Contracrónica: No hubo luz en el Jalisco
Foto: Imago7

Sin luz y con frío, pitó el árbitro. Se terminó el sueño que anhela tener el Monumental Estadio Jalisco: una final.

El ábanderado le repitió la dosis del partido de ida de cuartos de final a los melenudos anulandoles un gol por fuera de lugar, lo que revivió al equipo comandado por Valiña. Zacatepec en seminales.

A pesar de que las condiciones de la cancha eran dignas de fútbol llanero, ambos equipos dieron una buena exhibición de cómo se juega una liguilla. Hambre, coraje y esfuerzo quedaron impregnados en cada pedazo de pasto que se salía de su lugar.

A gritos sacó del hoyo Jorge Dávalos a su equipo, que después de chiflada que le dio su afición, retomaron su escencia, y cómo manada, fueron a cazar en su terreno a un Zacatepec que con el paso de los minutos se replegaba más y más.

Algo quedó claro. Leones Negros no mereció a un portero como Felipe López, que al 33 atajó un penal cobrado por Rodrigo Prieto, quien se quería consolidar como verdugo de los universitarios en la actual campaña. 'Pipe', le dio vida a los de la Universidad de Guadalajara.

Después, los leones hicieron cimbrar el estadio varias veces, pero la bola nunca entró. 

La desesperación por no meter el gol del empate llevó los empujones y los insultos al campo. Y después a la tribuna.

La expulsión de Rodrigo Godínez tomó factura y Zacatepec aprovechó la superioridad numérica para clavar el tanto que sepultó a Leones Negros al fracaso. Los aficionados melenudos recibieron al anotador, Kevin Magaña, y a todo el equipo con botellazos de agua y cervezazos. Algunos lo agradecieron tomando la poca cerveza que quedó en el vaso. Otros se comunicaron a través de cortes de manga.

Se terminó el sueño. Comenzó la humillación. Una sección de aficionados se convirtió en lo negro del partido cuando comenzaron a hacer gritos discriminatorios que causaron que el silbante detuviera el partido un par de minutos. 

Concluída la verguenza. Adiós Leones.

VAVEL Logo