Yo jugué en el Real Zaragoza: Ewerthon
Yo jugué en el Real Zaragoza: Ewerthon

Hace ya más de cinco años que Ewerthon abandonaba definitivamente el Real Zaragoza tras quedarse sin ficha con el conjunto aragonés. A sus espaldas, más de 100 partidos defendiendo la elástica blanquilla durante las tres temporadas y media en las que estuvo en Zaragoza. Conocido entre la afición zaragocista como 'La flecha' o 'La pantera' debido a la velocidad, una de sus cualidades, Ewerthon ha dejado muestras de su calidad que todavía perduran en la memoria del seguidor zaragocista. ¿Quién no recuerda los dos goles que le marcó al Real Madrid y Barcelona en Copa del Rey o los 28 que valieron por un ascenso a Primera División?

Comienzos en Brasil

Ewerthon comenzó su carrera futbolística en las categorías inferiores del Corinthians. Para que contara con más oportunidades y pudiera formarse futbolisticamente, el club brasileño decidió ceder al delantero al Rio Branco, donde anotó siete goles en los 22 encuentros que disputó. Una vez terminado el préstamo, regresó al Corinthians, equipo en el que estuvo dos años (desde 1999 hasta 2001) y en el que ya dejaba muestras de calidad a pesar de su juventud.

En 2001 y debido a sus buenos encuentros con su club, fue convocado por primera vez con la selección brasileña absoluta. A pesar de que su participación ha sido escasa cada vez que ha estado convocado (tan solo disputó cuatro partidos oficiales), sí fue citado en siete ocasiones para eventos tan importantes como la Copa América o el Mundial de fútbol de 2003, en el que la caraninha se alzó con el trofeo.

Las actuaciones del futbolista brasileño con el Corinthians no habían pasado desapercibidas en el fútbol europeo. Varios equipos (entre los que se encontraba el Betis) se interesaron por adquirir sus servicios, aunque finalmente fue el Borussia Dortmund el que, en verano de 2001, se hizo con el 50 % de sus servicios a cambio de 3,4 millones de dólares.

Paso por Alemania y llegada al Real Zaragoza

Ewerthon, que había firmado por el conjunto alemán por cinco temporadas, recalaba en el fútbol europeo como un futbolista a tener en cuenta en el futuro, y lo cierto es que no defraudó. Pese a su juventud (llegó a Alemania con 20 años), desde el primer momento se asentó en el equipo y demostraría su calidaz.

En su primera temporada, el delantero brasileño conseguía ganar su primer título a nivel europeo. El Borussia se proclamaba campeón de la Bundesliga tras vencer al Werder Bremen por 2-1 en el último partido de competición, y el carioca fue principal protagonista al anotar el gol definitivo que les proclamaba campeones. La alegría pudo haber sido mayor si no hubieran perdido la final de la Copa de la UEFA contra el Feyenoord por 3-2.

Ewerthon celebra la conquista de la Bundesliga | Foto: goal.com

Durante las cuatro temporadas que estuvo el brasileño en Alemania, en todas consiguió superar la barrera de los diez goles aunque la mejor, a nivel personal, fue la tercera. En ella, el delantero logró marcar 18 goles y repartió siete asistencias.

Partidos y goles de Ewerthon con el Borussia (todas las competiciones)
Temporada Partidos Goles
2001/2002 34 12
2002/2003 48 11
2003/2004 38 18
2004/2005 33 12

En verano de 2005 y tras la salida de David Villa, el Real Zaragoza necesitaba reforzar la delantera y puso su mirada en el delantero brasileño, al que le quedaba un solo año de contrato con el Borussia Dortmund. Ewerthon había visto como en la última temporada su participación en el equipo había caído con respecto a las anteriores, por lo que decidió escuchar ofertas. Con estas premisas y tras unas duras negociaciones, terminó firmando por el conjunto aragonés por cinco temporadas a cambio del pago de algo más de tres millones de euros.

Dos temporadas en el Real Zaragoza

Los comienzos de Ewerthon con la camiseta del Real Zaragoza no fueron sencillos. A pesar de contar desde el primer momento con la confianza de Víctor Muñoz, su escasa efectividad de cara a gol (tan solo uno en las primeras ocho jornadas) empezaba a levantar las primeras dudas entre la afición zaragocista, que esperaba ver más del brasileño. A esto había que sumarle la mala situación que atravesaba el equipo, y los rumores sobre la destitución del técnico eran cada vez más fuertes.

