Resumen temporada 2014/15 del Málaga CF: lo que duraron las pilas
Fotografía: Javier Quiñones y Javier Robles | VAVEL España

Tras una temporada 2013/2014 sin demasiadas luces, el Málaga afrontaba el nuevo año lleno de ilusión y optimismo. La marcha de Bernd Schuster provocó la llegada de un nuevo técnico al banquillo malagueño. El elegido fue Javi Gracia, que una temporada antes había descendido con el CA Osasuna a Segunda División. Este nombramiento no sentó bien a una parte de la grada que dudaba de si el técnico navarro era el sustituto ideal del alemán.

No obstante, con la máxima prudencia que exigen este tipo de ocasiones, el equipo de la Costa del Sol se propuso un claro objetivo: la permanencia. Una vez que se cumpliera esta meta, se aspiraría a cotas más altas, pero hasta que no estuviese bien amarrada, el equipo no podía despistarse si no quería ver en peligro su continuidad en la máxima categoría del fútbol español.

Además de conseguir una gran temporada, Javi Gracia ha dado la oportunidad a jugadores que se han hecho un hueco en el once inicial. Casos como el de Samu Castillejo, Samuel García o Juanmi, son conocidos por todos, ya que han llamado la atención sobre todo, en la primera vuelta del conjunto blanquiazul. Ahora, con el balón parado, es momento de mirar atrás. Es momento de hacer un resumen de la temporada 2014/2015 del Málaga CF.

Javi Gracia sorprende al malaguismo

La campaña 2014/15 empezó para los malaguistas con la presencia de un nuevo entrenador, Javi Gracia. El 30 de mayo de 2014 se anunció su fichaje por el Málaga CF, dejando fuera del mismo a Bernd Schuster. Tras una controvertida pretemporada, se pudo ver en La Rosaleda cuáles fueron los cambios que introdujo el entrenador navarro.

Los dos técnicos utilizan el mismo esquema, el 4-2-3-1, con un mediapunta por delante de los dos centrocampistas y por detrás del delantero centro. Aunque los jugadores cambiaron, la organización sobre el rectángulo de juego se mantuvo del anterior entrenador al actual. Es cierto que la elección desde la cúpula malaguista de Javi Gracia como técnico no fue aplaudida por toda la afición. No era el mejor entrenador posible y existieron críticas a su trabajo antes de comenzar, pues venía de descender con Osasuna en la última jornada. No se le auguraba éxitos y mucho menos con la plantilla tan joven con la que debía trabajar y a la que debía gestionar con mucho cuidado. Aún así, salió adelante con el ya nombrado esquema, muy reconocible, formado habitualmente por los siguientes jugadores:

Antes del mercado invernal, Antunes ocupaba el lateral izquierdo en detrimento de Boka. Y tras este mercado, la llegada de Javi Guerra permitió rotar más a los hombres de arriba del equipo andaluz. El delantero malagueño hizo buenos números y dio descanso a jugadores como Juanmi o Amrabat, que eran indiscutibles.

Javi Gracia propone toque, calidad y pegada

En definitiva, el cambio de entrenador surtió buen efecto sobre el equipo. Pese a que los resultados se vieron perjudicados en el tramo final de la temporada, el fútbol de toque, calidad y pregada desarrollado por el equipo ha encandilado a muchos seguidores y aficionados boquerones.

Una primera vuelta de récord

El comienzo de temporada del Málaga CF estuvo marcado por la irregularidad, pues el conjunto de Javi Gracia alternó buenos y malos resultados en los primeros compromisos ligueros. La campaña se inició con una importante victoria ante el Athletic Club de Bilbao (1-0), pero a continuación el cuadro malacitano cosechó dos empates y una derrota, si bien esta última llegó ante uno de los mejores equipos de la competición, el Valencia CF. La quinta jornada deparó el primer gran partido para el conjunto malagueño, que recibió al FC Barcelona. El planteamiento táctico del técnico navarro fue excepcional, y el conjunto azulgrana fue incapaz de superar a Kameni, por lo que el Málaga CF sumó un valioso punto (0-0).

