Informe VAVEL playoffs 2017: Rayo Majadahonda

Informe VAVEL playoffs 2017: Rayo Majadahonda

VAVEl analiza al Rayo Majadahonda, que jugará la promoción de ascenso a Segunda División.

ABarrios
Adrián Barrios Merillas

La Liga se acabó. Treinta y ocho jornadas llenas de emociones fuertes, decepciones, alegrías, sorpresas, batacazos o euforias. Más de trescientos cincuenta encuentros pasaron en el Grupo II de la Segunda División B entre todas las jornadas, y al fin, aunque algunos no llegaron, muchos lograron alcanzar sus objetivos. Entre ellos, el Rayo Majadahonda.

El conjunto majariego rompió con todos los esquemas y consiguió ser el cuarto clasificado del grupo II de la Segunda División B, por delante de los que eran favoritos en hasta la última jornada como Leioa o Real Unión. Para agrandar su historia y subir a Segunda División, deberán pasar tres rondas, en la primera de ellas contra un segundo clasificado. Aun no lo consigan, el Rayo Majadahonda ha conseguido una gesta que parecía complicada, siendo la gran revelación del Grupo II.

Buena primera vuelta

El Rayo Majadahonda comenzó la temporada con grandes sensaciones. Pese a empatar a cero en Las Llanas en el debut liguero, el Majadahonda conseguía derrotar en casa al Arenas, San Sebastián y Mensajero, y entre medias fue derrotado en Las Gaunas y empató en el Mariano González. La primera victoria fuera de casa llegaría en la séptima jornada, en el Alfredo di Stefano con 0-1 ante el Real Madrid Castilla.

La racha sin perder se alargaba a cinco encuentros, empatando en casa ante el filial de la Real Sociedad B, y en el Stadium Gal, nueva derrota fuera de casa ante el Real Unión. Posteriormente, la siguiente derrota llegaría en el Fernando Torres, ganando antes al Amorebieta y en Urbieta al Gernika, y empatando en casa ante el Leioa.

El ‘resultado gafas’ se apoderaba de los majariegos, y en los tres encuentros siguientes, ante los tres manchegos, se acordaba ese resultado: en casa ante Albacete y Toledo y en el Paquito Giménez ante el Socuéllamos. El final de la primera vuelta llegó con una victoria ante el Zamudio en casa, pero con dos derrotas, en Lezama ante el Bilbao Athletic y en casa ante el Barakaldo.

El globo del Majadahonda se desinfló

El final de la primera vuelta parecía anunciar que el conjunto majariego se desinflaba. Al comenzar la segunda mitad de la temporada, empates ante Sestao y Arenas. Se consiguió ganar en casa ante el Logroñés, pero a partir de ahí, mes y medio sin conseguir la victoria con derrotas por goleada en Matapiñonera y Zubieta y otra derrota más en casa ante el Castilla, además de empates ante Navalcarnero y Mensajero.

De nuevo, la victoria llegaba para el Rayo Majadahonda gracias a un resultado de 2-0 en casa ante el Real Unión, pero en Urritxe se volvería a caer derrotado. Mientras que en ese tramo de partidos en la primera vuelta se ha perdido en dos ocasiones, en la segunda vuelta ya habían perdido el doble.

La primavera dio un chute de helio a ese globo

Pero la derrota en Urritxe sería la última del Rayo Majadahonda en la temporada. Nueve jornadas por delante, el objetivo ahora era eludir el descenso, pero el Majadahonda sorprendió con siete victorias y dos empates, veintitrés de veintisiete posibles en estas últimas jornadas y el Majadahonda daba un giro de 180 grados. Ante dos vascos, Gernika y Leioa, se consiguió la victoria, y se empató en casa ante el Fuenlabrada.

Los dos últimos eran candidatos a la promoción de ascenso, pero el Rayo Majadahonda no dio alternativa. Ahora tocaban otros dos huesos duros, Albacete y Toledo, los dos fuera  de casa, la asignatura que más llevaban los majariegos a trancas y barrancas. Pero en ambos partidos, los de Iriondo conseguían un 0-1 en ambos partidos, postulándose como firmes candidatos a la promoción de ascenso.

Cuatro últimas jornadas, doce puntos para conseguir el hito, y de esos doce se consiguieron diez. Victorias en casa ante Socuéllamos y Bilbao Athletic y en Gazituaga ante el Zamudio. En la última jornada, el Rayo empataba en Lasesarre, y aprovechando que el Leioa no consiguió la victoria, se convirtieron en el cuarto posicionado y así, jugaban la promoción de ascenso.