Pero poco a poco, su situación personal y la del equipo fue cambiando de tendencia. Conforme pasaban los encuentros, cada vez se entendía mejor con el resto de sus compañeros y formó una gran dupla en el ataque con Diego Milito. Esa temporada tan solo se perdió un encuentro de Liga y anotó doce goles, una cifra considerable.

No solo tuvo una buena actuación en la competición ligera, ya que fue uno de los grandes protagonistas del conjunto aragonés de la Copa del Rey. Los dos goles que anotó al Barcelona y al Real Madrid en cuartos y semifinales en Copa del Rey respectivamente permitieron al equipo llegar a la gran final en la que, a pesar de anotar un gol, perdían por 4-1 contra el Espanyol en el Santiago Bernabeu.

Peor le fueron las cosas la temporada siguiente. La llegada de Agapito al Real Zaragoza vino acompañada con la destitución de Víctor Muñoz y la llegada de Víctor Fernández. El nuevo técnico, a diferencia de su predecesor, no contó tanto con Ewerthon y su participación se redujo considerablemente, pasando de los 2700 minutos a 1325 en liga. Ésto se notó en su rendimiento personal, bajando de la cifra de los diez goles al ser capaz de anotar solo seis.

Salida y cesiones

El Real Zaragoza quería dar un mayor salto de calidad por lo que reforzó todas las posiciones del campo, incluida la delantera. De ese modo, Ricardo Oliveira llagaba cedido por el Milan por una temporada y se sumaba a la lista de arietes, integrada hasta el momento por Diego Milito, Sergio García y Ewerthon. El brasileño, sabedor de que partía con la vitola de suplente por la gran competencia, decidió volver a Alemania cedido por una temporada para recalar en el Stuttgart.

El carioca abandonaba de esta manera la liga española para volver a la Bundesliga, una competición que ya conocía bien y en la que había tenido una buena actuación durante las cuatro temporadas que militó en el Borussia Dortmund, pero las cosas no salieron de la misma forma que entonces.

Aunque jugó 18 partidos (entre Bundesliga, Champions, Liga Pokal y DFB-Pokal) con su nuevo equipo, solo en cinco de ellos actuó como titular, limitándose en el resto de choques a jugar el tramo final. Además, sus números goleadores distaban mucho de lo que se esperaba de él en un primer momento, anotando tan solo un gol en los 658 minutos que disputó.

Insatisfecho por la falta de oportunidades que tenía con el conjunto alemán el futbolista brasileño, de acuerdo con el Real Zaragoza, decidió abandonar el Stuttgart y puso rumbo al Espanyol en calidad de cedido hasta final de temporada para intentar gozar de más minutos de los que había tenido hasta el momento.

El brasileño llegaba al conjunto catalán para suplir la baja de Raúl Tamudo, que había caído lesionado y con la esperanza de recuperar su mejor versión. Pero sus expectativas tampoco fueron satisfechas en el conjunto catalán. Ernesto Valverde tan apenas contó con el futbolista en ocho de los partidos, disputando 450 minutos en los que solo marco un gol.

Hombre clave en el ascenso a Primera División

Tras una temporada con más luces que sombras, Ewerthon volvía a un Real Zaragoza que había descendido a Segunda División. El club aragonés, obligado a dar salida a las grandes figuras del equipo, se desprendió de jugadores como Diego Milito, Sergio García o Pablo Aimar. El jugador brasileño, por el contrario, manifestaba su deseo de continuar en el conjunto aragonés para devolverlo a Primera División.

Marcelino García Toral, el encargado de dirigir al equipo en Segunda División, puso su total confianza en el delantero, ganándose un puesto en el once titular a base de esfuerzo, lucha y, sobre todo, goles. Aunque durante la primera vuelta formó dupla de ataque con un hombre de la calidad de Ricardo Oliveira y se esperaba que fuera éste quien liderara al conjunto aragonés, pronto fue superado por su compatriota.

Más galones adquirió cuando Oliveira abandonó el equipo en el mercado invernal. Con ocho goles en cinco encuentros, el brasileño fue uno de los jugadores que tiró del conjunto zaragocista en el tramo final de la temporada para lograr el ansiado ascenso contra el Córdoba en La Romareda por 3-1 (en ese partido fue expulsado y sancionado con cinco partidos por dar un cabezazo a un rival). Tan solo Nino fue capaz de anotar más goles que Ewerthon, que sumó 28.

