Un Alcoyano peleado con el gol no puede con el Ontinyent
CD Alcoyano

Cuatro años después volvía el derbi a El Collao. Un Alcoyano alicaído e inmerso en dudas tras cuatro partidos sin conocer la victoria que le han hecho deambular por tierra de nadie, recibía en su feudo al Ontinyent, equipo que ha vuelto a la división de bronce esta campaña y que se ha confirmado como la revelación de la temporada y que ocupa posiciones de privilegio, con siete puntos más que los locales.

Vicente Parras y Galiana. Dos técnicos formados en la escuela ilicitana se enfrentaban en los banquillos del vetusto coliseo blanquiazul. Galiana, en busca de romper la sequía anotadora de los suyos propuso, aunque pueda parecer paradójico, un once sin delantero referencia. Un trivote en el centro del campo compuesto por Lado, Ribelles y Omgba, aunque una tempranera nueva lesión del camerunés dio la oportunidad al costarricense Cubero. Por delante, López Silva y José García por las bandas y Gato en punta de lanza.

La cercanía entre ambas poblaciones propició que muchos aficionados visitantes se desplazasen hasta Alcoy. El ambiente en las gradas de El Collao era el de las grandes ocasiones. Cuatro años de espera, los que duró el periplo del Ontinyent por la Tercera División, bien lo merecía.

Alta intensidad inicial

Cada milímetro fue una guerra. Desde el silbatazo inicial del colegiado se notó que era un partido especial. La primera oportunidad, clamorosa, llegó cuando todavía no se había cumplido el primer minuto del encuentro. Barreda puso el centro desde la banda derecha y Omgba remató al travesaño de la meta de Álvaro Campos. Esta fue la primera y última acción del camerunés, que se hizo daño en el remate y se vio obligado a abandonar el derbi a las primeras de cambio.

Respondió el Ontinyent ya sobrepasados los diez minutos del primer acto. Un remate peligroso de Rubio lamió por encima el larguero de la portería de Koke. La intensidad fue el guion del partido, que se volvió muy disputado en la parcela ancha y el dominio del encuentro fue alterno. Los visitantes buscaron adelantarse en el marcador con una jugada individual de Fran Machado cuya asistencia no encontró rematador.

La defensa del Ontinyent dio un paso hacia delante y juntó sus líneas en posiciones más avanzadas. Como consecuencia, los ataques deportivistas, cada vez más directos, cayeron continuamente en posiciones antirreglamentarias. López Silva y Gato, en dos ocasiones, cayeron en la trampa de la retaguardia visitante.

El derbi era cada vez más derbi. Tenso, bronco, con mucho centro del campo y pocas áreas. El descanso llegó con el resultado inicial en un encuentro de mucho músculo, en el que el Ontinyent pobló la parcela ancha para cortar el avance alcoyanista todavía lejos de su área. Y lo consiguió. El cortocircuito del Deportivo de cara gol duraba ya 405 minutos.

Arreón alcoyanista sin premio

Persistencia no se le pudo achacar al Alcoyano. El tramo inicial del segundo acto fue de claro empuje local. Primero fue Rober quien cortó un peligroso pase de la muerte de Barreda. Acto seguido, José García se internó por el pico izquierdo del área y, pese a ser trabado por la defensa visitante, decidió terminar la jugada con un disparo que besó el exterior de la red. Después, el disparo de Gato desde la frontal se marchó por encima del larguero. Lado tampoco encontró portería tras un pase de tacón de José García.

El público, con poco, se enganchaba al partido y alentaba a los suyos en los últimos minutos de fútbol en El Collao de un 2017 agridulce para los blanquiazules. Era el último esfuerzo del año. Pero el Ontinyent supo contener este arreón local en el tramo inicial del segundo acto y volvió a dormir el derbi.

La intensidad volvió a reinar en El Collao. El Ontinyent buscó desperezarse el dominio local y consiguió que los blanquiazules no inquietaran a Álvaro Campos, pero sus escasas incursiones ofensivas tampoco amenazaban la meta de Koke. La defensa alcoyanista, sobre todo con Ribelles y Navarro muy atentos, echó por tierra las aspiraciones visitantes.

El control volvió a ser local en los últimos diez minutos del partido ante un Ontinyent que se conformaba claramente con el empate que le dejaba en puestos de privilegio al término de la primera vuelta y con siete puntos más que el Alcoyano. El Deportivo, por su parte, seguía peleado con el gol y no lograba hacer las paces con él. Cubero pudo batir a Álvaro Campos tras un centro medido de Gato, pero giró mal el cuello y el balón tomó la dirección opuesta.

Gato, omnipresente, volvió a ser quien llevó todo el peso ofensivo del Alcoyano. Pero el menudo punta de Benidorm necesita acompañantes que, en este tramo de la temporada, no encuentra. Aun así, Gato no decayó en sus ganas de terminar el año otorgando una victoria a los suyos, pero su disparo de falta encontró la sensacional respuesta de Álvaro Campos, que evitó que el Alcoyano se pusiese por delante en el marcador a cuatro minutos del final.

El Alcoyano fue mejor, pero le faltó gol. Y sin goles no hay victorias. El Alcoyano encadena su quinta jornada consecutiva sin conocer la victoria y cierra el año más cerca de los puestos de descenso que de los de privilegio. Los 24 puntos de los de Galiana le dejan en la duodécima posición de la tabla. Todo lo contrario que sus vecinos de Ontinyent, que terminan el año en puestos de playoff, ya que son cuartos con 31 puntos, confirmándose como el equipo revelación de la temporada.

Puntuaciones VAVEL

Gato                                3 puntos

Fran Machado                2 puntos

Álvaro Campos               1 punto

VAVEL Logo