La Contracrónica: aburrimiento en Aguascalientes
(Foto: Club Necaxa)

La Contracrónica: aburrimiento en Aguascalientes

El partido más malo del Necaxa en lo que va del presente Apertura 2019 tuvo como nota de interés el desempeño del viejo conocido Iván Vázquez Mellado para evitar que los 'Rayos' se aseguraran en la parte alta de la clasificación. Fuera de eso, un juego para el olvido.

dan-rojas
Daniel Rojas

En el mundo del béisbol, un empate a cero se considera un gran juego debido a las capacidades técnicas de los lanzadores; en el balompié, un empate a cero usualmente es la marca distintiva de un juego malo, pero el hecho de que la portería visitante no fue traspasada por la buena actuación de un arquero que desarrolló la mitad de su carrera profesional en el equipo al que se enfrentó en ese partido, lo que tenemos entonces es una de esas circunstancias especiales que en el mundo del futbol se conocen como ‘la ley del ex’.

De los dieciocho años que Iván Vázquez Mellado tiene como jugador profesional de futbol, diez los hizo en el Club Necaxa. De los tres goles que ha marcado, dos los hizo con el Club Necaxa. En el primer descenso de los hidrocálidos, en 2009, el arquero titular era Iván Vázquez Mellado; en su primer regreso a la Liga MX, un año después, también. No se puede decir que simplemente haya sido un jugador más que vistió la rojiblanca, y aunque tampoco pertenece al libro de oro de la institución necaxista, sí es una figura reconocida por haber sido el portero de los ‘Rayos’ desde la mudanza a Aguascalientes hasta el primer descenso.

De no haber sido por él, Necaxa hubiese ganado los tres puntos que le permitirían despegarse dentro de las primeras posiciones, pero el futbol es así, un día un arquero no te salva de irte a Segunda División y, al otro, tampoco te deja volver a ocupar el liderato general.

Después del silbatazo final, se escucharon abucheos. La gente, desde luego, esperaba una victoria más en el estadio del mismo nombre, sobre todo por tratarse de un rival que jamás le ha ganado al Necaxa en su muy breve existencia, pero lo que aquí resalta es que la volatilidad de la afición aguascalentense no espera una jornada para manifestarse: en el transcurso de un mismo juego se hizo presente. Claro está que un juego así merece una rechifla general, pero, objetivamente, ¿cuántos años duró Necaxa jugando el mismo estilo que propuso Juárez? ¿Cuántas veces no se llenó el Estadio Victoria para ver al equipo ratonear?

En Aguascalientes no perdonan, pero sí olvidan. Queda el consuelo de que, por lo menos, no abandonan.

Y eso es extensivo al equipo, que también olvidó que llevan tres años de regreso en Primera y dieron un juego que muy bien pudo ser para los archivos del Ascenso MX. Probablemente, Necaxa está siendo víctima de la mexicanísima tradición del ‘desinfle’, que ha azotado, azota y seguirá azotando, mientras el futbol mexicano exista, a los equipos que hacen una buena primera mitad de torneo. Las jornadas dobles no contribuyen en nada a que esto desaparezca, esa es una gran verdad.

El forofo necaxista, el de siempre, dirá que Maxi Salas debe ser titular; el aficionado de a pie, sostendrá que ‘El Tanque’ no debe entrar de cambio; el analista, por su parte, estará de acuerdo con los dos anteriores y también pedirá que el argentino juegue los noventa minutos. Lo importante, en todo caso, es que Memo Vázquez comparta su opinión, pero no lo hace y Maximiliano sigue llegando a los partidos a sentarse en la banca.

Jornada 12 de 19. Al Necaxa le restan seis partidos para alcanzar los cinco puntos que le aseguran un lugar en la Liguilla. Tomando en cuenta su desempeño en la primera mitad del Apertura 2019, no sería posible garantizar que los tiene en la bolsa, pero tampoco que sufrirá de más para conseguirlos, si se examinan los rivales que quedan por enfrentar. Una cosa es segura: no se pueden permitir otro juego como el que dieron contra Juárez.

VAVEL Logo
    CHAT