Cambio de rol y salida a Brasil

Con un único año de contrato por delante, el Real Zaragoza decidió no mover ficha para renovar al delantero carioca debido a la delicada situación económica que atravesaba el conjunto aragonés, optando por intentar darle salida del equipo ese mismo verano. A pesar de que llegaron varias ofertas, Ewerthon se negó a abandonar el club zaragocista y decidió cumplir el año que le restaba.

La temporada no empezó de la mejor manera para el futbolista, ya que tuvo que cumplir el resto de la sanción (cuatro partidos) que tenía pendiente de la campaña anterior. Una vez pasados, la situación no mejoró mucho. El brasileño veía como su rol de jugador importante en Segunda División caía notablemente, algo que se podía comprobar con la cantidad de minutos que disputaba. Con tan solo dos titularidades con Marcelino, saltaba al terreno de juego en el último tramo de los choques, y no era capaz de aportar goles (solo anotó dos).

El delantero anotó su último gol con el Zaragoza contra el Málaga | Foto: Jorge Zapata (EFE)

El equipo no atravesaba un buen momento, por lo que la directiva decidió cesar al técnico tras seis encuentros sin conocer la victoria. José Aurelio Gay era el encargado de coger las riendas del banquillo zaragocista, lo que podía suponer un cambio en el rol que había adquirido el brasileño esa temporada, pero esas esperanzas rápido se esfumaron. El nuevo técnico dejaba claro que había ciertos jugadores (entre los que se encontraba Ewerthon) con los que no iba a contar, abriéndoles las puertas del club.

En el caso del delantero brasileño, la llegada de Humberto Suazo al conjunto zaragocista suponía que el Real Zaragoza pasara el límite de jugadores extracomunitarias, por lo que Ewerthon se quedó sin ficha. El conjunto aragonés se puso manos a la obra para encontrarle un destino nuevo y, aunque no lo logró en el mercado invernal (en el último momento se frustró su salida al Betis), finalmente el Palmeiras se hizo con sus servicios. De este modo, Ewerthon abandonada definitivamente la disciplina aragonesa después de haber disputado 119 encuentros con la elástica blanquilla, anotando 53 goles.

En el Palmeiras volvió a gozar de los minutos que le habían privado hasta el momento. Desde su llegada, el delantero se ganó la confianza de su entrenador convirtiéndose en titular indiscutible con su nuevo equipo. Esa confianza vino acompañada por goles (siete tantos y dos asistencias en 21 encuentros), hasta que una lesión le obligó a estar fuera de los terrenos de juego durante siete partidos en el tramo final de la temporada. Al terminar el campeonato, Ewerthon se quedó sin equipo al firmar por una sola temporada y no haber ampliado su contrato.

Experiencias por Rusia y Qatar y vuelta a Brasil

Tras estar seis meses sin equipo el Terek Grozny, conjunto que militaba en la Premier Liga (primera división de Rusia), se hizo con sus servicios para disputar las dieciséis jornadas que le quedaban al campeonato. Su papel en el conjunto ruso fue muy pobre, disputando únicamente seis partidos (solo uno de titular) y acumulando 201 minutos, en los que anotó un gol.

Qatar sería el siguiente país al que se trasladaría Ewerthon para continuar su carrera futbolística. A principios del año 2012, el atacante abandonaba el frío de Rusia para recalar en el Al-Ahli después de desvincularse de su anterior club. El brasileño, que solamente firmó un contrato de seis meses con el conjunto catarí, no se asentó y únicamente disputó tres partidos, en los que no anotó ningún tanto.

Después de esta corta experiencia, decidió volver a su país para recalar en el América Mineiro, equipo que militaba en la Serie B (segunda división). El exzaragocista, que firmó hasta la conclusión de la temporada, tardó en entrar en los planes del entrenador. De hecho, desde su llegada estuvo siete partidos consecutivos sin disputar un solo minuto. Esa circunstancia cambió en los últimos encuentros de la campaña, en la que se hizo un hueco en el once y finalmente llegó a disputar 12 encuentros, en los que anotó tres goles.

Tras expirar su contrato con el América Mineiro en enero de 2013, el delantero se quedó sin equipo. A pesar de tener ofertas, ninguna se llegó a concretar, por lo que volvió a quedarse sin equipo, esta vez por el periodo de un año hasta que, a principios de 2014, el Clube Atlético Sorocaba, que milita en el Campeonato Paulista, se hizo con sus servicios y en el que continúa por ahora.

VAVEL Logo