La caída del gran muro blanco
Foto: VAVEL | Dani Mullor

Si algo ha caracterizado al Real Madrid en el principio de la 2015/2016 ha sido su fortaleza defensiva. El buen juego no llegaba, en cambio, un soberbio Keylor Navas mantenía al equipo con la puerta a cero en más ocasiones de las merecidas. La defensa concedía ocasiones, sí, pero nu nivel era alto y su concentración mayúscula. Hasta que llegó Sevilla...

En el Pizjuán comenzaban los problemas para el Real Madrid. Tras haber encajado solo cuatro goles en los primeros diez partidos de Liga, en Sevilla la defensa blanca hizo aguas y encajó tres tantos, anotados por Immobile, Banega y Llorente. Una semana más tarde llegaba el gran partido, el Clásico, donde el Madrid esperaba volver al camino de la puerta a cero. Lo acontecido en el Bernabéu ya es historia.

Luis Suárez en dos ocasiones, Iniesta y Neymar, completaban una goleada histórica que hace evidentes los problemas del Madrid.

En una, dos, tres y hasta cuatro veces, el Barcelona perforó la meta de un desconocido Keylor Navas. El 0-4 final, una humillación histórica, una mancha difícil de borrar. El problema era evidente. El Madrid tenía graves dificultades atrás, concediendo más ocasiones de las habituales, y en esta ocasión, ni Keylor ni Casilla podrían salvar el honor blanco.

Tras el debacle ante los culés el Madrid hizo borrón y cuenta nueva. Llegaba su competición favorita, la Champions, donde en cuatro partidos nadie les había conseguido hacer gol, incluido el doble duelo ante el PSG. Durante 75 minutos se volvío a ver a un gran Madrid que no concedía nada atrás. El 0-4 en el marcador así lo demostraba. Y llegó la relajación.

El rival, el Shakhtar, anotó tres goles consecutivos para ponerle emoción a un partido que a punto estuvo de convertirse en otro gran histórico error de los merengues. Tras estos tres partidos, el Real Madrid arroja un balance de 10 goles en contra y solo seis a favor. El Eibar espera a un Madrid tocado, que ve en el duelo en territorio vasco el escenario perfecto para darle la vuelta a la situación y volver a los tiempos donde las redes de Keylor Navas permanecían inmóviles partido tras partido.

VAVEL Logo