Musacchio y el
Coliseum, una historia de ida y vuelta
Fotografía: MªJosé Segovia

El pasado 12 de abril de este mismo año se disputaba en Getafe el partido que enfrentaba al equipo azulón contra el Submarino Amarillo. Aquel partido fue el último encuentro jugado por Mateo Musacchio, debido a una espeluznante lesión que sufrió el zaguero, que le apartó de los terrenos de juego durante mucho tiempo. Pero circunstancias del destino y del calendario han querido que Musacchio pueda volver a vestirse la elástica amarilla allí, en el mismo lugar donde hace menos de un año tuvo que ser apartado de los terrenos de juegos.

El central sudamericano tuvo que pasar por el quirófano dos días más tarde para tratar la fractura del peroné. La operación se realizó a cargo del prestigioso doctor Guillén, el cual hizo unas declaraciones esperanzadoras acerca del futuro futbolístico de Musacchio: “Si todo va bien, estará en cinco meses, no antes”. “Musacchio volverá a jugar con total normalidad y podrá seguir haciéndolo como antes”. La operación tuvo una duración cercana a las dos horas y fue realizada en la clínica Cemtro de Madrid.

Musacchio se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera, de hecho, el Tata Martino acababa de confirmar su convocatoria con la selección de Argentina para los amistosos contra El Salvador y Ecuador, con la mirada puesta en la Copa América de Chile, un sueño que se vio truncado después de aquel partido para olvidar en el Coliseum Alfonso Pérez.

Aquel partido en Getafe no fue un partido del que deban tener un buen recuerdo los aficionados del Villarreal, ya que además de la lesión de Musacchio el equipo castellonense cosechó tan solo un empate en tierras madrileñas, alargando la racha de cinco partidos sin ganar. En aquel partido sucedió algo muy parecido a lo ocurrido en la última jornada de esta misma temporada contra el Eibar, Marcelino gastó los cambios relativamente pronto y tras la lesión de uno de sus centrales, tenía que acabar jugando con diez para acabar empatando el partido.

Después de que haya pasado un calvario para uno de los centrales con más proyección de la liga española, ya solo queda olvidar todo este tiempo y volver a disfrutar del central argentino.

VAVEL Logo