Se cosecharon cinco triunfos consecutivos

La siguiente jornada pareció echar por tierra las expectativas del cuadro costasoleño tras perder ante el Getafe CF (1-0), pero tras la derrota en tierras madrileñas el equipo se rearmó y encadenó cinco victorias de manera consecutiva, lo que provocó que el Málaga CF se acercara a los puestos que dan acceso a la UEFA Europa League la próxima temporada. Los hombres de Javi Gracia sorprendieron a muchos y realizaron un juego brillante, logrando victorias importantes por el escenario (Anoeta, 0-1) o por la forma en que lo lograron (vs Rayo Vallecano, 4-0). Estos cinco triunfos seguidos hicieron modificar ligeramente los objetivos del equipo andaluz, que comenzó a ilusionarse con la posibilidad de disputar competición europea la próxima temporada.

Esta buena racha se vio cortada de manera drástica tras dos tropiezos consecutivos, si bien fueron comprensibles dada la magnitud de los dos rivales a los que se enfrentaron. La primera derrota llegó en casa del por entonces vigente campeón de liga, el Atlético de Madrid, que superó por 3-1 al equipo malagueño. El siguiente partido, en el Estadio de La Rosaleda, era nada más y nada menos que ante el Real Madrid, que llegaba inmerso en una espectacular racha de juego y resultados. El Málaga CF plantó cara al conjunto entrenado por Carlo Ancelotti, pero los blancos consiguieron imponerse por 1-2, provocando la segunda derrota consecutiva del equipo de Javi Gracia.

Partido del Málaga CF ante el Atlético de Madrid (Foto: Dani Mullor | VAVEL.com)

Fue él mismo quien logró que su equipo consiguiera cambiar de nuevo la mentalidad y restarle importancia a esas dos derrotas, pues el Málaga CF encadenó de nuevo varias victorias consecutivas, en este caso tres. Más mérito aún fue que dos de esos tres triunfos llegaron como visitante, con la importancia que tiene para los equipos que pelean por objetivos menos ambiciosos. De nuevo esta pequeña racha de partidos ganados sirvió para afianzarse en la séptima posición de la clasificación de la Liga BBVA, y el sueño de Europa seguía creciendo con el paso de las jornadas, pues los andaluces se estaban mostrando muy sólidos y completando una gran primera vuelta de la competición.

La posibilidad de jugar competición europea se alejó ligeramente de la mente de la afición malagueña tras los últimos tres partidos de la primera vuelta. El Málaga CF sumó en esa fase de la temporada un empate y dos derrotas, si bien el resultado más doloroso fue el 1-2 cosechado en La Rosaleda ante el UD Almería. Después se maquilló ligeramente la percepción del equipo con un valioso empate ante el Villarreal CF en tierras malagueñas (1-1), mientras que el último partido de esta primera mitad de la temporada, el esperado duelo ante el Sevilla FC, se saldó con victoria del cuadro hispalense por 2-0.

Se igualó el récord de puntos de la mejor primera vuelta de la historia

Pese a estos últimos resultados negativos, el Málaga CF completó su mejor primera vuelta de la competición, igualando el récord de puntos (31) y situándose en la séptima posición de la clasificación. Este récord se basó en un excelente trabajo defensivo, pues el cuadro malacitano llegó a esas alturas de campaña como el séptimo equipo de la liga que menos goles encajaba (20). Otro secreto del éxito del equipo entrenado por Javi Gracia es la unión y el compromiso, además de ser una plantilla muy equilibrada, formada con veteranos y excelentes jugadores jóvenes, algunos de ellos malagueños, lo que aumenta el sentimiento y la unión de la afición.

Actualización de objetivos

Cuando el sábado de la Feria de Málaga arrancaba una nueva edición de la Liga, la práctica totalidad de abonados y aficionados malagueños hubiera firmado finalizar la temporada incluso muchos puestos por debajo del que ha ocupado el Málaga CF. La razón es sencilla, tanto en el club como la afición, tenían una idea clara con la que arrancó la temporada: la permanencia.

Según avanzaba el calendario, el club malaguista veía con asombro de propios y extraños, cómo se sumaban victorias y sus correspondientes puntos, creando una distancia respecto a los equipos que ocupaban los puestos de descenso muy importante, hasta el punto de alcanzar los 31 puntos al finalizar la primera vuelta, igualando el récord de puntos que ostentaba el cuadro que dirigió Manuel Pellegrini en la histórica temporada donde se disputó la máxima competición europea, la UEFA Champions League.

