Gareth Bale, de héroe a villano
Bale con el  Madrid. Vavel

Parece que la relación entre Gareth Bale, Real Madrid y afición está más rota e irreparable que nunca. El galés lleva prácticamente un año en blanco, y más de dos temporadas arrastrando malas sensaciones y dejándose en evidencia a si mismo con irrespetuosas imágenes que han dañado su imagen y que no han sentando bien Chamartín.

Pero el galés ha dado muchas noches de alegría para la afición madridista. El que llegara como un galáctico a Concha Espina, se hizo un hueco en la historia desde muy pronto. Con goles decisivos a Barcelona y a Atlético de Madrid en su primer año que dejaron un buen sabor de boca en los madridistas, pues son goles que jamás se olvidarán. El primero tras una legendaria carrera, y el segundo, en la final de la Champions para empezar a declinar la balanza con la que el Real Madrid consiguió su décima Copa de Europa.

A Bale le siguieron años en entredicho entre lesiones y buenos momentos, como si de un intermitente se tratara, pero al final siempre tenía ese gol, ese momento que tanto gusta a la afición. Por ejemplo, frente al Manchester City para meter al Real Madrid en la final de Milán en 2016. Y es que no ha llovido tanto, pero parece que queda muy lejos aquel gol en Kiev de chilena, uno de los mejores goles en las finales de la Champions. Aquél día todo cambió. Para todos.

FOTO: RealMadrid
FOTO: RealMadrid

Muere como un héroe o vive lo suficiente para convertirte en un villano, algo así dijo Harry Dent en Batman, un símil que encaja a la perfección con Gareth Bale. El fútbol no tiene memoria, y los dos últimos años del galés han dado mucho de sí. Primero sus polémicas, entremezcladas con su bajo nivel y el golf, unidas a una presión que no supo soportar. Con la salida de Cristiano Ronaldo, se esperaba que diera un paso adelante y lejos de eso, se movió como los cangrejos, hacía atrás, tres entrenadores en la 18/19 y ninguno pudo sacar lo más mínimo del futbolista. Pitos y pitos, pocos goles, muchas asistencias y golf estando lesionado. Así se recuerda la historia más reciente de Bale.

FOTO: Getty
FOTO: Getty

En esta última temporada todo ha ido a peor. De jugar, a ser relegado al banquillo, para finalmente no entrar ni en las convocatorias y dejar, las ya míticas imágenes, que ni Faubert te las hace, en la grada. Dormido, jugando al veo veo, de risas, y como siempre sin terminar de encajar. Para terminar haciendo en 20 partidos, tan solo 3 goles. Sergio Ramos en dos años ha anotado más que Bale. El camero ha hecho más de 30 goles. Datos.

Encima el jugador dice que el club no le deja salir. Seguramente se esperaba irse gratis y que el club no diera un “duro” por su salida. A día de hoy es una incógnita el futuro del galés. Su mala imagen ha calado en Europa y nadie quiere asumir ni su fichaje ni su ficha. La ficha de un jugador que hace 3 años dio a los blancos su tercera Copa de Europa consecutiva.

En conclusión, pasarán años para que el mundo del fútbol olvide sus últimas temporadas y se quede con lo bueno. Aquel jugador que era determinante parece estar exento, un jugador histórico que con sus salidas de tono, de juvenil, ha manchado su carrera dejando en evidencia el pedazo de futbolista y atleta que esconde.

 

VAVEL Logo