Entrevista. Alberto Górriz: "Hasta ahora la Real está siendo decepcionante"
Fotomontaje: Alejandro Mateos. Fuente: Real Sociedad

Alberto Górriz Echarte, popularmente conocido como ‘Bixio’ Górriz, jugó un total de 599 partidos con la camiseta de la Real Sociedad desempeñándose como central. Fue protagonista en las ligas conseguidas por el cuadro txuriurdin en la temporada 80/81 y 81/82, así como ganador de una Supercopa (1982) y una Copa del Rey (1987). A los 35 años pudo elegir entre terminar su carrera profesional en la Real o fichar por otro equipo. Eligió la primera opción. El ex central txuriurdin nos habla de ‘su’ Real Sociedad y nos da su opinión sobre la actual situación del cuadro donostiarra. Cercano, afable y con la paciencia propia de un maestro, Alberto Górriz nos ilustra con una lección de historia y fútbol, al tiempo que nos pide que le tuteemos.  

Pregunta: En el fútbol actual cada vez es más difícil encontrar jugadores que sientan el escudo como antes.

Respuesta: No sabría decirte porque los tiempos han cambiado para todo, en el fútbol también, pero sí que es verdad que parece eso de cara al exterior, pero yo no concibo que un chaval de la cantera de aquí de la Real no sienta los colores, como yo los sentía en su momento. Siempre he dicho que hubiera pagado por jugar al fútbol, fui un privilegiado por poder jugar y encima a la Real. Pienso que ahora deben pensar igual. No concibo que un jugador de los de hoy en día no tenga la misma ilusión que tuve yo.

P: Pregunta obligada ¿Cómo valoras la temporada de la Real Sociedad?

"Echamos en falta una virtud que teníamos antes: la garra"

R: La valoración hay que hacerla al final, pero hasta ahora decepcionante. Yo soy socio, voy con mi mujer a todos los partidos y para mi es decepcionante, como me imagino que para la mayoría de los aficionados de la Real. Creo que técnicamente es buen equipo, pero echamos en falta una virtud que teníamos: la garra. En los últimos años no he visto al equipo con ese aspecto. Para mi tiene suspenso en ese aspecto. Creo que la Real tiene una plantilla superior a la de la mayoría de los equipos de la zona baja, pero al final todo suma y estamos ahí por merecimientos propios. Es triste, pero salir de los puestos de abajo en este momento es la aspiración que tenemos.

P: ¿Se echa de menos más gente forjada en Zubieta?

R: Hay gente de Zubieta, te pones a analizar y hay jugadores de cantera. Creo que ese aspecto no lo han descuidado. No es el caso de ahora. Hay jugadores de fuera, extranjeros y gente que no se ha criado en la cantera de la Real, pero ahora mismo en la Real hay más jugadores de Zubieta. Quizás veo que ha cambiado el aspecto social, los jugadores de aquí salen más blandos, más suave, de otra forma. Técnicamente son buenos, pero les puede faltar una virtud que pueden tener otros equipos, como un equipo que tenemos aquí cerca, y me duele decirlo, como es el Athletic, que es un equipo que te lleva hasta al final presionando y la Real no termina de conseguirlo.

P: En Atocha te enchufaban si o si.

R: No cabe duda de que el campo influye mucho. Yo creo que el espíritu que teníamos antes ha cambiado. Era un fútbol diferente al de ahora. Los jugadores no se van a tomar una cerveza después de los entrenamientos, es todo más profesional. Antes nos íbamos a tomar una cerveza y si estábamos en un momento malo lo hablábamos para sacarlo entre todos. Llegaba el partido del domingo y salíamos con las pilas bien puestas. Además, el público se echaba encima y nos empujaba, se presionaba mucho al rival y a los árbitros. Creo que el cambio de campo sí que es un factor que ha sufrido la Real.

P: Echando un vistazo atrás ¿Qué crees que salió mal con David Moyes?

