La derrota, después de todo, al final se acabó consumando
Los jugadores del Rayo Vallecano celebrando el gol | Imagen: www.laliga.es

La derrota, después de todo, al final se acabó consumando

El Rayo Vallecano finalmente acabó viéndose superado por un Espanyol que peleó con más ímpetu para tratar de dar la vuelta al marcador adverso con el que llegó al periodo de descanso. Después de tanto esfuerzo por parte de los locales, los franjirrojos regresaban a Madrid con las manos vacías y volviendo a transmitir malas sensaciones por momentos.

carlos-ortega-marchamalo
Carlos OrtegaMarchamalo
RCD EspanyolDiego López; Rosales, David López, Lluis López, Didac Vila; Melendo (Granero, min 83), Marc Roca, Darder; Sergio García (Ferreyra, min 69), Borja Iglesias, Piatti (Wu Lei, min 34).
Rayo VallecanoDimitrievski; Advíncula, Velázquez, Abdoulaye Ba, Amat, Álex Moreno; Santi Comesaña, Imbula (Medrán, min 51); Embarba (Mario Suárez, min 79), Raúl de Tomás, Álvaro García (Bebé, min 73).
MARCADOR0 - 1, min. 33, Abdoulaye Ba. 1 - 1, min. 72, Borja Iglesias. 2 - 1, min. 95, Darder.
INCIDENCIASPartido correspondiente a la 23ª jornada de la Primera División española, disputado en el RCDE Stadium.

Los jugadores franjirrojos saltaron al terreno de juego del RCDE Stadium concienciados de que debían refrendar las malas sensaciones transmitidas en el anterior encuentro liguero con el Leganés. Después de un inicio en el que parecía que los madrileños se hacían con la posesión del balón llegando a desaprovechar una clara oportunidad para ponerse por delante en el marcador, el Espanyol pasaba a tener un mayor control del juego, aproximándose cada vez más al área visitante. Sin embargo, en el minuto 30 la aparente grave lesión de un jugador local propiciaba que el ritmo de juego se detuviera. Tras la reanudación, los visitantes lograban adelantarse. De este modo se llegaba al descanso. En el segundo periodo, desde el primer momento los pericos mostraron su predisposición por remontar el encuentro y llevarse la victoria. Tras mucho esfuerzo, así como suspense, el Rayo confirmaba una dolorosa derrota en el tiempo de descuento.

El Rayo llegaba a tierras barcelonesas con la posibilidad más que real de poder volver a salir de los puestos de descenso tras su regreso a los mismo debido a la derrota en la anterior jornada frente al Leganés. Las buenas sensaciones del equipo transmitidas en las últimas semanas hacían posible la oportunidad de subir puestos en la tabla clasificatoria.

Enfrente, los vallecanos iban a tener al Espanyol, un equipo que, por su parte, encadenaba una racha de cinco encuentros sin obtener la victoria teniendo en cuenta tanto el campeonato liguero como las eliminatorias de Copa del Rey. De este modo, los catalanes deseaban volver a la senda del triunfo y poder brindarle una alegría a su afición y en su propio estadio.

Primera parte de alternancias en el dominio

El duelo daba comienzo con la intención de los jugadores rayistas de mostrar una mejor imagen de la transmitida en su último partido para así optar al premio de salir de los puestos de descenso. Estos deseos se plasmaron sobre el terreno de juego, donde los visitantes trataban de buscar desde el primer momento el área del Espanyol. Esta predisposición se traducía en peligrosos ataques del Rayo, disponiendo a los cinco minutos de partido Raúl de Tomás una buena ocasión mediante un cabezazo detenido con acierto por el meta local. Pocos minutos después, Embarba veía cómo le anulaban un gol por fuera de juego. Los franjirrojos, de este modo, plasmaban sus deseos de victoria.

