Red Bull reina en el Gran Premio de Spa
Fuente: Perfil oficial Twitter F1

Una salida en parrilla de ensueño para los españoles estaba prevista para este Gran Premio número 14 del mundial en Bélgica. Carlos Sainz saldría el primero y Fernando Alonso el tercero, ya que monoplazas como los de Verstappen o Charles Leclerc estaban penalizados, por cambios en las unidades de potencia de su motor. Esto supuso que los españoles comenzaran la carrera en la parte alta de la parrilla. 

Inicio caótico

El comienzo de la carrera fue más bien una locura. Carlos Sainz por su parte, hizo una gran salida y rápidamente cogió ventaja sobre el segundo clasificado, que sorprendentemente, durante tres curvas, fue Fernando Alonso. El asturiano realizó un gran adelantamiento a el Red Bull de Pérez y se colocó segundo. Pero tuvo un percance, esta vez, con un viejo conocido cómo es Lewis Hamilton. El británico quiso adelantar al español por la parte de fuera, estrangulando al Alpine y no dejándole hueco. Esto ocasionó un choque entre la rueda delantera izquierda de Alonso y la rueda trasera derecha de Hamilton. El resultado fue un brutal vuelo de la zona de atrás del Mercedes, al aterrizar, el monoplaza sufrió daños y tuvo que abandonar en esa misma vuelta. Esta acción, hizo que Fernando Alonso mostrara su enfado por radio a su equipo Alpine, quejándose de lo que Hamilton había hecho.

Otro toque entre Latifi y Bottas, que tuvo que abandonar, provocó la salida del Safety Car, perjudicando a pilotos como Sainz, que había cogido ventaja como primero y dejando atrás al segundo.

Verstappen fue un cohete

Por su parte el piloto holandés tuvo también un comienzo movidito, al salir en una zona concurrida tuvo problemas para adelantar y hacerse un hueco entre el caos. El Safety Car le ayudó y la estrategia del equipo fue brillante. Los neumáticos le respondieron a la perfección y poco a poco se fue acercando a la cabeza de carrera a base adelantamientos a toda velocidad. Cada vez se fue acercando más y más a su principal rival del día que era, el Ferrari de Sainz, ya que Leclerc estaba teniendo muchos problemas con las gomas y se estaba quedando más atrás.

Entre él y su escudero Checo Pérez, ahogaron a Sainz que estaba teniendo que lidiar con el 'graning'. A mediados de la carrera ya lideraban los dos Red Bull. Con una superioridad impactante.

La lucha por el podio

Aparece en escena una lucha que parecía imprevista. La que tuvo lugar entre el Ferrari de Carlos y el incansable George Russel, que se estaba acercando cada vez más desde la cuarta posición. El Mercedes hizo un carrerón y a base de constancia y trabajo cómo nos acostumbra a ver. El británico luchó por el podio. Pero no fue suficiente, el piloto madrileño aguantó bien la presión y quedo tercero, y Russel se quedó a las puertas de subirse al tercer eslabón.

Completando los puntos

Fernando Alonso fue el siguiente en la clasificación final y terminó quinto, concluyendo una carrera bastante seria cosechando grandes puntos para el equipo Alpine, que contó también con una séptima posición de Ocon. El monegasco Leclerc quedó sexto, quizá se esperaba más de él en este Gran Premio pero lidió con problemas con las gomas y con una vez más, la estrategia de su equipo, se quedó cerca de Alonso. Sebastian Vettel fue una de las actuaciones del día con su octavo puesto en el Aston Martin. Seguido de Pierre Gasly que terminó noveno. Una gran sorpresa fue la de ver al Williams de Albon en décima posición, él completo los puntos de este Gran Premio.

 

VAVEL Logo