R: Para enjuiciarle tendría que haber visto como entrena a diario, pero si he visto al equipo y para mí ha sido una decepción. Cuando vino pensaba que era un entrenador que nos iba a dar garra, agresividad, presión… No lo vi en ningún momento. Y luego por lo que he oído no terminó de integrarse, los jugadores no tenían comunicación con él y si no terminas de revertir la situación, pasa lo que pasa. El equipo estaba en una situación mala y con mala imagen. Ahora con Eusebio es diferente, pero no termina de dar un paso adelante, de ser más ambicioso, de poner toda la carne en el asador e ir a por más. Hay equipo para más, no cabe duda.

P: Eso iba a comentar, parece que con Eusebio se juega algo mejor.

R: Si, los últimos partidos de casa, sobre todo frente Valencia y Deportivo yo salí contento del campo. Yo cuando veo que el equipo lo da todo, pelea, lucha y se entrega y lo da todo en el campo, ganes o pierdas, te quedas con el buen sabor de boca de que el equipo lo ha dado todo. A mí lo que me da rabia es cuando te vas del campo con la sensación de que el equipo se ha dejado algo. Que igual me equivoco, pero por ejemplo mira Gijón. Sabiendo que un equipo te va a salir a morder, tú tienes que salir como mínimo con la misma intensidad. 

Eusebio ha venido con la temporada empezada, es un hombre llegado de la escuela del Barça, que sí, que eso está muy bien, pero por desgracia no todos tenemos los jugadores que tiene el Barça. Creo que es un hombre muy profesional. Yo estoy con él a muerte. Creo que al equipo sí que se le nota otro aire.

P: ¿Con qué jugador de la Real te identificas más? ¿Con Iñigo Martínez?

R: Hombre, quizás porque juega mas donde yo jugué, aunque a mí el que más me gusta es Markel Bergara. Me encanta, aunque tengo muchas discusiones con mi cuadrilla porque muchos no están de acuerdo, pero me identifico con su lucha, su entrega, su carácter. A veces se precipita, comete errores porque no está dotado técnicamente como Illarramendi, pero transmite al equipo una virtud que es la que echa en falta el equipo, que es esa garra y esa agresividad.  Iñigo es un jugador fundamental, para mí el problema que puede tener es la concentración. Tiene condiciones físicas, técnicamente es bueno, tiene contundencia... A veces le pierden esos lapsus que tiene de concentración a la hora de dar un pase o de marcar a un rival. Pero es un jugador joven con mucho futuro por delante.

 P: Si se fuera sería un golpe serio para la Real

“El jugador que esté en la Real tiene que tener el corazón y el alma puesta en el equipo”

R: Sin duda, pero yo creo que el jugador que este en la Real tiene que estar porque quiere y porque tiene el corazón y el alma puesta en el equipo.  Si no piensa de esa manera o prioriza el tema del dinero o tiene una oferta mejor, lo entiendo y lo respeto, pero si esta aquí tiene que darlo todo. Eso es lo que yo pido, que el que esté aquí que se quede con todas las de la ley. Si decide marcharse tendremos que buscar otro jugador. No hay ningún jugador imprescindible

P: Echando un vistazo a la temporada, quizás uno de los jugadores más decepcionantes esté siendo Carlos Vela ¿no?

R: No está bien físicamente, se le ve que no tiene esa velocidad que tenía antes, yo no le veo en forma. Es un jugador que necesita estar físicamente al 100% porque si no estás a tope no te comes una rosca. Carlos Vela a pesar de su clase si no está a tope no rinde y claro, tiene unas cifras decepcionantes. Pero a mí no me da la impresión de que sea por dejadez o porque el no quiera, creo que no está bien del todo igual tiene que poner más de su parte, para mejorar, pero yo tengo confianza en él. Creo que es un jugador que nos tiene que dar mucho de aquí a final de temporada.

P: Hablando de defensas, este año hemos descubierto en Primera a Aritz Eslutondo.

