La Copa da un disgusto al Atlético
Kalinic remata para hacer el 1-0 // FOTO: Club Atlético de Madrid

La Copa da un disgusto al Atlético

El Atlético de Madrid cosecha un empate ante el Girona y cae eliminado por los goles en campo contrario de la Copa del Rey.

pablo-mata-medina
Pablo MataMedina

El Atlético de Madrid quedó eliminado de la competición copera tras empatar en un partido loco ante el Girona, que hace bueno el 1-1 de la ida en Montilivi. 

La eliminatoria estaba muy abierta tras el empate en tierras gerundenses, pero aún así, Diego Pablo Simeone decidió reservar algunos de los jugadores más importantes. Así, Antoine Griezmann, Oblak y Rodri empezaron desde el banco y el Atlético planteó el partido con un once inicial mezclando titulares y suplentes.

Con jugadores menos habituales como Adán, Arias o Kalinic como titulares, con Juanfran de lateral zurdo de urgencia y con la lesión a última hora de Vitolo, el Atlético comenzó fuerte, metiendo al Girona en su campo y con un gol tempranero. Esto se debe a que antes de que se cumpliera el primer cuarto de hora Kalinic aprovechó un balón largo de Godín para soltar un derechazo y adelantar a su equipo. Alegría del Atlético que seguiría apretando en busca de la sentencia.

Sin embargo, lo que iba a llegar sería el empate del Girona. Tras un centro lateral despejado por la defensa Valery Fernández controlaba el balón y disparaba cruzado para mandar el balón al fondo de las mallas rojiblancas. A partir de este momento, el Girona se vino arriba y metió miedo en los últimos minutos de la primera parte, incluso Stuani la tuvo para poner el 1-2, pero Thomas salvó el chut en última instancia.

Al descanso el encuentro se iba a la prórroga, pero poco iba a tardar el Girona en dejar frío el Metropolitano. Tras un buen inicio del Atlético donde incluso Correa dispuso de un tiro que, tras tocar Iraizoz, golpeó en la madera, fueron los visitantes los que dieron la sorpresa marcando el gol que volteaba la eliminatoria. Stuani aprovechaba un buen servicio de Aleix García para batir a Adán y poner en una situación crítica al Atlético que necesitaba dos goles para pasar.

Simeone dio entrada a Griezmann sustituyendo a un Koke tocado, igual que Saúl al que había suplido Rodri unos minutos antes. Tras el gol, el Atlético sacó casta y se echó adelante. De nuevo los rojiblancos metieron en su campo al Girona y, apenas diez minutos después del 1-2, Correa aprovechaba una buena asistencia de Kalinic para poner de nuevo el empate y dejar al Atlético a un gol de la clasificación. A partir de este gol el partido cogió velocidad y el Metropolitano se convirtió en una olla a presión animando a su equipo para lograr un tanto más.

Espoleado por el tanto y por la afición el Atlético siguió apretando y Arias consiguió marcar el tercer gol colchonero aunque el VAR dictaminó que el colombiano estaba en fuera de juego. El Girona veía cómo se le venía encima una tromba rojiblanca y metió más hombres al centro con la entrada de Borja García. Arriba el Choco Lozano había sido sustituido por Doumbia con la clara intención de buscar balones largos. 

Pero el Atlético estaba desatado y, esta vez sí, el tercer gol sí subía al marcador. Tras una magnífica jugada de Lemar, Griezmann se vestía de héroe y culminaba la remontada. Pero la alegría iba a durar poco, porque de nuevo el Girona iba a volver a empatar. Borja García que acababa de entrar anotó el 3-3. Los últimos minutos fueron un 'quiero y no puedo' del Atlético que lo intentó de todas las formas posibles, con Giménez y Godín de delanteros, pero chocando una y otra vez contra el muro gerundense de los de Abelardo, que lograron hacer historia consiguiendo el pase a cuartos. Por su parte el Atlético murió con las botas puestas, mereció más pero quedó apeado de una competición en la que habían puesto muchas ilusiones. No obstante, la imagen dada fue buena y con una competición menos ya toca poner la vista en la Liga. 

VAVEL Logo