El estandarte del Rayo Majadahonda: Ñoño

El habilidoso extremo cañaílla es un jugador diferencial dentro del conjunto de Antonio Iriondo. Un futbolista de esos que siempre dejan detalles, que te crean la novedad y te entierran lo esperado. Un jugador que te puede decantar un partido en una simple acción.

Antonio Asencio 'Ñoño' llegó esta temporada desde el Grupo IV, donde era un auténtico ídolo para la afición del San Fernando. Un cambio de vida que necesitaba como persona y como futbolista y que ha traído muchas alegrías a la parroquia majariega.

Ñoño, junto a Portilla y Jorge Félix, forma una tripleta ofensiva que ha dado mucho que hablar durante el año. Magia, velocidad y gol, lo tienen todo para sembrar el caos en los playoffs.

Estadísticas

En la primera vuelta, el Rayo Majadahonda fue el mejor madrileño de los cinco equipos de la Comunidad de Madrid, con una derrota, un empate y dos victorias. Sin embargo, en la segunda vuelta, el Rayo Majadahonda no consiguió ganar ningún partido contra rivales de la Comunidad de Madrid, con dos empates y dos derrotas.

El conjunto majariego ha anotado cuarenta y tres goles esta temporada en Liga, siendo el segundo menos goleador de los cuatro primeros solo con mejor balance que el Toledo. De toda la Segunda División B, es el segundo menos goleador. Respecto a goles encajados, el Rayo Majadahonda ha encajado treinta y cinco tantos, el cuarto equipo menos goleado por detrás de Logroñés, Bilbao Athletic y Toledo.

Después de treinta y ocho jornadas, el Rayo Majadahonda ha conseguido 61 puntos, con dieciséis victorias, trece empates y las nueve restantes derrotas. Solamente Mensajero, Navalcarnero y Real Unión han conseguidos más empates que los majariegos, y es, junto al Albacete Balompié, el equipo que menos derrotas ha cosechado a lo largo de la temporada del grupo II. En casa, diez victorias y siete empates, con solamente dos derrotas (Real Madrid Castilla y Barakaldo). Fuera de casa, el dato empeora, pues los majariegos han cosechado seis victorias (pero en feudos de renombre) y seis empates, con siete derrotas.

El Rayo Majadahonda no ha tenido un goleador destacado esta temporada, pues son tres los máximos goleadores del conjunto majariego. Tanto Portilla, como Ñoño, como Jorge Félix han conseguido anotar ocho tantos cada uno. Entre los tres, veinticuatro de los cuarenta y tres goles anotados, más de la mitad, el tridente mágico majariego.

Análisis táctico

Su esquema más utilizado es el 1-4-3-3 con la posesión del esférico como objetivo siempre. Es un equipo que también posee otros registros de juegos, ya que en determinados encuentros puede sacar defensa de tres zagueros, y uno menos en el medio.

La idea principal es jugar al fútbol, tener la pelota y a partir de ahí dominar al rival. Tanto su defensa, como su ataque, se basan en la posesión del esférico. Es algo que manejan muy bien en los distintos 'tempos' del partido, sabiendo dormir el mismo o acelerándolo en busca de espacios. Típico equipo que cuando menos te lo esperas ya se te ha adelantado y que, cuando quieres reaccionar, el partido ya es suyo.

Buen fútbol, juego de equipo y tres puntales ofensivos claves: Ñoño, Portilla y Jorge Félix

Los tres de arriba son absolutamente inamovibles. Piezas claves del éxito del Rayo Majadahonda. Se entienden a la perfección y han sido un verdadero quebradero de cabeza para la mayoría de las defensas del Grupo II. 

En la portería cuentan con dos veteranos como Basilio y Miguel Ángel. La gran mayoría de la temporada la jugó el primero, pero por una lesión Miguel Ángel se hizo con el puesto y ha dejado grandísimas actuaciones bajo palos en las últimas jornadas ligueras.

Se han mostrado muy peligrosos ante equipos grandes que les salen a jugar al fútbol, porque dejan espacios que la gente de arriba del Majadahonda sabe aprovechar muy bien también con su velocidad. Ha sido capaces de ganar como visitante a equipos como el Albacete, Real Madrid Castilla, Leioa y Toledo. Ante estos equipos tampoco perdió como local. De hecho, de los seis partidos ante los tres primeros clasificados sólo perdió ante el Fuenlabrada, como visitante y por la mínima. Algo que les hace ser tomados muy en cuenta a domicilio, no se esconden ni se achican.

Once ideal

Miguel Angel (portero); Rubén (Lateral Derecho), Aitor Núñez (Lateral Izquierdo), Oliva y Villalón (Centrales); Cidoncha (Mediocentro), Quintana y Carlitos (Interiores); Ñoño (Extremo izquierda), Portilla (Extremo derecha) Jorge Félix (Delantero centro).

VAVEL Logo