Viento en popa toda vela
Luis Suárez celebrando su segundo gol / Fuente: Twitter @LuisSuarez9

El capitán Koke, cantando alegre en la popa, fue quien sentenció el partido y acabó con el asalto de los de Cádiz con un gol en el minuto 87, cuando los "piratas" gaditanos acechaban el empate.  Al comienzo del partido, los del Cholo se adelantaban en el marcador gracias al golazo de falta directa de Luis Suárez, que un partido más ha demostrado su gran estado de forma y que se coloca pichichi de LaLiga con 14 goles.

El partido fue una travesía con un movidísimo oleaje en el que el Cádiz reaccionaba contundentemente a los zarpazos del Atlético, hasta el punto de rozar el 3-3 y poner en jaque, de manera extraordinaria en esta temporada, al velero de Simeone. Llorente, en las duras y en las maduras, explotando su versatilidad, comenzando el partido de lateral derecho, luego de pivote y acabando de segundo delantero; y Saúl, creciendo partido a partido y recobrando poco a poco su mejor estado de forma haciéndose intratable por la banda izquierda, tanto ofensiva como defensivamente.

Por su bravura, el Temido

El partido, que bien se puede pensar como una batalla marítima de dos grandes navales, comenzaba con un buen juego y presión de los locales que con el paso de los minutos lograron aminorar los de Simeone. El Cádiz se replegaba mucho atrás apretando sus filas y el Atleti buscaba jugadas interiores tirando de la calidad de Lemar o de Joao Félix, que logró la falta en la frontal del área que un minuto después materializó el pichichi Suárez en un golazo. Y es que Lemar, Joao y Suárez se quedaron el pasado viernes después del entrenamiento del equipo a practicar las faltas y hoy Luis la ha clavado.

Los de Álvaro Cervera no tardarían en responder y ahora una gran ola arrollaría a la defensa rojiblanca con un Negredo que remataba solo en el interior del área. Queda la pelota muerta y ejecuta un tiro con mucha calidad al segundo palo, dejando a Oblak sin ninguna posibilidad de detenerlo. En dos minutos, del 38 al 40, Gil Manzano sacaría tres amarillas seguidas, a Torreira, a Jairo y a Joao. Este último por encararse con el linier.

En el 44 cambia de nuevo el oleaje y una tromba rojiblanca materializada en una jugada ensayada en forma de córner en corto conseguiría el segundo del Atleti ejecutado por Saúl, que lleva a cabo un raro remate que, con algo de fortuna, acaba dentro y lleva al descanso un marcador favorable para los de Simeone. No obstante, antes de acabar la primera parte, Gil Manzano pita un penalti por mano de Koke que luego anula tras comprobar en el VAR que el capitán tenía la mano apoyada y, por tanto, según el reglamento, no se pita la pena máxima.

No corta el mar, sino vuela

 En el descanso el Cholo decide sacar a Vrsaljko en lugar de Lucas Torreira, ocupando ahora el croata el carril derecho y desplazando a Llorente a la posición ofensiva que ocupaba Koke, retrasándose este para ocupar la posición de Torreira en el centro. El segundo tiempo de la batalla empieza con el oleaje a favor del Atlético: Gil Manzano señala penalti a Lemar en el minuto 48 y Luis Suárez lo materializa dejando un 1-3 en el marcador. A partir de aquí el Atlético de Madrid deja unos buenos minutos en los que Saúl se hace gigante por la izquierda mientras que el Cádiz va acercándose más a la portería mediante centros laterales colgados al área. En el minuto 58 un centro envenenado de Fali se estrella en el larguero y un minuto más tarde entran al terreno de juego Correa y Lodi por Joao y Lemar, trasladándose Saúl al centro del campo. En el 65 Saponjic debuta con el Cádiz, viéndose las caras con los que hasta hace menos de dos semanas eran sus compañeros.

Continúan los buenos minutos del Atlético frente a los centros de los de Cervera, pero en el minuto 70 Negredo logra recortar distancias en un gol que pilla a Oblak descolocado y a la defensa aturdida. No ha sido el mejor partido de los centrales rojiblancos que no han estado especialmente contundentes y que han perdido la mayoría de duelos aéreos contra los del Cádiz.

A raíz de este gol las cosas se le ponían a favor a los locales que remaban con el viento a favor frente a un Atlético replegado y sin intensidad ni ideas. A punto estuvo Saponjic de firmar la ley del ex en un remate clarísimo que Oblak detuvo en otra aparición estelar del esloveno. La defensa rojiblanca sigue perdida y descolocada y el Cádiz tiene el mando del partido: controla su rumbo pero no acaba de materializar. Entran los últimos cambios en el Atleti (Kondogbia y Correa por Saúl y Suárez) y ahora Llorente se sitúa de segundo delantero por detrás del argentino. El Cádiz hace un triple cambio y los rojiblancos aprovechan la momentánea desorganización de los de Álvaro Cervera para sentenciar con un tanto del capitán y acabar con el abordaje amarillo. La tormenta amaina y con ella el oleaje, Álvaro Cervera se muestra cabizbajo y el Atlético consigue la octava victoria consecutiva.

Algo parecido escribió José de Espronceda en su Canción del pirata: “que es mi barco mi tesoro,/que es mi dios la libertad,/mi ley, la fuerza y el viento,/la única patria del Atlético de Madrid: ganar, ganar y ganar”.

VAVEL Logo