0-1, MIN. 26, F. VARELA. 1-1, MIN. 42, D. JOHANNESSON. 1-2, MIN.8, H. HERNÁNDEZ. 1-3, MIN. 71, D. ROMERA. 2-3, MIN. 80, C. HERNÁNDEZ. 3-3, MIN. 86, JOSELU. 4-3, MIN. 95, JOSELU.
El Real Oviedo sigue vivo a costa del Rayo Majadahonda
Celebración del gol final | Imagen: Real Oviedo

El Real Oviedo sigue vivo a costa del Rayo Majadahonda

El conjunto carbayón firmó los mejores quince minutos de la temporada para remontar un 1-3 y vencer en la penúltima jugada.

marcos-granda
Marcos Granda

El Real Oviedo se impuso en el partido más loco de la jornada, y uno de los más increíbles de la temporada, al Rayo Majadahonda en el Carlos Tartiere. Este resultado deja con opciones a los de Egea de clasificarse a playoff, pero no dependen de sí mismos, mientras que los majariegos descienden matemáticamente a Segunda B.

Peor entrada de los últimos años

Se preveía por el cambio de horario a causa del fallecimiento de Reyes, y se hizo realidad. El último encuentro en el Tartiere de la temporada (excepto que se obre el milagro) tuvo la peor entrada que se recuerda desde que los carbayones están en Segunda División. Apenas 5.600 personas acudieron al estadio carbayón en una noche de martes lluviosa y poco agradable. Ese ambiente provocó que la primera mitad, especialmente en los 30 minutos iniciales, fuesen de dominio total por parte del Rayo Majadahonda. Esa circunstancia la aprovechó el equipo visitante, acompañado por una pequeña expedición de madrileños que confiaron en todo momento en la victoria de su equipo, y en el minuto 26, el ex-oviedista Francisco Varela anotó un gran gol de falta directa.

Cuando parecía que al descanso el resultado sería favorable a los visitantes, una jugada en la banda derecha hizo a los de Egea volver a coger aire. Tras un envío de Saúl Berjón para Steven en el área, el canterano dejó la pelota atrás para que llegase Diegui Johannesson y batiese al portero del Rayo Majadahonda con un potente disparo que se coló entre las piernas de Cantero. En los últimos instantes, Omar Ramos realizó un buen tiro con su pierna mala que se marchó a escasos centímetros del larguero, dejando una sensación de que la victoria podía caer del lado local.

Diegui, contento, tras anotar su gol | Imagen: Real Oviedo
Diegui, contento, tras anotar su gol | Imagen: Real Oviedo

Debacle previa a la locura

Durante el descanso, la estampa en la grada era la misma sin importar a dónde se mirase. Todo el mundo estaba muy pendiente de los móviles, buscando los resultados en directo del resto de partidos, especialmente del Deportivo de la Coruña y del Cádiz. Los gallegos estaban empatando en Elche, y el conjunto gaditano perdía por 0-1 contra el Extremadura en el Carranza. El Oviedo solo necesitaba un gol para llegar vivo a la lucha por el playoff de ascenso a LaLiga Santander, pero ese tanto se resistía, a pesar del buen juego desplegado por los carbayones.

Sin embargo, cuando todo parecía que se decantaría del lado azul, Héctor Hernández remató un balón tras un saque de esquina, haciendolo imposible para la estirada de Alfonso Herrero, titular por la baja de Nereo Champagne. Tres minutos después, en el 71, Dani Romera recogió un pase entre líneas para batir en un mano a mano al cancerbero toledano del Oviedo, sumando el 1-3 con el que el banquillo majariego saltó a celebrar y la grada visitante gritaba de júbilo. Tenían media permanencia en el bolsillo (en la última jornada sumarán tres puntos por ser el partido ante el Reus).

Incredulidad tras el 1-3 | Imagen: Real Oviedo
Incredulidad tras el 1-3 | Imagen: Real Oviedo

Final de infarto

El Tartiere ya se había resignado a perder el partido, aunque había poco enfado ya que de esa forma, el Rayo Majadahonda salvaría la categoría, y nunca es plato de buen gusto ver a un equipo descender en un estadio que no es el suyo. Sin embargo, la suerte cayó de lado oviedista, y en un mal despeje de la zaga visitante, Carlos Hernández se vio con el balón en el área, y disparó como pudo con la derecha, teniendo la fortuna necesaria para que el esférico se introdujese en la portería. Todavía faltaban dos goles para seguir vivos, ya que los demás resultados seguían favoreciendo a los asturianos.

En el minuto 85 se produjo una situación rocambolesca. Johannesson había solicitado el cambio al lesionarse, y tras haber sido atendido por el fisioterapeuta del Oviedo, pidió al colegiado volver a entrar en el partido, algo imposible ya que Viti Rozada había ocupado su puesto. Tuvo que salir un recogepelotas a decirle al hispano-islandés que la sustitución se había realizado, y el jugador abandonó el terreno de juego por la banda. Ese cambio se convirtió en clave, ya que en una de las primeras ocasiones en las que Viti tocó el esférico, puso un gran centro en el área que remató Joselu de primeras con el pie, batiendo a Cantero y sumando el 3-3 que solo daba ilusiones pero no solucionaba nada.

Finalmente, llegó la locura en el Tartiere. Saúl Berjón puso una falta que atrapó el guardameta fácilmente, sacando el balón rápido con la mano. Tanto el propio Berjón como Jimmy fueron a por el esférico, entorpeciéndose y regalando la opción a Aitor Ruibal de sacar el contraataque. Aunque tenía dos compañeros en el área, decidió tirar a puerta, pero Alfonso fue capaz de repeler el disparo, aunque el rechace quedó franco para que David Morillas batiese al guardameta. Sin embargo, el jugador visitante se mostró impreciso, mandando el esférico por encima del larguero. Alfonso sacó rápido, y una peinada de Saúl Berjón dejó solo a Ibra ante el portero, quien falló el mano a mano por la buena intervención de Cantero. Los majariegos intentaron llevar el esférico arriba lo antes posible, perdiendo la bola en el centro del campo, y dejándosela a Viti, que puso el esférico en profundidad para que Joselu recortase ante el guardameta y disparase a puerta vacía, sumando así el 4-3 en un final de partido increíble.

Joselu, desatado | Imagen: Real Oviedo
Joselu, desatado | Imagen: Real Oviedo

Mientras los jugadores del Rayo Majadahonda estaban en el suelo llorando por el descenso cosechado, la afición del Real Oviedo consultó sus teléfonos para comprobar que los resultados seguían siendo los mismos, y en efecto, lo eran. La Segunda División vuelve a dar una última oportunidad al equipo de Sergio Egea de seguir luchando por el playoff de ascenso en la última jornada, aunque las posibilidades siguen siendo remotas. En los últimos años, no ha habido milagro, quizás sea este el elegido. 

Joselu y Omar consuelan a Verza | Imagen: Real Oviedo
Joselu y Omar consuelan a Verza | Imagen: Real Oviedo
VAVEL Logo
CHAT