R: Pues sí, mira que a mi Carlos Martínez siempre me ha gustado porque es un jugador que lo da todo, luego vino Zaldua que también me encanta, y luego llegó Aritz que me ha encantado también. Vaya tres tíos tenemos para un lateral derecho, peor a mi me ha sorprendido ver a Aritz Elustondo de central, que no es un jugador con un físico típico de central, todo lo contrario. Es un jugador que va bien por arriba y que técnicamente es bueno, y me está encantando. Es un descubrimiento de Eusebio que lo ha puesto ahí por necesidad y está teniendo un rendimiento muy bueno en cualquier posición. Es una de las sorpresas agradables que te da la cantera y que te hace ilusionarte.

P: Hablando un poco del fútbol que tú disfrutaste ¿Qué recuerdas del día de tu debut?

R: Recuerdo que debuté en Vallecas, bueno, antes había debutado en Copa en Lleida, pero para mi el debut  fue el partido frente al Rayo en Vallecas que ganamos 0-4. Recuerdo el compañerismo del vestuario.  Era un vestuario muy unido, con gente de aquí y cuando subía algún jugador del ‘Sanse’ te arropaban todos. El mejor recuerdo que tengo fue el compañerismo que viví aquel día, todo salió muy bien y tuve  un debut que ni soñado. Debuté en la defensa junto a Agustín Gajate porque estaba lesionado Kortabarria, precisamente la oportunidad me llegó con la lesión que le duró un mes y pico y eso me dio la opción de debutar y jugar en la Real.

Esta fue la alineación que sacó la Real Sociedad en la final de Copa de 1987. Fuente: futbolpitiuso.es
Esta fue la alineación que sacó la Real Sociedad en la final de Copa de 1987. Fuente: futbolpitiuso.es

P: Satrustegui, Arconada, Zamora, López Ufarte, Kortabarria… Vaya generación de jugadores tuvo la Real.

R: Ya se venía mascando un bloque de equipo que iba haciéndose solido, en el que había 3-4 jugadores que marcaban las diferencias. Arconada en la portería, que posiblemente era de lo mejor que había en cualquier equipo de fútbol, luego en defensa Kortabarria con esa experiencia. También estaba Zamora, en el mediocampo, y arriba Satrustegi con López Ufarte, quizás eran los que marcaban las diferencias, pero luego el bloque funcionaba muy bien con un buen entrenador, como era Alberto Ormaextea. Eso nos hizo conseguir los éxitos que conseguimos entonces.

P: ¿Crees que cambió mucho el fútbol desde el día que debutaste al día que te retiraste?

R: Sí, pero no fue un cambio brusco. Yo debuté en el 78, y me fui en el 93, bueno no lo dejé, me echaron. Yo siempre he dicho que nunca lo hubiera dejado, pero al final me tuvieron que echar con aceite hirviendo, porque ya tenía 35 años y no podían conmigo. Pero si, aunque la evolución no fue muy rápida. Quizás el cambio brusco en el fútbol llegó a partir del 93 cuando la Real cambió el campo de Atocha a Anoeta, se pasó a tener 13.000 socios a 28.000, las televisiones entraron a saco y bueno se disparo el tema económico en los clubs. Mira, nosotros siempre hablábamos de que el fútbol iba a ir para abajo en el Mundial de España. Todos pensábamos que una vez que pasase el mundial esto iría para abajo, pero fue al revés. En el año 93 fue el año que hubo un cambio más bestial para el fútbol en general y por supuesto para la Real.

P: ¿Y en cuanto a juego? Antes parece que el fútbol era más físico. Aunque depende de a quien le pregunte…

R: Llevas razón, podría haber una controversia grande en ese tema. Yo considero que los campos eran peores, jugábamos en algún campo muy pesado que se jugaba con barro. Eso a día de hoy es impensable. Ha cambiado todo, ha cambiado la alimentación, en mi época no se le daba importancia. No había un seguimiento nutritivo y hoy en día eso se cuida desde chavales. El seguimiento médico ha mejorado muchísimo. Yo creo que el fútbol de hoy hay más velocidad, es más difícil. Ves a los jugadores y tienen una velocidad increíble. Pero es porque se juega más rápido por todo lo que te he comentado antes. Desde los campos, la alimentación, las botas, el balón… Ha cambiado todo, parece que no tiene importancia, pero yo creo que tiene mucha.

