas para finalizar la Liga. Una situación complicada se vive en la ciudad del  Ebro, la confianza hasta ahora ha sido total hacia Manolo Jiménez, pero llega un momento en el que las cosas parecen no tener solución y el técnico sevillano no parece encontrar la tecla para salir de esta crisis de resultados.

Situación contraria la del Celta, que ve como a pesar de seguir en zona de descenso, recobra las esperanzas en conseguir la permanencia y mantiene su moral intacta. A pesar de que se le pusieron mal las cosas con el gol de Sapunaru, nunca le perdieron la cara al partido y le pusieron la fe y las ganas que le faltaron a su rival de esta noche.

Buen arranque del Real Zaragoza

El partido comenzó con una jugada polémica en la que Mario Bermejo cayó en la frontal del área cuando iba a recibir el balón. El árbitro pitó la falta y enseñó cartulina amarilla a Sapunaru, pero en la repetición se pudo observar como el delantero del Celta tropezaba y caía solo. A partir de aquí el Real Zaragoza le puso intensidad al juego y lo intentó por banda izquierda con un siempre activo Montañés. Destacaba la vuelta de Apoño, que le daba criterio al juego del equipo y se adueñaba del mediocampo junto a Movilla.

El primer aviso del partido llegó de las botas de Pintér, que probó a Varas desde la frontal con un fortísimo disparo. La réplica del Celta no se hizo esperar y Alex López aprovechaba un mal despeje de Sapunaru para hacer lucirse a Roberto, que despejó con el pie el que pudo ser el primero de la noche.  Tras unos primeros quince minutos de dominio zaragocista, el Celta comenzó a despertar y a presionar la salida de balón de los maños. En una falta escorada sobre Rochina, el Real Zaragoza conseguía adelantarse en el marcador. Corría el minuto 27 de partido y Sapunaru aprovechaba un magistral centro de Apoño para llevar el júbilo al banquillo del Real Zaragoza.

El Celta coge las riendas  y empata

El Celta fue de menos a más y poco a poco se fue adueñando del balón y empezó a llevar peligro sobre la meta de Roberto. Augusto Fernández creaba mucho peligro por la banda de Abraham, y en una de estas jugadas llegó el empate para los gallegos diez minutos después del tanto del Real Zaragoza. Augusto centraba y Alex López, a pesar de la presencia de Loovens y Sapunaru, cabeceaba al fondo de la meta defendida por Roberto. El portero zaragocista se confió demasiado y no pudo hacer nada cuando la pelota, tras tocar en el larguero, botaba dentro de la portería.

El Celta y la grada se vino arriba y buscó el segundo con ganas. El Real Zaragoza pedía a gritos el tiempo de descanso y aguantó como pudo las acometidas del Celta en los últimos minutos de la primera parte. No habría cambios en ninguno de los dos equipos tras el paso por los vestuarios.

La segunda parte comenzó con gran intensidad por parte de los dos equipos. Las ocasiones se sucedían en ambas porterías, Roberto estaba a punto de meterse un gol en propia tras un mal despeje en un córner y Postiga hacía lucirse a Varas con una volea. No había un dominador claro, y se notaban los nervios en ambos equipos.

Nueve tarjetas amarillas en un partido muy tenso

La entrada de Orellana le dio más velocidad y dinamismo al ataque del Celta, al contrario que Víctor y Stefan, que apenas entraron en juego. Las faltas se sucedían y el ambiente se empezó a caldear. Balaídos era una olla a presión y Nacho Insa veía una tarjeta amarilla por protestar airadamente. En una falta botada por el Real Zaragoza, Javi Varas salía tarde y a punto estaba de marcar otra vez Sapunaru. El portero quedo tendido al chocar con un compañero y llegó a perder el conocimiento, pero tras unos minutos con el juego parado, el portero consiguió reincorporarse y seguir con normalidad.

El gol de la esperanza

El arbitro añadió cinco minutos y parecía que el resultado era justo para los dos conjuntos. Pero había un equipo ambicioso que nunca dejó de creer y que quería agarrarse a uno de los últimos trenes que pasaban hacia la permanencia. Orellana desbordó por banda izquierda y puso un centro raso que no consiguió despejar la zaga maña y que llegó hasta Mario Bermejo. El delantero del Celta sólo tuvo que meter la puntera de la bota para empujar el balón al fondo de las redes, que tocaba en el palo antes de entrar. Balaídos estallaba y el Celta creía.

Mario Bermejo desató la locura en el descuento

El Real Zaragoza lo intentó sin suerte hasta el último minuto, cuando a punto estuvo otra vez Sapunaru de peinar el balón al fondo las redes. Así se llegó al final, con unos jugadores cabizbajos y hundidos, y otros a los que este partido les puede dar la inyección de moral suficiente para afrontar la recta final de la temporada. Quedan 6 jornadas en las que pueden pasar de todo y hay cinco o seis equipos luchando por evitar los puestos de descenso, emoción no va a faltar.

Así lo vivimos en Vavel.com

 				Las estadísticas del Celta de Vigo - Real Zaragoza
Celta de Vigo   Real Zaragoza
2 Goles 1
58.5 Posesión 41.5
12 Remates  8
3 Remates a puerta 3
4 Saques de esquina 5
19 Faltas 13
5 Fueras de juego 4
369 Pases totales 266
75.1 % de pases buenos 68.4
25 Centros al área 17
61 Duelos ganados 63
49.2 % de duelos ganados 50.4
170 Balones perdidos 164
44 Recuperaciones 38
6 Tarjetas amarillas 4
0 Tarjetas rojas 0
VAVEL Logo