Partido ante el Sevilla en el Ramón Sánchez Pizjuán (Foto: Juan Ignacio Lechuga | VAVEL.com)

Tan idílica e insólita situación para un equipo y una afición, mucho más acostumbrada al agobio y dificultad clasificatoria, impulsó el deseo de conseguir un objetivo mayor por parte de jugadores, cuerpo técnico y afición, empezando a comentar en voz alta aquello que rondaba por las cabezas de la familia malaguista tras conseguir esa cantidad de puntos tan importante: pensar en grande. ¿Europa? ¿Por qué no?

Y tanto fue así, que el cuadro malaguista ha ocupado la séptima plaza durante la mayor parte del campeonato, con un gran colchón respecto a los equipos perseguidores y teniendo al alcance a los equipos que ocupaban los puestos de acceso a Europa League. Finalmente, tras una segunda vuelta con más luces que sombras, el objetivo no se ha podido cumplir, pero queda la satisfacción de haberlo intentado hasta el último partido.

Una segunda vuelta para olvidar

La segunda vuelta para el Málaga CF ha sido muy distinta respecto a los resultados obtenidos anteriormente. En total se consiguieron solo 19 puntos de los 57 posibles. Tan pocos puntos conseguidos tuvo una consecuencia clara, la pérdida de puntos respecto a los rivales directos, perdiendo finalmente la séptima plaza en la jornada 36. Y aunque en la jornada siguiente consiguieron recuperar esta plaza los blanquiazules, finalmente en la última jornada, a causa de la derrota frente al Sevilla, perdieron la séptima posición y cayeron hasta la novena.

En el total de los 19 partidos disputados, el equipo boquerón consiguió cinco victorias, cuatro empates y diez derrotas. La mayor parte de estas derrotas fueron por un gol de diferencia, lo cual deja ver que el equipo ha tenido una falta de gol de cara a la portería rival. Solo contra el Real Madrid, Valencia y Levante perdieron por más de un gol. Además, no solo ha sido en las derrotas, las victorias conseguidas han sido todas por un gol de diferencia, menos el partido frente al Córdoba donde se consiguió ganar 2-0.

Todo esto ha reflejado finalmente como el Málaga solo ha conseguido de media un punto por partido. Este hecho es el que le ha dejado al final a la afición blanquiazul sin el sueño de jugar la temporada que viene de nuevo en Europa.

De las pocas alegrías que ha tenido el club en estas últimas 19 jornadas, fue la victoria conseguida frente al Barcelona en el Camp Nou. Un partido que comenzaba con un gol tempranero de Juanmi tras aprovechar un fallo defensivo. Este resultado no fue fácil de defenderlo, pero finalmente los jugadores consiguieron terminar el partido con la portería imbatida frente al que sería posteriormente campeón de la Liga BBVA.

Celebración por la victoria ante el FC Barcelona (Foto: LFP)

Tras ganar frente al Córdoba en La Rosaleda, los blanquiazules encajaron una dura racha sin ganar de ocho partidos, donde cinco de ellos fueron derrotas. En esta mala racha se reflejó el gran problema que ha tenido Javi Gracia con los partidos fuera de casa, ya que cuatro de esas derrotas han sido fuera de casa frente al Rayo Vallecano, Eibar, Real Madrid y Celta de Vigo.

Los motivos de la debacle

Tras la primera vuelta espectacular vivida por todos los aficionados malaguistas y con Europa en el punto de mira, se llegó a la segunda parte de la temporada. El resultado no fue para nada similar a lo esperado y al acabar el campeonato liguero, el equipo de Javi Gracia se quedó fuera de la Europa League. Los motivos del bajón del equipo pueden buscarse en muchos lugares, pero quizá hubo algunos temas determinantes que explicarían el tramo final de campaña.

En la primera vuelta se anotaron muchos goles. En la segunda, el acierto de cara al gol fue desapareciendo progresivamente, al mismo tiempo que se empezaron a encajar más tantos. El equipo se entregó al 100% en la primera vuelta y la energía y las fuerzas disminuyeron con el paso de las fechas. Las lesiones no ayudaron al equipo. Sergio Sánchez o Weligton pasaron una parte de la temporada en el dique seco.

La ausencia por lesión de Camacho se notó

Pero, sin lugar a dudas, la lesión que más afectó al juego del equipo fue la de Ignacio Camacho que cayó lesionado a mitad de la temporada, y cuya salida del once notó el equipo. El aragonés era un centrocampista indiscutible que, junto a Darder, formaron una dupla de garantías en la medular. Sergi era mejor a su lado y aunque Recio suplió bien al internacional español, el equipo no respondió del mismo modo.

