Una fiera sin domar
FOTO: EFE/EPA/DAVE HUNT

Rafael Nadal terminó por escribir su nombre en letras doradas en la historia del deporte al acceder a un selecto grupo de atletas conocidos como  G.O.A.T (Greatest of all time) lo que se traduce al español como “los más grandes de todos los tiempos” y lo consiguió al convertirse en el primer tenista masculino en alcanzar 21 títulos de Grand Slam, superando así a “su majestad” Roger Federer y Novak Djokovic con quienes ha compartido una gran rivalidad deportiva durante los últimos años, conformando el ‘Big 3’ del deporte blanco.

Como no podía ser de otra forma en la historia de Rafa, el galardón llegó tras superar una épica batalla de 5 horas y 24 minutos de duración frente al ruso Daniil Medvédev. En un partido que parecía perdido en el segundo set, el manacorí logró reponerse y regresó de manera increíble para alargar la justa y ganar los episodios restantes de manera más sufrida que impecable pero haciendo honor a la palabra que mejor describe al español: resiliencia.

Este episodio del cual Melbourne fue testigo no pudo haberse escrito mejor ni siquiera en una epopeya griega  y aunque el evento por sí mismo quedará grabado en la memoria de miles de aficionados vale la pena echar un vistazo a lo que ha significado para el tenista español la obtención de este título.

La llegada del tenista a la final del abierto de Australia se dio luego de superar dos pruebas importantes: un contagio de Covid a finales de diciembre y una lesión que lo persigue desde hace más de 10 años; el padecimiento llamado Müller-Weiss. En términos coloquiales el balear juega al tenis con el escafoides tarsiano partido por la mitad desde el 2005 donde le detectaron esta lesión congénita, misma que el deportista ha intentado contrarrestar con alternativas como plantillas que distribuyen el peso en la planta del pie y calzado hecho a la medida.

Además, a lo largo de su carrera el jugador no ha reparado en compensar esa desventaja con una preparación física que resalta a la vista de todos, fortaleciendo su cuerpo a la par de su arma más letal, y no, no hablamos de su privilegiado revés a dos manos sino de su fortaleza mental. Sin embargo, las lesiones poco respetan el esfuerzo y un par de veces lo han obligado a abandonar competencias y de a poco lo han ido alejando de su mejor desempeño.

Rafa logró destacar en el circuito profesional desde muy temprana edad rompiendo un par de récords desde los 15 años, lo cual consagró al español en la élite del tenis  siendo aún muy joven, alcanzando la gloria como número uno del mundo en 2008. Creció jugando al fútbol y al tenis, pero el prometedor centro delantero eligió la raqueta antes que los botines. Rafael Nadal Parera lo ha ganado todo: Wimbledon, Roland Garros, Australia, Estados Unidos y oro en Juegos Olímpicos: individual y dobles, por si una cereza le faltaba al pastel.

 Hombre de cábalas y manías inexplicables e intolerables para sus detractores, Nadal ha demostrado que ningún ritual antes del servicio le favorece más que la disciplina y el dominio de su mente, sobreponiéndose en más de una ocasión a partidos que parecían perdidos dentro y fuera de la cancha.

El ‘Rey de la arcilla’ ha sido criticado por la dificultad que ciertas superficies le representan ante su lesión, pese a todo esto el nacido en Manacor ha callado bocas en más de una ocasión coronándose en canchas de hierba y pista dura durante los torneos más importantes para este deporte. Sus números son impresionantes. En resumen es el único jugador en la historia en ganar al menos un Grand Slam durante 10 años consecutivos.

Como sucede con casi todos los atletas que se convierten en ídolos de su respectivo deporte, las opiniones divididas no se hacen esperar y cada quién elige su bando: Federer o Djokovic frente a Nadal y viceversa. En esta edición del Abierto de Australia la polémica apareció dada la situación que le impidió competir al tenista serbio y las declaraciones de Nadal sobre el caso, abriendo la discusión entre aficionados sobre  qué tanto se habían ampliado las posibilidades de superar los 20 Grand Slam sin la presencia de ‘Nole’.

La carrera de Rafa no ha estado libre de críticas y controversias similares, además de esta última, anteriormente también se viralizaron algunas declaraciones respecto a la igualdad salarial dentro del tenis que molestaron a gran parte de la afición. Sus más rigurosos retractores también le critican los rituales en la cancha y algunos reclamos que ha realizado sobre los árbitros. Todas estas acciones aunque son difíciles de ignorar se han visto mermadas gracias a otros atributos que expertos y amantes del deporte han reconocido en Rafa: su entrega, filantropía, disciplina y superación de obstáculos.

Las imágenes regaladas por ‘El Emperador’ durante la competencia dejaron en evidencia que si bien el físico le cobra factura y pese a no estar en su mejor momento técnico, la experiencia y el empuje del atleta no se pueden poner en duda jamás. Así ha logrado contener a la nueva generación del tenis en Australia, sin dar por perdido un solo punto.

El Grand Slam 21 llegó. Finalmente, para los que amamos y seguimos este deporte terminaron las especulaciones sobre quién pasaría primero a la historia. Nadal conquistó Australia, y por lo que sentenció en su discurso final solo hay una cosa segura: nadie puede domar a ‘La Fiera’… al menos por los siguientes meses y habrá que temerle porque está más hambrienta que nunca.

VAVEL Logo