Quique Setién, ADN Barça
Quique Setién, presentado como nuevo entrenador del FC Barcelona. FOTO: Noelia Déniz

Dejando atrás un fin de semana más que convulso con el foco puesto en el banquillo, el FC Barcelona ya tiene en Quique Setién la solución a quién debe ser el encargado de recuperar el reclamado ADN Barça, o al menos de tratar de reconducir las expectativas generadas por Ernesto Valverde en el inicio de temporada. Atrás queda el legado de Valverde, precursor de cuatro títulos en dos años y medio que deja el club azulgrana con sensaciones dispares, y se abre un nuevo camino en lo táctico de la mano de otro de los predilectos del entorno culé y del fútbol español.

Con un recorrido similar al de su predecesor antes de llegar a la exigente órbita culé, Quique Setién se ha hecho un nombre en el fútbol español dotando a equipos nobles como el Real Betis o la Unión Deportiva Las Palmas de un estilo más que reconocible con el cariño por el balón como principal seña de identidad. Es precisamente esa filosofía apegada al arte de jugar al fútbol, la que ha seducido a la directiva y a la afición blaugrana a la hora de escoger el nombre para recuperar ese estilo que parece haberse dejado atrás. De hecho, son muchos los que asemejan al natal de Santander con eruditos que han marcado una época en Can Barça, como Pep Guardiola o el propio Johan Cruyff. Una premisa, la de la semejanza con dos técnicos que han forjado el ADN Barça, que también tuvo en cuenta el club a la hora de barajar posibles candidatos al relevo de entrenador. De ahí las alternativas ya conocidas de Xavi Hernández o Ronald Koeman, que a diferencia de Setién, sí pueden presumir de tener pasado azulgrana. Precisamente, el cántabro llama la atención por convertirse en el tercer técnico de la historia culé en no haber lucido sus nuevos colores como jugador.

La pizarra de Setién

Hablar de Quique Setién como un entrenador de perfil Barça no es ni mucho menos una temeridad. El cántabro se ha ganado a la fuerza esta etiqueta a lo largo de su recorrido por los banquillos, donde ha logrado transmitir su fervor por el fútbol de toque y de posesión que tratará de volver a implantar en una institución como el Barça. Para ello, ha demostrado no tener un sólo camino, sino un completo repertorio con el fin de sacudir y sacar el máximo provecho a sus equipos. Con el 4-3-3 como esquema fetiche, lo más seguro es que el técnico trate de adaptarse a la tradición que viene persiguiendo su nuevo club. Bien es cierto que este dibujo le trajo algún que otro dolor de cabeza en su etapa como bético, cuando encajó 61 tantos en la temporada 2017/2018. Lo remedió, sin embargo reconfigurando la pizarra con un 3-5-2 más contundente que le permitiría llevar hasta el final su doctrina del control de los partidos. De hecho, su Betis ostenta el mejor registro liguero en lo que a posesión se refiere desde el año 2006. 

Al nuevo técnico azulgrana lo acreditan su personalidad y su fijación por el juego de posesión que tratará de mantener en su etapa en el Camp Nou

Pero si algo define a Quique Setién son su personalidad y carácter. Pese a quien le pese, siempre ha defendido a capa y espada el dominio de la posesión para atacar al rival, algo que muchos comparan con la enmienda del propio Pep Guardiola. En su etapa como líder de la Unión Deportiva Las Palmas, resultó clave en su apuesta por el 4-1-4-1, la sobrepoblación en el centro del campo, algo que trató de mantener en el Benito Villamarín. Su tozudez a la hora de construir a partir del balón, sin embargo, ha llevado a discrepancias desde las gradas que lo han acogido como entrenador, recibiendo críticas por un juego en ocasiones poco vertical.

Quique Setién, uno de los grandes nombres de la Liga en las últimas temporadas. FOTO: Noelia Déniz
Quique Setién, uno de los grandes nombres de la Liga en las últimas temporadas. FOTO: Noelia Déniz

Sin embargo, estas soluciones en Can Barça suelen gustar, y mucho. Setién destaca también por exprimir al máximo el juego posicional, abrir el campo y generar juego por dentro. Será en esta última faceta donde podrá sacar el máximo jugo al potencial de su estrella, un Leo Messi a quien ya ha declarado que se muere de ganas de hacerle jugar. De hecho, una de las premisas de Setién es también sacar el máximo rendimiento individual de sus jugadores mediante jugadas de uno contra uno, como ya demostró en el Betis con el talento de Fabián Ruíz, y en Las Palmas con Roque Mesa. A estos matices tácticos le siguen un fervor por la presión alta y la salida del balón, virtudes que han caracterizado al Barcelona en los últimos años. Sobre el papel, los antecedentes acreditan a Quique Setién como un entrenador apegado a la cultura barcelonista, y tan sólo quedará por ver su capacidad de gestión de una plantilla de estas condiciones. 

VAVEL Logo