Ignacio Camacho en el partido ante el Atlético de Madrid (Foto: Dani Mullor | VAVEL.com)

Junto a las importantes bajas, cabe destacar el bajón de juego y números experimentado por los hombres de arriba. Samuel García, Samu Castillejo o Juanmi cuajaron una primera vuelta realmente buena, especialmente el segundo en la que ha sido su primera temporada en la máxima categoría del fútbol español. Goles y buen juego hasta enero, pero un bajón en los meses posteriores. Quizá la falta de descanso o el hecho de que se dejaron todo en el campo los primeros meses fue determinante.

Sin aprovechar una Copa

El Málaga CF tuvo la suerte en la competición copera de quedar en el lado bueno de las eliminatorias, es decir, sin coincidir con Real Madrid, Barcelona o Atlético, quienes podrían ser rivales de los andaluces únicamente en la final. Deportivo, Levante y Athletic Club de Bilbao fueron sus rivales en dieciseisavos, octavos y cuartos de final respectivamente, un calendario aparentemente asequible según fueron pasando las rondas.

Ante el Deportivo de La Coruña, los de Javi Gracia empataron a uno en Riazor, tras un partido realmente mediocre. En la vuelta, el equipo salió más enchufado y endosó un 4-1 muy contundente a los gallegos. Posteriormente se midió al Levante, que había acabado en la ronda anterior con el modesto Albacete de la segunda categoría española. En la ida, los goles de Juanpi y Horta, que habían contado con poca participación en los partidos importantes del club andaluz, dieron la victoria por 2-0 ante un Levante más centrado en salvar su posición liguera, en aquel momento en puestos de descenso. En la vuelta, un gran partido de David Barral entre otros permitió a los levantinistas ganar por 3-2, casi sobre la bocina, aunque no consiguieron consumar la remontada y el Málaga pasó de ronda sin sufrir finalmente.

En los cuartos de final iba a finalizar la andadura del equipo en la Copa de Su Majestad el Rey. Ante el Athletic Club de Bilbao, un equipo superior en calidad aunque sin hacer su mejor juego, los boquerones consiguieron empatar a cero en casa, haciendo un gran partido pero sin concretar ocasiones. En la vuelta, Aritz Aduriz mandó a los blanquiazules a casa tras un gran gol de delantero centro. Javi Guerra marcó el empate en el segundo tiempo, pero fue anulado por un fuera de juego riguroso. El Athletic pasaría posteriormente a la final, donde perdió con el FC Barcelona, tras eliminar al Espanyol.

Pese a llegar hasta los cuartos de final, la imagen del equipo no fue buena. Pudo llegar más lejos al estar en la parte “sencilla” del cuadro, pero el mal juego, los suplentes y la falta de hambre penalizaron al equipo.

Una pesadilla rojiblanca

Si hay un equipo que se ha convertido en la pesadilla del Málaga en la temporada 2014/2015, ese ha sido el Athletic Club de Bilbao. El equipo en el que se inició Javi Gracia como jugador le ha alejado al técnico navarro de conseguir un objetivo ambicioso como la UEFA Europa League y de pasar a las semifinales de la Copa del Rey.

No obstante, antes de luchar por una posición europea o por avanzar en el torneo copero, ambos conjuntos ya crearon polémica. El primer partido de la Liga BBVA les enfrentaba y, como si fuese un avance de su rivalidad a lo largo del año, el partido se enredó. El gol de Luis Alberto a la media hora de encuentro pudo quedar neutralizado por un tanto de Gorka Iraizoz en el tiempo de descuento de la segunda mitad. En una de las últimas acciones del partido, el guardameta rojiblanco subió a rematar una falta y terminó cabeceando al fondo de las redes. Sin embargo, Mateu Lahoz, árbitro de aquel encuentro, decidió anularlo. La confusión se apoderó de los jugadores de Ernesto Valverde sobre el césped de La Rosaleda, los ánimos se caldearon y dos jugadores del Málaga, Duda y Antunes, acabaron expulsados.

De este gol se acordaba el conjunto vasco a finales de temporada, donde un empate a puntos con el equipo boquerón, les dejaría por detrás. Al final, una mala segunda vuelta del Málaga unida a un gran segundo tramo del Athletic propició que los bilbaínos quedaran en la séptima posición, lo que les garantizaba el acceso a la previa de la UEFA Europa League, ya que ellos eran los que disputaban la final de la Copa del Rey y, de una u otra forma, ganaran o perdieran la final, accedían a la competición europea al año siguiente.

