Phil Kessel y P.K. Subban, las piezas que pueden poner a los Oilers en la senda del campeonato.
Phil Kessel y P.K. Subban | Foto: NHL.com

A mediados de agosto todavía tenemos grandes nombres propios de la liga que no han rematado sus contratos una vez que alcanzaron la agencia libre el pasado 13 de julio son los del delantero Phil Kessel y del defensa P.K. Subban, y no son pocos, más bien lo contrario, los rumores que colocan a ambos jugadores en la órbita de los Edmonton Oilers.

Phil Kessel ya está lejos de la cima de su juego, pero los Oilers ya están plenos de juego estelar con la presencia en su plantilla de Connor McDavid y Leon Draisaitl, con la llegada del hasta ahora jugador de los Arizona Coyotes, los petroleros dispondrían de otra línea que daría que pensar a la defensa contraria, aparte de reforzar un área importante para cualquier equipo que opte al campeonato como el power play.

Todo esto sin obviar la experiencia de campeón de un jugador que fue sustento de otro duo espectacular, el formado por Sidney Crosby y Evgeni Malkin en el último bicampeonato de los Pittsburgh Penguins.

Respecto a P.K. Subban, cierto que ni siquiera en su época estelar, la defensa era aún siendo ocupante de la línea azul, su punto fuerte, si no su capacidad de amenazar desde ahí a la portería contraria, algo que se ha acusado con el paso de los años. Tiene experiencia en playoff, y si se consigue negociar un contrato ventajoso económicamente, puede ser un refuerzo más que interesante.

Abrir espacio salarial, el reto de Ken Holland

Con el límite salarial, no solo basta con las consideraciones deportivas, las económicas cuentan y son decisivas a la hora de diseñar una plantilla. Y aunque la operación tiene lógica desde el primer punto, desde el segundo, a día de hoy es irrealizable ya que Edmonton supera en poco más de seis millones el límite de esta temporada que alcanza los 82,5 millones de dólares.

El mercado de traspasos de la NHL no es fácil y teniendo en cuenta que prácticamente un tercio de las franquicias están en la misma situación de exceso salarial, y que las que cuentan con ese margen, no están dispuestas a derrocharlo, las negociaciones se convierten en un gran reto para la oficina de Ken Holland.

El gerente general no quiere verse envuelto en una espiral en la que acaba traspasando jugadores no porque el equipo gane enteros, si no porque las circunstancias le obligan, premisa que suele traducirse en retornos ridículos respecto al valor del jugador traspasado.

Si Holland encuentra ese hueco para la llegada de ambos jugadores, sin duda, la cotización en las apuestas de Edmonton para la próxima temporada va a ganar enteros.

VAVEL Logo