Un gol de Asier Benito decide el igualado derbi por el play-off
Foto: Barakaldo CF.

Cuatro de la tarde en Lezama, comenzaba el derbi entre Bilbao Athletic y Barakaldo. Tarde fría en el municipio vizcaíno, aunque ya se encargarían los aficionados de calentar el ambiente y poder ver, de este modo, un atractivo encuentro. Fueron bastantes los aficionados visitantes que se desplazaron para animar a su equipo, tanto así que en varios compases del encuentro el choque parecía jugarse en Lasesarre. 

Máxima igualdad

El colegiado daba el pitido inicial y los 22 protagonistas debían empezar a cumplir su papel. Fue el Barakaldo quien avisó primero al filial rojiblanco que habían saltado al césped con la intención de llevarse los tres puntos para casa. Son colocaba un centro raso y el balón se paseaba por el área local, Jurgi cogía el esférico en el segundo palo y tras caracolear, su tiro era repelido por la defensa. Era el minuto cuatro, y los de Larrazabal querían mostrar pronto sus intenciones. Ningún conjunto lograba hacerse cargo del partido, tanto rojiblancos como gualdinegros luchaban en la medular por hacerse con el control de la pelota. Ambos conjuntos mostraban mucho respeto mutuo en los primeros minutos y ninguno arriesgaba con balones a la espalda de la defensa, preferían jugar en corto y asegurar bien la posesión.

El Bilbao Athletic iba tomando poco a poco el mando del partido y conseguía hacerse con el control del balón. Los de Garitano estaban consiguiendo imponerse al rival llegando más a campo contrario, pero fallaba el último pase, los mediocentros no conseguían conectar balones con Benito. Al cuarto de hora, Vicente mandaba un centro con el exterior de su bota derecha. El balón atravesaba el área y Benito en el segundo palo y libre de marca remataba el balón al fondo de la red a pesar de que Txusta tocase el esférico y éste diese en el poste. El gol hizo mella en el cuadro fabril, y en la jugada posterior, tras el saque de centro, Guruzeta robaba el balón y avanzaba hacia la meta visitante, pero su tiro se fue desviado por muy poco. 

Supo reaccionar a tiempo el Barakaldo. El siguiente cuarto de hora fue de total dominio fabril. Los leones echaron sus líneas atrás dejando jugar más a los gualdinegros. En apenas cinco minutos, Jurgi realizó dos disparos desde la frontal del área, pero ambos se marcharon desviados e Simón no tuvo que intervenir. Iba a ser Buenacasa, con un disparo potente quien probase al meta local, quien impidió que el esférico llegase al fondo de las mallas. No iban a verse más ocasiones en la primera mitad, solamente cabe destacar la gran intervención de Txusta a remate de Benito dentro del área chica a pesar de que la jugada estuviese invalidada por fuera de juego.

Segunda parte para el olvido

La grada esperaba una segunda mitad con ocasiones y goles. A ningún conjunto le valía el empate, por lo que el Baraka debía adelantar líneas y buscar el gol del empate que le permitiera soñar con la victoria. Los segundos 45 minutos comenzaban con la lesión del lateral visitante Rubén, quien pisaba mal tras una carrera con Larrazabal y quedó dolorido en el tobillo. Galán salía sustituyéndole. En el descanso, Garitano también se veía obligado a cambiar a Vicente tras sentir molestias en su pierna derecha. Muñoz ingresaba en el terreno de juego sustituyendo al joven extremo. Los visitantes salían en busca del gol mostrando más fluidez a la hora de jugar. Los de Larrazabal realizaban transiciones más rápidas en busca de sorprender a la defensa local. Los de Garitano, en cambio, dejaban que el Barakaldo elaborase el juego con total comodidad y esperaban atrás para encontrarse con un error y poder contragolpear.

Benito aprovechaba un fallo en la salida de balón gualdinegra y conseguía disparar a puerta. Su tiro rozaba la pierna de un defensa y el balón daba en el travesaño. El Barakaldo atacaba con superioridad por banda izquierda y conseguía llegar a línea de fondo en varias ocasiones. Son iba a perder protagonismo a causa de la buena ayuda en defensa de Muñoz, por lo que le resultaba casi imposible al sevillano encarar a la defensa. No se veía apenas ninguna ocasión, el Barakaldo tenía la obligación de marcar, y aprovechándose de eso, los cachorros elaboraban su juego sin prisa ninguna.

Quizá la causa por la que los visitantes no creaban peligro fuera que a nivel técnico, estaban realizando un mal partido. Los de Larrazabal no conseguían realizar bien los primeros pases para elaborar jugadas, por lo que resultaba imposible que llegase ninguna oportunidad de peligro. La última ocasión del encuentro fue para los visitantes. Ya en el descuento, el Barakaldo consiguió provocar una falta para poder colgar el esférico. El balón llegaba al área y Simón, en una mala salida, no lograba blocar y el balón quedó suelto en el área. En un mar de piernas, Buenacasa disparaba de espaldas a portería pero el balón rebotaba en el rostro de un defensor. Así acababa el peligro, y el encuentro. 

La promoción aún es posible

Victoria para los locales, que se colocan con 55 puntos, igualando a Gernika y Racing, y a la espera de que los cántabros disputen su choque. Sin duda, victoria que realza el ánimo de los cachorros tras caer derrotados en Olaranbe la pasada jornada. El final de temporada se avecina interesante en la zona alta de la tabla, y los leones no dan su brazo a torcer y luchan jornada tras jornada por la cuarta plaza. 

Por su parte, el Barakaldo se mantiene en la misma posición que ocupaba antes de comenzar la jornada. El play-off está a cuatro puntos a esperas de lo que haga el Racing. Los fabriles tenían hoy la oportunidad de dar un golpe sobre la mesa y meterse de lleno en la pelea por la promoción. La derrota supone un gran varapalo para los del técnico ex-jugador del Athletic pero aún restan seis encuentros, y mientras sea posible, los de la margen izquierda lucharán hasta el final por el sueño del play-off.

 

VAVEL Logo