Angeleri se lamenta por el tanto de Aduriz (Foto: LFP)

Precisamente en la Copa del Rey es donde se produce otro de los encuentros entre ambos clubes en la temporada 2014/2015. Tras apear al Celta de Vigo y al Levante, el Athletic Club y el Málaga, respectivamente, se metían en los cuartos de final del torneo copero. Tras un 0-0 en La Rosaleda, todo quedaba abierto para San Mamés. El equipo local, impulsado por su afición, consiguió imponerse gracias a un gol de Aritz Aduriz en el minuto 48. Para no romper la tradición de toda la temporada, a este partido no le faltó la polémica, ya que a Javi Guerra se le anuló un gol en el que su compañero Juanmi estaba en fuera de juego. Finalmente, pasó el Athletic que perdió la final ante el FC Barcelona.

Temas candentes de la temporada

El Málaga CF ha cuajado una gran temporada pese a quedar finalmente fuera de competición europea. Las claves han sido varias, pero algunos temas han sido realmente importantes esta campaña. En primer lugar, la explosión de Samu Castillejo y Samu, dos extremos de un nivel envidiable. Los dos canteranos, el primero de ellos en su primer año en la máxima categoría del fútbol español, han conseguido aportar más al equipo de lo que se había imaginado. Insustituibles para Javi Gracia, consiguieron números bastante interesantes en un equipo modesto como es el club andaluz.

Estadísticas en Liga y Copa del Rey 2014/15

Minutos jugados Goles Asistencias
Samuel García 2635 5 3
Samu Castillejo 2468 1 5

Otro de los puntos álgidos de la temporada fue la explosión de Juanmi y su llamada con la selección. Debutó ante Holanda el 31 de marzo en partido amistoso, donde jugó unos minutos muy buenos. Su nivel en la Liga fue muy elevado, salvo en el tramo final, donde todo el equipo se desinfló ligeramente. Ocho goles ha sido su aportación ofensiva al equipo, además de un trabajo y un fútbol de mucha calidad.

Si Juanmi fue importante, es necesario también rendir cierto homenaje a Nordin Amrabat. El delantero marroquí, con el “2” a la espalda, ha cuajado un temporadón y se ha ganado por completo al público de La Rosaleda. Ha anotado seis goles y asistido en cinco ocasiones más. Su nivel es indiscutible, y para Javi Gracia ha sido uno de los delanteros más importantes. Podía desempeñarse en punta o por detrás del delantero, e incluso más cerca de la banda. Polivalente, luchador y guerrero como pocos, y con mucho gol. Sin duda, si se marcha del Málaga, algo que parece probable ante el elevado coste de su fichaje, será una baja más que notable.

Amrabat en el partido ante el Villarreal CF (Foto: Mª José Segovia | VAVEL.com)

En la portería, el pasado verano se decidió fichar al “Memo” Ochoa, guardameta titular de la selección mexicana. Lejos de ser titular, ha sido relegado a un segundo plano en favor del veterano portero Carlos Kameni. Javi Gracia decidió darle la titularidad, dejando a Guillermo Ochoa para la Copa del Rey, competición en la que llegó hasta los cuartos de final. Kameni, por su parte, ha disputado los 38 partidos de la Liga BBVA, recibiendo 1.26 goles por partido y dejando paradas para el recuerdo. No por casualidad se decidió el técnico navarro por su titularidad; el guardameta camerunés respondió con creces a su confianza.

Por último, una de las claves del buen juego del Málaga en la campaña 2014/15 ha estado en el centro del campo. Allí, Darder ha sido el jugador que más ha evolucionado. Cuando Camacho estuvo lesionado, él y Recio respondieron a la perfección. Pero cuando Sergi Darder pudo jugar al lado del internacional español, su aprendizaje fue total. El mallorquín ya tenía la calidad de antes, pero esta campaña ha dado un paso al frente con fútbol, goles y buen juego. Y lo ha hecho aprendiendo del veterano Ignacio Camacho, un referente para cualquier centrocampista.

Puntuaciones Málaga CF 2014/2015: porteros

Puntuaciones Málaga CF 2014/2015: defensas

Puntuaciones Málaga CF 2014/2015: centrocampistas

Puntuaciones Málaga CF 2014/2015: delanteros

VAVEL Logo