Dorca y Diamanka, con papeles secundarios
Foto: Andrea Royo | VAVEL

Hay que remontarse hasta el 16 y 24 de Enero de 2016 para ver los últimos noventa minutos seguidos de ambos jugadores. Frente al Llagostera y con victoria fueron los últimos de Albert  Dorca y contra el Mirandés, los últimos de Pape Diamanka en el duelo del Ebro que terminaba con derrota para los aragoneses. Desde entonces ninguna titularidad ni para Dorca ni Diamanka, que antes del mercado invernal parecían ser los fijos en un equipo que se encuentra luchando por el ascenso a la máxima categoría del fútbol español y volver a estar entre los grandes.

La llegada de mediocentros como el argentino Culio, Javi Ros y la buena actuación de Erik Morán e incluso del canterano Sergio Gil, ha hecho que el papel del senegalés y del capitán del Real Zaragoza pasen a ser protagonistas en el banquillo partido tras partido.

Lluis Carreras parece estar contento con los nuevos fichajes, que desde que han llegado han jugado más minutos que dos viejos del equipo como Dorca y Diamanka. Hasta el partido del Mirandés que recordábamos más arriba, Dorca había disputado 19 partidos de 21, con un total de 1630 minutos y con 16 partidos completos. Un fijo para el exentrenador del Real Zaragoza, Ranko Popovic, al que no daba descanso ninguno ya que sabía que era un pilar fundamental del equipo por donde tenía que pasar el juego del conjunto blanquillo. Pero el mediocentro catalán parece no estar pasando su mejor temporada de fútbol. Bajo rendimiento al que no tenía acostumbrado a la afición maña, hizo que con la llegada de los mediocentros Culio y Ros aumentara la competencia por un puesto en el once,  del que se cayó frente al Leganés dejando su puesto a los recién llegados.

Tras el partido frente al Llagostera, al que venció, su participación en el equipo fue disminuyendo conforme aumentaba la forma los nuevos. Ha pasado de jugar todo a disputar en los últimos tres partidos un minuto de juego frente al Córdoba. En el último partido frente a Osasuna, tampoco jugó y fue Sergio Gil el que lo hizo en su lugar sustituyendo a Pedro en el minuto 62 formando en el inicio de partido con Ros, Culio y Erik Morán.

En la misma situación está Diamanka. El centrocampista senegalés fue la sorpresa y la revelación el día de su debut en Segunda con Ranko Popovic frente al Lugo y tras cinco jornadas sin ser alineado en el equipo. Comenzó a jugar desde el inicio desde aquel día, consiguiendo incluso un auténtico golazo frente al Albacete dando la victoria a su equipo. Parecía ser la revelación del equipo, el fichaje que necesitaba el Zaragoza. Un mediocentro con pase, con visión y con buen toque. Pero llegaron las lesiones para el joven mediocentro. Tras estar ausente en las jornadas 13 y 14, regresaba frente a la Ponferradina disputando 45 minutos, pero otra lesión le hizo estar fuera del terreno de juego durante los siguientes tres partidos. Reapareció en el derbi aragonés consiguiendo su segundo gol en la temporada y frente a Oviedo, Leganés y Llagostera disputó 256 minutos de 270 posibles. Pero se encontró con lo mismo que Dorca: llegaron Culio y Ros. A partir de entonces, su juego es en el banquillo e intentar salir de revulsivo al encuentro. Incluso ha disputado más  minutos que Dorca desde entonces.  En los últimos tres partidos, solo ha jugado 17 minutos y frente al Córdoba, al igual que el capitán.

Foto: Andrea Royo, VAVEL.com

Javi Ros disputó su primer partido frente al Leganés y desde entonces ha jugado 247 de 270 posibles, es decir, todo desde su llegada menos frente al Almería, ya que estaba recién llegado.

El argentino Culio llegó de Las Palmas y disputó su primer partido frente al Leganés, igual que Ros, y desde entonces ha disputado absolutamente todo. Llegó, fue convocado y nadie lo ha sacado del once.

Estos dos fichajes, más Sergio Gil en buen momento, han apartado el papel protagonista de Dorca y Diamanka que siguen esperando su momento o su vuelta a la titularidad con Carreras, que parece haber acertado con los nuevos jugadores y parece confiar más en ellos, posiblemente por su buen estado de forma, que no tiene Dorca ni Diamanka

VAVEL Logo