Los leones se comen al Villarreal
Pau Torres y Raúl García durante el Athletic Club - Villarreal | Imagen: @VillarrealCF

Marcelino optó por el 4-4-2 al que ya están acostumbrados en Bilbao desde su llegada, con Iñaki Williams y Raúl García como hombres más adelantados y ninguna sorpresa. 

Unai Emery tampoco quiso innovar: la única novedad en el once respecto al partido de Suiza estuvo en el lateral izquierdo, donde Estupiñán sustituyó al cordobés Alfonso Pedraza.

El Nuevo San Mamés presentó un aspecto espectacular, por primera vez con el aforo completo desde el 1 de marzo de 2020, precisamente en una victoria contra el Villarreal. Acudieron ni más ni menos que 38.698 espectadores, la mejor entrada en mucho tiempo.

En el primer minuto de partido Gerard Moreno se alejó de los centrales y bajó a recibir al centro del campo para meter un gran pase a la velocidad de Danjuma, cuyo disparo paró sin problemas Unai Simón.

Durante los primeros compases el Athletic presionó con mucha intensidad en campo rival, logrando robar en varias ocasiones y tener posesiones más largas que los amarillos.

El Villarreal defendió con cuatro en el centro del campo, ya que Yeremy se colocaba a la derecha de Parejo cubriendo la banda. Sin embargo, fue precisamente por esa banda por la que llegó la primera ocasión de los locales en el primer tiempo. Muniain e Iñaki Williams superaron en un dos contra dos a Yeremy y Foyth, y la jugada terminó con un disparo del nueve rojiblanco al travesaño.

También por esa banda llegó el primer tanto del encuentro. Volvió a ser clave la velocidad de Iñaki, que recibió un pase de Muniain y puso el centro para que Raúl García rematara con los dos centrales groguets fuera de posición.

Uno de los momentos clave del encuentro llegó a los 20 minutos, con el cambio obligado por lesión de Gerard Moreno. Emery confió en Chukwueze, colocándolo por la banda derecha y pasando a Yeremy a la punta de ataque.

El empate llegó en un momento complicado para el Villarreal, que a penas podía salir de su propio campo por la presión de un Athletic con mucha más intensidad en el partido.

Sin embargo, en una jugada por la derecha de Danjuma llegó el gol del empate de  Francis Coquelin, que con un gran disparo hizo que los suyos estuvieran mucho más cómodos en el encuentro. A partir de entonces los visitantes lograron mantener posesiones de balón más largas y frenar a un Athletic Club que estaba acelerado. 

Al descanso la mejor noticia para los castellonenses fue el resultado. Hasta el gol del empate a la media hora de partido los leones estaban siendo muy superiores, pero el gol de Coquelin dejaba todo abierto para la segunda mitad.

El inicio del segundo tiempo fue muy diferente al del primero. El Athletic ya no lograba ahogarles con la presión, pero las posesiones largas no servían para acercarse a la portería de Unai. Las dos líneas defensivas del Athletic se mantuvieron impasibles casi durante los noventa minutos.

Arnaut Danjuma dejó probablemente la mejor jugada del partido. Recibió en banda derecha y regateó hasta a tres defensores haciendo valer su gran capacidad de desborde. Sacó un gran disparo raso en una posición difícil, pero Unai Simón lo desvío con una gran intervención.

A la hora de encuentro Emery  decidió quitar a Coquelin y Yeremy Pino para dar entrada a Alberto Moreno y Raba. Alberto se colocó por delante de Estupiñán para proteger la banda izquierda, mientras que Raba ocupó la punta de ataque que ocupaba Yeremy.

Si la lesión de Gerard ya era una mala noticia, tras los cambios llegó la de Juan Foyht, que obligó a Emery a hacer debutar a Aurier con la camiseta del submarino. Ambas lesiones parecieron ser en el bíceps femoral y obligaron a dos de los mejores hombres del equipo a abandonar inmediatamente el terreno de juego. 

Con 20 minutos por delante el Athletic cambió a sus dos delanteros, Raúl García e Iñaki Williams, asistente y autor del gol. Entraron Sancet y Villalibre, que tuvieron bastante menos protagonismo que sus predecesores. 

Tras los cambios el Villarreal perdió el protagonismo que había ido ganando desde la salida de vestuarios. El Athletic recuperó el esférico y metió al conjunto amarillo prácticamente en su área con numerosas llegadas al área.

Fue en este tramo del encuentro cuando llegó el penalti de Alberto Moreno sobre Unai Vencedor, que tras la revisión del árbitro en el VAR dejó pocas dudas. El pisotón del ex del Liverpool lo castigó desde los once metros Iker Muniain, que engañó a Rulli y puso el partido cuesta arriba a los visitantes.

Cuando el Villarreal aún no había conseguido recomponerse del 2-1 Pervis Estupiñán golpeó a Muniain en el área cometiendo la segunda pena máxima en menos de cinco minutos. Esta vez lo lanzó Álex Berenguer, pero el guardameta argentino lo detuvo con una gran estirada dando una vida extra a los suyos.

Sin embargo, el Athletic siguió dominando el encuentro y no fue hasta el tiempo de descuento que los de Emery llegaron al área rival. Los tres puntos se quedaron en Bilbao de forma totalmente merecida, en un partido en el que los locales fueron ampliamente superiores en la mayor parte de los minutos

El rendimiento en ataque del Villarreal fue realmente pobre, con solo tres tiros entre los tres palos. Además, se notó que el Athletic llegaba con las piernas mucho más frescas. Marcelino lo sabía y planteó un choque muy intenso para aprovecharlo. 

Con esta derrota, la segunda de la temporada, el submarino duerme en la treceava posición de la tabla con once puntos en nueve jornadas. Los leones ascienden hasta la séptima plaza con dieciséis, quedando a solo cuatro del líder, la Real Sociedad, con el mismo número de partidos disputados.

VAVEL Logo