P: En el fútbol de antes había mucho más contacto, era más agresivo. ¿Ahora se protege demasiado a los jugadores?

“Jugadores como Messi o Cristiano no hubiesen brillado tanto en mis tiempos”

R: Sin duda. Mira, yo siempre recuerdo esta anécdota cuando sale este tema. Carles Rexach tiene un hijo tenista, y vino una vez a jugar al club de tenis de Irún, y yo tengo un amigo muy pesado que me decía que en el fútbol de hoy en día siempre se reparte leña y en el fútbol de antes no. Y le dije pregúntaselo a Rexach a ver qué le parece. Me acuerdo de la contestación que le dijo: ‘Joder, calla, calla. Que cada vez que yo venía a Atocha pasaba toda la semana  temblando, y cuando venía aquí me daban por todos los lados’. Y yo creo que es así, en el fútbol de antes había mucho contacto, pero por parte de todos. De los delanteros, los defensas… Todos. Y ahora el jugador está mucho más protegido, sobre todo el jugador de calidad. Hoy en día jugadores como Messi, como Ronaldo, y jugadores con calidad y con clase están mucho más protegidos. Creo que en mis tiempos no hubiesen brillado tanto, les hubiese costado jugar más y brillar como lo están haciendo ahora.

P: Antes todo estaba más competido, había más igualdad.

R: Hombre, en mi primera época no había jugadores extranjeros, luego los equipos solo  podían tener dos jugadores por equipo, luego llegó la época de los oriundos en los que todo el mundo tenía un abuelo, una abuela de aquí o de allí. Pero los equipos como máximo tenían tres, cuatro jugadores extranjeros. Hoy en día, desde que salió la Ley Bosmann se ha abierto el mercado, podemos ver que equipos como la Real tiene hoy en día una plantilla con gente de todos los sitios, con sus cosas buenas y sus cosas menos buenas. No cabe duda de que el dinero impera y competir para ganar una liga contra Madrid o Barcelona hoy en día es imposible. El Atlético de Madrid lo consiguió un año, pero es muy difícil competir con ellos para poder ganar una liga. En mi época era muy difícil, pero se podía. Había equipos que tenían opciones, pero hoy en día es imposible. 

R: ¿Qué recuerdas de las Ligas que ganaste en la Real?

R: Recuerdo el partido que jugamos en Gijón en la temporada

Górriz en un día de faena. Fuente: mirealsociedad.com
Górriz en un día de faena. Fuente: mirealsociedad.com

80/81. Veníamos de un año muy duro, en el que de las 34 jornadas solo perdimos un partido y fue ahí donde perdimos la Liga frente al Real Madrid. Veníamos muy tocados. La siguiente temporada teníamos un equipazo, no empezamos demasiado bien, pero luego tuvimos esa oportunidad de engancharnos y nos la tuvimos que jugar en ese partido en Gijón contra un Sporting que tenía un equipazo. Nosotros nos jugábamos todo. Teníamos muchos nervios, habían viajado 15.000 personas a vernos, sabíamos que toda la provincia estaba pendiente de nosotros. Éramos conscientes de que nos jugábamos mucho. Estábamos atenazados. Al final el fútbol fue justo con la Real.

P: Siempre quedará la espina de no jugar el partido 600 con la Real… ¿No le dijo algo a Toshack?

