Schwartz o Binnington, ¿hora de elegir para los Blues?
Schwartz y Binnington | Foto: NHL.com

Estamos aún gestionando el inicio de la temporada 2020-21 y en algunas oficinas de la NHL ya están dándole vueltas a lo que ocurrirá tras ella. Hay muchos factores inciertos, pero lo que sí es seguro es que tanto Jaden Schwartz (28 años) como Jordan Binnington (27 años) entrarán en la agencia libre para el periodo 2021-22 y tras la salida de Alex Pietrangelo, desde la gerencia no querrán perder más calidad en la plantilla, aunque el límite salarial no da de si.

Jaden Schwartz, valor seguro

La gerencia de los Blues tiene una referencia para las negociaciones con el delantero canadiense. Y es que justo hace un año se firmó la renovación de Brayden Schenn por 8 años y 52 millones de dólares (6,5 millones anuales contra el límite salarial). Schenn también con 28 años en el momento de su firma y unos números y productividad prácticamente calcados a los de Schwartz, dan un referente muy claro de a dónde se llevará la negociación por parte del jugador, que en la actualidad percibe 5,35 millones anuales.

¿Qué Binnington es el real?

Y es que el caso del portero es diferente al de su compañero. Frente a un Schwartz de rendimiento contrastado y prolongado, el Binnington de esta segunda temporada, sus cifras sin ser malas, son inferiores a las de su año de debut, y ante una temporada que se avecina al menos un tanto peculiar, la gerencia tendrá que tener muy claro si lo de esta temporada ha sido lo que se conoce como "sophomore slump" o bajón que se produce en los jugadores tras un año de novato espectacular, o si es el portero de élite que se destapó ganando una Stanley Cup. 

Y es que la diferencia entre bueno y élite, será la clave para que Binnington pueda tener la llave de su negociación con el equipo en 2021.

Los cálculos de los Blues

Dando por descontado que los Blues concederán un trato similar a Schwartz que a Brayden Schenn y contando con los contratos de entrada que entran en vigor en 2021-22, St. Louis se enfrenta al reto de encajar a siete jugadores incluido Binnington en 16 millones de dólares.

Si el portero responde esta temporada por comenzar, podría irse fácilmente al rango que va entre los seis y seis millones y medio como Jakob Markstrom o Matt Murray. A priori esa cifra deja a los campeones de 2019 todavía, aunque por los pelos por debajo del límite salarial, aunque eso obligaría seguramente a dejar ir a algunos de los jugadores que también llegan a la agencia libre en 2021, como Tyler Bozak, Carl Gunnarsson o Alex Steen.

La gran ventaja de Binnington es la especificidad de su puesto y el hecho de que el gran movimiento de porteros de esta pretemporada, los convertirá en más escasos en la siguiente, y la búsqueda de un portero que venga de fuera de garantías, no suele conllevar un coste menor para el equipo, si no lo contrario.

Un trabajo para el gerente general Doug Armstrong, que si consigue hilar, puede valerle un trofeo Jim Gregory a gerente del año.

VAVEL Logo