Tras unos primeros minutos de mayor posesión vallecana, los barceloneses poco a poco tomaban el control del partido, generando peligro sobre la portería madrileña. Sobrepasado el primer cuarto de hora de juego, los locales sufrían una situación idéntica a la padecida por los visitantes instantes antes, viendo como su tanto anotado no subía al marcador por la misma circunstancia. La posesión espanyolista continuaba hasta que alcanzada la media hora de juego, tuvo lugar un hecho significativo en el partido: un jugador del cuadro periquito tenía que abandonar el partido debido a una lesión aparentemente grave, la cual produjo que el ritmo se enfriara.

Tras la reanudación del juego, los locales se mostraban más afectados por lo sucedido. El Rayo, ante esta apariencia, lograba adelantarse en el marcador mediante un buen cabezazo de Abdoulaye Ba después de un acertado centro de Embarba en una jugada aislada. Una alegría para los rayistas, hasta un punto no esperada.

La lesión y el gol del Rayo tuvieron su peso en el juego y en los minutos restantes del primer periodo no se sucedieron hechos destacados en el juego, por lo que se llegó al descanso con el resultado de 0 - 1 a favor de los visitantes.

Segundo periodo de dominio prácticamente total del Espanyol

El partido se reanudaba de nuevo tras el pertinente parón entre el primer y el segundo tiempo. Desde el primer minuto, los catalanes mostraban su clara intención de darle la vuelta al marcador.

Pocos minutos se llevaban de la segunda parte cuando el centrocampista visitante Imbula debía ser sustituido por lesión.

Tras esta permuta, el Espanyol proseguía en su asedio a la portería vallecana, obligando a realizar intervenciones de mérito al mismo tiempo que salvadoras a Dimitrievski. La continua posesión de balón de los periquitos únicamente se traducía en ocasiones puntuales, si bien, sus continuos ataques provocaban el embotellamiento del Rayo Vallecano.

Sobrepasado el minuto 70 de juego, al fin los locales obtenían premio a su decidida intención de voltear el marcador. Sin embargo, este hecho no iba a carecer de polémica, y es que fue necesaria la decisiva intervención del VAR. El defensa franjirrojo Velázquez derribaba a un atacante del cuadro local. En un primer momento el árbitro no consideraba falta alguna en esta jugada, pero la aparición del videoarbitraje se traducía en penalti para el Espanyol. Los catalanes convertían la pena máxima e igualaban el marcador.

Este hecho suponía un soplo de aire fresco para los periquitos, que les animaba a proseguir atacando para lograr el triunfo. Así sucedía y los ataques contra el Rayo continuaban, dando la impresión de estar cada vez más cerca el segundo tanto del Espanyol.

Para tratar de reconducir la situación Míchel daba entrada, primero, a Bebé y, posteriormente, al debutante Mario Suárez en sustitución de Álvaro García y Embarba, respectivamente.

El final del encuentro se acercaba y parecía cada vez más claro que el encuentro concluiría con empate. Pero la realidad iba a ser totalmente diferente.

En el minuto 85 un centrocampista local introducía en la portería rayista un balón suelto en el área visitante mediante un buen disparo. Tras unos instantes de indecisión, el árbitro anulaba el tanto por fuera de juego previo de un compañero del autor del gol. Un nuevo duro golpe para los catalanes.

La recompensa completa para los espanyolistas iba a llegar ya en el tiempo de descuento. De nuevo, un balón suelto, pero esta vez en la frontal del área, era transformado en el gol de la victoria mediante un magnífico disparo. Esta vez sí que el gol subía al marcador y se desataba la locura en el estadio.

Finalmente, el partido concluía con una dolorosa derrota para el Rayo Vallecano por un resultado de 2-1, desaprovechando la ventaja lograda en el primer periodo.

De este modo, los vallecanos veían cómo debían continuar una semana más en puestos de descenso y hacer frente desde este lugar al difícil encuentro que les espera en la siguiente jornada frente al Atlético de Madrid.

VAVEL Logo