R: Yo me despedí de Atocha en partido oficial contra el Tenerife, que me sacó a falta de 20 minutos, que alguno de mis amigos siempre me dice que Toshack me sacó porque se lo decían desde la peña Mujica empezó a corear mi nombre. Me quedaba la oportunidad de jugar el partido 600 frente al Barcelona en el Camp Nou, me llevó convocado, yo ya le había transmitido que me hacía mucha ilusión poder llegar a esa cifra tan bonita y se encargó de dejarme en 599. Toshack era un entrenador muy listo, con sus cosas. Era muy galés, muy inglés, con esa crueldad. A malas peligroso y a buenas… muy suyo. Pero yo no puedo hablar mal de Toshack, el vino a la Real y con él tuve la oportunidad de ir a la selección lucí mucho, fui titular los siete años... no puedo hablar mal de él.

P: Has comentado que te costó mucho retirarte, ¿Como fue retirarse a los 35? Lo digo porque ahora los jugadores en sus últimos años van a hacer carrera a Estados Unidos, a Qatar, pero antes cuando te retirabas se ponía punto y final a la carrera y tenías que buscarte la vida.

“A día de hoy soy comercial, tengo con un sueldo normal y tengo que sufrir como todos”

R: Es como tú dices, hoy en día un jugador a esa edad tiene opción de irse a ligas menos competitivas, que pagan muy bien. El jugador tiene la oportunidad de terminar la carrera y sacarle rendimiento al fútbol. En mi época llegar a los 35 años era difícil, yo tuve la fortuna de terminar mi carrera sin lesiones y pude acabar bien físicamente. Si tuve alguna opción de seguir fuera de la Real. Toshack ya me dijo que ya había llegado mi final y que estaban muy agradecidos, pero que ya llega un momento en el que tienes que dejarlo. Recuerdo que tuve alguna oferta del Valladolid, del Marbella de Jesús Gil… Pero tenía un recuerdo tan bueno de la Real que no quería tener la mínima sospecha de que me pudiera salir mal. Me quedé con el buen sabor de haber estado toda mi carrera en la Real, hoy en día cada vez que pienso en ese tema me doy cuenta de que acerté plenamente. Es duro decir adiós a lo que más te gusta y luego la vida es muy dura. A día de hoy soy comercial, trabajo como cualquier persona, con un sueldo normal y tengo que sufrir como todos, pero no me arrepiento de la decisión que tomé en su día.

P: ¿Recuerdas en que te gastaste tu primer sueldo como profesional?

R: Eso no se me puede olvidar nunca. Me compré un Ford Fiesta, no me llegaba, pero casi. Luego cuando tuve la oportunidad de ganar algo más de dinero, le dejé ese coche a mi padre. Y se lo quedó hasta que murió. Es imposible que se me olvide. Me trae muy buen recuerdo. Esa fue mi primera ficha oficial de la Real. Aunque antes cobré en mi primer partido con la Real en Vallecas una prima, que por supuesto era superior a la ficha que cobraba yo en el ‘Sanse’. Imagínate, yo era un chaval de 20 años ¿Jugar en la Real? Lo hubiera hecho gratis.

P: ¿El fútbol cada vez es menos deporte y más negocio?

R: Los equipos de fútbol son prácticamente empresas. Todos te hablan de su marketing, del dinero que se gana con un futbolista que cuesta tantos millones, pero que luego le sacan un rendimiento de venta de camisetas… La misma Real Sociedad ha cambiado muchísimo. Por ejemplo ahora vas a por una insignia y te cobran un euro. En mi época había muy poco para repartir, pero se daba gratis. Hoy en día es un negocio, es una empresa. Se mueve mucho dinero, y los clubes sacan dinero de todos los sitios para pagar por jugadores. En mi época era todo más familiar, de otra forma.

P: Repasando tu trayectoria es inevitable ver que debutaste con la Selección con 30 años. Un poco tarde ¿no?

