L'Hospitalet sentencia al Real Zaragoza B en casa
(Foto: Andrea Royo | VAVEL).

El Real Zaragoza B se jugaba hoy buena parte de sus remotas opciones de permanecer en la categoría de bronce del fútbol español, pero la falta de suerte y de definición hicieron que, una vez más, los tres puntos volaran de La Romareda, esta vez rumbo a Hospitalet. Esta derrota deja herido de muerte al filial blanquillo, que la semana que viene puede verse ya matemáticamente en Tercera División.

El filial, de más a menos en la primera parte

Tras el pitido inicial, los de César Laínez pronto avisaron de sus intenciones. Los blanquillos sabían de la importancia de este encuentro y pronto tuvieron la primera ocasión, que Carlos Javier mandó por encima del travesaño tras una buena combinación en ataque. Pero el Hospitalet no se iba a dejar amedrentar por el ímpetu del B y acto seguido respondió con un disparo de Peque que salió cerca de la escuadra. Los sustos para el Zaragoza B no iban a quedar ahí, ya que una mala cesión de Marc Vales al meta local a punto estubo de costarle el primero al filial maño.

A partir de aquí, el partido se iba a calmar y pocas ocasiones iba a haber hasta el ecuador de la primera parte, cuando Rubén Alcaraz remató solo en el segundo palo un córner que había peinado un compañero suyo. Para suerte del Zaragoza B, su cabezazo salió lamiendo el palo izquierdo de Víctor.

El Zaragoza B no acertaba en sus combinaciones, perdiendo balones que el Hospitalet aprovechaba para montar rápidas contras, aunque no llegaban a finalizarlas. En una de las pocas combinaciones que los de Láinez consiguieron hilar en ataque, Diego Suárez aprovechó para sacar un disparo raso desde la frontal que Craviotto desvió a corner. Con esta ocasión se llegaba al descanso de una tediosa primera parte donde apenas hubo ocasiones.

Carrusel de ocasiones tras el descanso

La segunda parte comenzó con mucha más actividad. Las ocasiones se sucedieron para ambos equipos, aunque esta vez fue el filial zaragocista quien dispuso de más oportunidades para adelantarse en el marcador. Suárez en una ocasión tras un barullo en el área, Lasure con un potente disparo desde fuera del área, Tarsi tras una rápida contra dirigida por Suárez y Meseguer... Aunque el Hospitalet tampoco se quedaba atrás y probó sin éxito los reflejos de Víctor en varias ocasiones.

La entrada de Meseguer y Pombo -este último ya salió en la primera parte sustituyendo a Guti- pareció darle un soplo de aire fresco a los locales, mucho más activos y rápidos en esta segunda mitad. Aun así, el Hospitalet hacía valer su mayor empaque para crear peligro en las contadas llegadas de las que disponía.

El momento cumbre iba a llegar en el minuto 70, cuando Craviotto cometía penalti sobre Nacho Lafita tras una mala cesión de cabeza de su defensor. Diego Suárez lanzó el penalti al lado derecho del portero, que adivinó sus intenciones y detuvo el lanzamiento. Tras esta acción, Láinez decidía sustituir a Lafita y realizar su último cambio, dando entrada a Isuardi. Tras el casi 1-0, llegó el 0-1. Rubén Alcaraz botaba una falta lateral y lejana que Víctor Ibañez no lograba atajar. El jugador del cuadro catalán dio al balón una parábola perfecta que se coló por la escuadra.

Otra vez más, la mala suerte jugaba en contra del filial, que estaba siendo mejor y gozando de mejores ocasiones en la segunda parte. A partir de aquí, los blanquillos se dedicaron a remar a contracorriente con más fe que acierto. Tarsi tuvo la última ocasión con un disparo de falta que se perdió por encima del larguero.