R: Tarde, tarde. Cuando fue el Mundial de España en el 82 fueron 6 jugadores de la Real, y me acuerdo que me dijo Arconada que le había dicho el seleccionador (José Emilio Santamaría) que se había fijado en mi. No llegó la oportunidad, pero cuando cogió el equipo Luis Suárez en el 88 coincidió que al grupo de España le tocó con las dos Irlandas, que eran equipos con delanteros centro muy altos y fuertes, que iban bien de cabeza. Luis Suárez pensó en centrales que fuesen bien por arriba y uno de ellos era yo. Me acuerdo que decían en Atocha que había venido Luis Suárez a ver el derbi a vernos a Patxi Ferreira y a mí. El caso es que al final llegaron los partidos de clasificación del Mundial y me llevó a mí. Tenía pocos boletos para ir al Mundial pero Luis Suárez me demostró que era un caballero y honrado a tope. Contó conmigo porque le había respondido en los partidos de clasificación y a pesar de la presión de la prensa de Madrid que apostaban por jugadores del atlético y del Real Madrid me llevó a mi.

Entre otros muchos, Górriz coincidió con varios integrantes de la 'quinta del Buitre'. Fuente: Juegalaroja.com
Entre otros muchos, Górriz coincidió con varios integrantes de la 'quinta del Buitre'. Fuente: Juegalaroja.com

P: ¿Cómo llegabas a la cita mundialista?

"Era el más viejo del equipo y el más novato"

R: Yo llegué como una moto. Me acuerdo que era el más viejo del equipo y sin embargo era de los más novatos. Estaba Fernando Hierro, Zubizarreta, Bakero, Salinas, Michel, Sanchís, Martín Vázquez, Alkorta que era un chaval… Tengo un recuerdo muy bueno, tuve la oportunidad de marcar un gol… Me quedo con mal sabor de boca por la derrota frente a Yugoslavia en octavos en un partidos que hicimos méritos para haber ganado, pero claro tenía tanta ilusión del debut que supera con creces el mal sabor de aquella derrota, al menos para mí.

P: ¿Quién te impresionó de aquel mundial?

R: Hombre, en Argentina estaban Caniggia y Maradona. Maradona cuando vino a España era muy bueno. Se perdió un poco por su condición física, por su estilo de vida… No lo sé. Era un jugador que me tocó marcar muchas veces y siempre he dicho que me ha impresionado. Caniggia tuvo un Mundial muy bueno. Argentina sin tener un equipo muy fuerte le bastaba con el portero, Caniggia y Maradona para plantarse en la final. En cuanto a fútbol no fue demasiado brillante en cuanto a individualidades, fue un mundial que nosotros como equipo podíamos haber hecho mucho más.

P: A todo esto... ¿Cómo era lo de marcar a Maradona?

R: Recuerdo que a mí me decía Alberto Ormaetxea ‘Tú vas a seguir a Maradona’ y yo le decía: ‘Pero bueno, Maradona se mueve bastante. Si se va para abajo…’ y la respuesta de Alberto fue: ‘Mira como si se va para abajo, como si le entra una cagalera y se va a los baños. Tú le sigues. Yo lo que no quiero es verle’ pero era muy complicado. Éramos defensas pegajosos, yo era un tío muy pesado, él me miraba a veces con cara de desesperado, pero en realidad el que estaba más desesperado era yo, lo que pasa es que disimulaba. Costaba seguirle a todos los sitios, técnicamente era muy bueno, en corto tenía una salida muy rápida… En aquella época era el mejor.

P: Por ir terminando ¿Cómo le va a su hijo?

 R: El chaval está en Formentera en un equipo de Tercera División, está madurando. Le están saliendo bien las cosas en un club que le están tratando de maravilla. Está dando un buen rendimiento y yo estoy muy orgulloso de él. 

P: Juega de delantero ¿no?

R: Ahí no me ha hecho caso, ha sido tonto porque tiene casi 1,94 de altura y yo le decía: ‘Alberto, ponte de defensa central, que solo vas a  tener que marcar a alguien y despejar balones de cabeza que eso lo vas a hacer con la minga’. Pues nada, delantero centro, que le gusta marcar goles. No lo hace mal, pero si hubiese sido defensa le hubiese sido más fácil. No me ha hecho caso y ahora se lleva él los leñazos.  

VAVEL Logo